El Último Conteo
EL 22 DE OCTUBRE 2011 ERA EL 167° ANIVERSARIO DEL COMIENZO DEL JUICIO INVESTIGADOR

En el mismo día, John Scotram informó a los miembros de su ministerio:

Queridos amigos:

Con este correo les envío un sueño muy extraño que tuve el sábado pasado en la mañana. Antes de la iglesia, se lo conté a mi esposa y lo repetí de nuevo en mi sermón, para que no se me olvidara ningún detalle. Justo antes del almuerzo, mi esposa salió de la casa para alimentar a las vacas, mientras yo estaba calentando la comida. Cuando volvió, ella nos dio la buena noticia de que nos había nacido un ternero hermoso durante nuestro servicio de adoración. Como siempre quise anotar la fecha de nacimiento de un ternero, y miré a la fecha del día y reconocí que fue el 22 de octubre de 2011... el 167° aniversario del inicio del juicio investigador. Creo que esto hace el sueño aún más importante. Llamo el sueño: El Mensaje del Cuarto Ángel...

Un sueño de John Scotram - sábado, 22 de octubre de 2011

En mi sueño, me veo en una ciudad que me parece como estar en un tiempo diferente. Estoy en un concurrido y activo centro de una ciudad pequeña, una reminiscencia de un tiempo poco antes de la llegada de la electricidad. Me miro y me doy cuenta que estoy vestido con ropa extraña de colores antiguos en tonos de marrón y el pantalón sólo llega justo por debajo de la rodilla y ahí está atado por una hebilla. Tengo puesto zapatos de cuero negro perfectamente pulidos, algo que ya no se puede comprar hoy en día. El cuero es muy grueso y los zapatos son de una calidad de artesanía casera. Tengo calcetines gruesos de lana, que me pican un poco. Mi prenda superior se asemeja a un frac y llega bajo de mis asentaderas, pero me doy cuenta de que esta es la ropa normal de muchas personas a mi alrededor. No despierto atención de la multitud. Veo faroles de gas en todas partes de la plaza y tengo absolutamente claro que estoy en un período corto antes de la intro­duc­ción de la iluminación eléctrica. La gente a mi alrededor todos hablan inglés y me doy cuenta de que mi lengua materna es también el inglés. (Todo lo que se dijo en mi sueño, entendí en inglés antiguo, que ya no se habla hoy día).

La hamburguesa divina Entonces siento un poco de hambre. Decido visitar uno de los muchos comederos que existen aquí en el centro de la ciudad. Los quioscos están construidos de madera bastante gruesa y parecen muy primitivos. Entonces, uno de ellos me llama la atención que lleva un gran cartel de madera sobre el quiosco. La inscripción dice "Hamburguesas". Ahora me doy cuenta que esto no pertenece a la época a la cual me veo trasladado, pero me acerco a este puesto de comida. Detrás de una mesa de exhibición de madera, que llega hasta la altura del vientre del vendedor y de mí, veo a un hombre de aspecto extraño. Él es diferente a la gente a mi alrededor, que son casi sin excepción de raza blanca como yo. A primera vista, no me hace una impresión de confianza. Pero esta impresión cambia, cuando me sirve. Tiene un color de piel muy oscuro, casi negro, pero no tiene los rasgos de un hombre de color, pero me recuerda más a un árabe. Su pelo es rizado y de color negro oscuro, y cae en ondas hasta justo debajo del nivel del hombro. Su cara, sólo recuerdo vagamente.

Él toma mi pedido de una hamburguesa y luego se inicia la preparación, que funciona completamente diferente de lo que esperaba. En primer lugar, él toma un enorme pan de hamburguesas redonda, que tiene un diámetro de por lo menos 12 pulgadas y sin necesidad de utilizar un cuchillo, él lo divide en dos mitades. Los "cortes" parecen absolutamente limpios, como cortados con un cuchillo. No puedo explicar cómo él hizo este "truco". Cuando él pone las dos mitades con sus respectivos lados exteriores en el mostrador grande de madera de color claro, veo que las dos mitades tienen formas diferentes. La mitad superior del pan de hamburguesas es más delgada y su sección transversal se asemeja a una luna creciente (es cóncava), mientras que la otra mitad es mucho más abultada y se asemeja a un tazón.

Después, el hombre coloca dos grandes tazones sobre la mesa, los cuales corresponden aproximadamente al tamaño de la base bulbosa del pan de hamburguesas. En un tazón, veo una salsa roja que me da un poco de miedo. El recipiente se llena hasta el borde superior con esta salsa y casi amenaza con desbordarse. De alguna manera yo sé que esto no es salsa de tomate normal, pero sangre. Pero no detengo al hombre. De alguna manera sé que debo aceptar esta hamburguesa. En otro tazón, hay dos tomates grandes y muchas hojas de lechuga y un poco de cosas verdes, de los cuales no puedo recordar los detalles. Pero sé que todos los ingredientes eran vegetarianos.

Magistralmente, el hombre rápido como el relámpago divide los dos tomates en cuatro mitades, otra vez usando sólo sus manos sin cuchillo, y las coloca en la mitad inferior del pan de hamburguesas de manera que en el medio se queda un espacio. A continuación, como un torbellino, el hombre toma una hoja de lechuga tras otra de la fuente y coloca una tras otra alrededor de las mitades de tomate en la parte inferior del pan de hamburguesas, de modo que un círculo de 24 hojas de lechuga se forma. La única abertura que se queda es en el centro de las mitades del tomate. Todo parece muy decorativo.

Entonces me doy cuenta de que el hombre tiene una parrilla de carne abajo del mostrador de ventas. Es un plato caliente en lo que sólo puedo ver un gran bistec de carne de res de primer grado. Hábilmente lo torna y ya está listo. Él pone el trozo de carne en el centro de la mitad superior del pan de hamburguesas y ahora me doy cuenta para qué sirve el espacio entre las mitades del tomate. Al combinar la mitad superior del pan de hamburguesas con la mitad inferior, la pieza de carne se ajusta exactamente entre las cuatro mitades del tomate. El hombre me dice que sólo la salsa roja puede mantener ambas partes del pan juntas y que se necesita todo el tazón con la salsa. Observo mientras el hombre llena la mitad inferior del pan de hamburguesas con la salsa y toda la salsa entra. Ya no puedo ver las hojas de lechuga y las mitades de tomate y el hombre reúne la hamburguesa gigante encajando la mitad superior con la pieza de la carne en el espacio de la parte inferior. Él me da la hamburguesa y le pregunto cuánto cuesta. El hombre dice: "Si te gusta, no cuesta nada".

Comiendo la hamburguesa noto un sabor fuerte, como "carne cruda". Me pregunto por qué la como, porque soy vegetariano siendo adventista del séptimo día. Mientras como la hamburguesa, mi mente está iluminada. Repentinamente, entiendo muy claro, cuál es el significado del simbolismo y que se trata de la "justificación por la fe", que consta de dos partes. Una parte tiene Jesús, y nosotros como su iglesia tenemos la otra parte aún más grande. (La carne en la mitad superior representa Su cuerpo mientras la parte inferior vegetariana representa el mensaje adventista pro salud). Es claramente sobre el mensaje del cuarto ángel, que he recibido en las últimas dos semanas en dos partes. Después de comer la hamburguesa, entiendo perfectamente claro que yo he experimentado algo especial y que ahora había llegado el momento en que se me debe mostrar más.

Para comer me había sentado en una mesa frente al quiosco al aire libre. Entonces veo a un hombre que se acerca, que es de origen caucásico, y como yo sólo tiene un poco de cabello en su cabeza, aunque todavía no es muy viejo. Creo que tiene unos 35 o 40 años de edad. Él viene a mi mesa y veo que se le ve muy, pero muy triste. Siento simpatía y un afecto amistoso hacia él, aunque todavía no lo conozco. Él se acerca más y se sienta a mi mesa sin preguntar como si fuera normal. Le pregunto por qué está tan triste. Él me dice que tiene problemas con su vida espiritual. Él había buscado toda su vida a Jesús, pero nunca pudo encontrar la verdad completa. Esto le ha hecho tan infeliz, que aún no encuentra más consuelo dentro de su familia porque no entiende el significado de su vida. Inmediatamente me doy cuenta de que este hombre necesita el mensaje que he recibido recientemente. Le explico la "justificación por la fe" y que no es cierto que en la cruz todo ya fue hecho. Cuando le explico esto a él en base de la hamburguesa y hago hincapié en cuán grande nuestra tarea para cada uno en la iglesia de Dios es, veo que su rostro empieza a brillar. Sus ojos resplandecen y veo que ahora él es feliz. Nos abrazamos y hacemos una cita que iba a venir el próximo sábado a mi iglesia para el culto. Yo sé que no es adventista, pero él piensa y quiere vivir como tal.

El siguiente sábado me veo de pie en el vestíbulo de una iglesia adventista muy grande. Hay muchas personas que hablan en voz baja. Los hombres y las mujeres están muy bien y respetablemente vestidos. Es mucho más tranquilo que en las congregaciones adventistas en la actualidad. Todavía estoy en una época donde no había electricidad. La sala está iluminada por lámparas de gas. Ahora veo a mi amigo del restaurante de comida rápida viniendo hacia mí. Su rostro no brilla más y otra vez se ve muy triste. Quiero consolarlo. Él dice... "Las dudas crecían en mí acerca de sí esto sobre nuestra misión puede ser realmente cierto. ¿De dónde sacas la seguridad de que todo esto es realmente así?" Lo miro con amor y digo: "Toda la Escritura Sagrada y los escritos de Elena de White están llenos de confirmaciones". Pero él dice: "He leído todo en estos pocos días, pero no puedo mantener esta gran cantidad de información; todo me parece que me confunde aún más.” Sonrío, porque yo lo entiendo, y le digo en mi dialecto inglés antiguo: "Mi amigo, todavía no has entendido que la Escritura es leche condensada. ¿Cómo te sientes cuando bebes un litro de leche?" Él responde: "Bien y satisfecho." Yo continuo: "¿Cómo te sientes cuando has bebido un litro de leche condensada?" Él también sonríe ahora y dice: "Malo, probablemente vomitaría." "Sí", digo, "eso es lo que te ha sucedido. Quisiste beber en unos días la cantidad de leche condensada que corresponde a 5 o 10 litros de leche normal. Esto es demasiado. A veces, tienes que tomar un descanso para digerir." Le explico una vez más el simbolismo de la hamburguesa y la importancia de nuestra tarea en el plan de salvación. Su rostro brilla una vez más.

Mientras hablábamos, no me di cuenta de que otros hermanos y hermanas en el vestíbulo nos estaban poniendo atención y escucharon nuestra conversación. De repente me veo rodeado por un grupo bastante grande de hermanos. Hombres y mujeres me asedian con sus preguntas. Todos ellos están tan interesados en el tema que casi no puedo defenderme de ellos. Ellos me empujan y me golpean sin querer para exprimir de mi todo lo que sé. Aunque soy molestado duramente, creo que esta es una buena cosa. Cuando les explico todo, también veo que sus rostros se iluminan. Repentinamente, ¡están llenos de alegría! Muchos más me acosan, pero de repente se escucha una sirena y todos tenemos que entrar en el "auditorio". Un importante acontecimiento comienza.

Digo "auditorio", ya que, entrando en la sala de la iglesia adventista, no me veo en una iglesia normal, con bancos de madera en un solo nivel, pero estoy en pie atrás de la fila más arriba de bancos que son colocados de modo que cada nueva fila de bancos está en un nivel más alto que la otra, al igual como en un auditorio de una universidad importante o una gran sala de conferencias de un centro de convenciones. Veo todos los bancos de la iglesia llenos, pero no veo caras, al estar detrás de todos en el punto más alto de la sala. Ahora me doy cuenta de que mi amigo está en pie a mi lado izquierda, y a la izquierda de él, veo el director de esta gran congregación. Los bancos son redondeados y hay dos filas de bancos, que se separan en el medio por un pasillo con escalones que conduce al podio. Yo sé que los bancos de la izquierda se llenan con adventistas, pero cuando miro hacia allí, veo solo oscuridad y no puedo distinguir los cuerpos de las personas. Por el contrario, en la fila derecha de los bancos veo los contornos de los adventistas con bastante claridad.

En el podio, una mujer comienza a hablar. Tiene un sermón muy importante que no escucho en detalle. Pero yo sé que ella está hablando de lo que he encontrado y que el gran tema es la "justificación por la fe" y que este es el comienzo de la luz del cuarto ángel. Me alegro cuando veo que muchos adventistas en los bancos a la derecha comienzan a brillar. De repente, un adventista vestido todo de negro quiere levantarse en la segunda fila y yo sé que es un "gainsayer" (oponente, buscapleitos). (Esta palabra llegó con tanta frecuencia a mi mente en el sueño que quiero enfatizarla dejándola incluso en las traducciones en su forma original.) Entonces sucede algo que me asusta mucho. De repente, tres adventistas en el banco de la iglesia detrás de él sacan una pistola. Veo que son pistolas antiguas con una sola bala. Ellos apuntan la pistola a la cabeza del gainsayer y disparan. Al apretar el gatillo, no se oye el disparo y no veo fuego o humo. La cabeza del gainsayer, que sólo puedo ver desde atrás, cae a la derecha y él está "muerto". No veo sangre o heridas. Simplemente no se mueve más. La mujer siguió hablando todo el tiempo sin ser impresionada y veo cómo los adventistas en el rango derecho de los bancos brillan más y más.

Luego, alrededor de la mitad de las filas de bancos, lo mismo ocurre de nuevo.  Un gainsayer quiere levantarse e interrumpir a la mujer y formular objeciones estúpidas. Detrás de él, tres adventistas apuntan sus antiguas armas de fuego a él y aprietan el gatillo. No hay humo, no disparo, no fuego, no heridas, pero la cabeza del gainsayer cae sobre su hombro derecho y se calla.

Entonces veo justo delante de mí un gainsayer. Inmediatamente, el director, mi amigo y yo tenemos una pistola en la mano y disparamos. Una vez más, no hay disparo, no herida, pero el gainsayer está muerto. Ese fue el último.

Entonces la mujer en el podio hace un llamado al arrepentimiento y de una entrega nueva al Señor Jesús con los nuevos conocimientos acerca de nuestro destino. Ella les pide a todos los que quieren entregarse a Dios para venir al podio. Todos los adventistas de la fila derecha de los bancos se bajan. Todos se van hacia abajo, excepto los gainsayers muertos. Cuando miro a mi izquierda, a los otros bancos, me doy cuenta de que todos los que estaban sentados allí anteriormente habían salido de la sala. De repente, todos los adventistas en el podio se tornan hacia mí. La mujer empieza a conducirles y están subiendo las escaleras hacia mí con rostros resplandecientes. Me doy cuenta que quieren mostrar su gratitud a alguien. Pero de ninguna manera, yo quiero ser adorado por ellos, así que quiero huir. Al hacer esto, torno la cabeza ligeramente hacia la derecha y en la pared detrás de mí veo una gigante cruz de madera con un corte tosco, que al parecer había estado todo el tiempo ahí sin que yo lo hubiera notado.

Una vez más, me dirijo a la multitud encabezada por la mujer, que todavía se acerca a mí, a mi amigo y al director. Pero ahora entiendo que no quieren honrarme a mí, pero caer de rodillas en frente de la cruz. Espero hasta que han llegado a mí, y la mujer cae directamente delante de mí sobre sus rodillas. En ese momento, se desliza una pistola con el mismo diseño que las otras de su mano. Entonces me arrodillo delante de la mujer, pero no para rendir homenaje a ella, sino para dar el respeto y la adoración a Jesús junto con ella. Estoy muy bajo en las rodillas, así que mis manos tocan el suelo. Ahora veo que tengo esta clase de pistolas en cada mano y las coloco en frente de la pistola de la mujer en el suelo. Mis dos pistolas están justo en frente de la pistola de la mujer y juntos forman un triángulo. Mis dos pistolas se colocan de manera que el cañón de una apunta a la manija de la otra.

Después de que todos se arrodillaron juntos y agradecieron a Dios por todas sus enseñanzas y la nueva luz, nosotros nos levantamos de nuevo. La mujer me dice a mí, a mi amigo y al director, que ahora tenemos que registrar para todos los tiempos, lo que hemos experimentado hoy aquí en esta congregación. Ahora debemos ir a la oficina del director y registrar en el libro de la iglesia todo lo que ha sucedido aquí, para que esto nunca sea olvidado.

Entramos en la oficina del director forrado con madera oscura. Él saca el enorme libro de la iglesia de un estante en la pared y lo abre con mucha dificultad, ya que es muy grande y pesado. Las páginas me parecen enormes. Entonces él comienza a hacer sus notas con pluma y tinta. Todo es muy solemne. Después de un tiempo todos firmamos, el director, yo, mi amigo, la mujer y muchos de los presentes. El director devuelve el libro al estante y nos vamos contentos y con los rostros resplandecientes.

El próximo sábado estoy de pie delante de la iglesia grande y blanca donde había estado el sábado anterior. Todavía estoy en el mismo período de tiempo que antes. Esta vez no estoy en el vestíbulo, pero afuera del gran santuario de la congregación. Por eso sé que es una iglesia de madera con pintura blanca. No fue nueva, pero tampoco demasiado vieja. El blanco no era súper blanco, pero tampoco demasiado sucio.

Mi amigo está allí conmigo y estamos a la espera para el inicio del servicio. De repente, la doble puerta de la entrada principal se abre y la mujer sale corriendo. Ella llora amargamente. Solloza y huye hacia un pequeño bosque. Mi amigo y yo corremos tras ella. La alcanzamos antes del bosque y mi amigo logra detenerla con amor. Lentamente y con mucha paciencia hablo con ella. Ella está llorando tanto que apenas puedo entender lo que quiere decir. Yo ya sabía en el momento en que la gran doble puerta de la iglesia se abrió de que algo terrible había sucedido. Cuando la mujer se tranquiliza un poco, por fin puedo entender lo que dice... "El director... ¡Él está muerto! Cuando llegué a la iglesia esta mañana, para limpiar y preparar todo para el culto, lo encontré muerto en su oficina en el suelo. No sé si alguien lo ha matado, o si murió de un ataque del corazón. ¡Pero está muerto!" Una vez más, solloza y llora amargamente. De repente, como un choque, me viene a mi mente: "¡EL LIBRO DE LA IGLESIA! Dios mío, ¡tal vez querían robar el libro de la iglesia!"

Mientras tanto, otros hermanos llegan y llevamos a la mujer bajo nuestros brazos y caminamos lo más rápido que su llanto nos permite de vuelta a la iglesia. Inmediatamente, con gran ansiedad y emoción, entramos en la oficina del director. De verdad, él está ahí muerto en el suelo. Pero no puedo ver nada de sangre. Él está acostado boca abajo. El libro de la iglesia todavía está en los estantes. Sacamos el libro pesado encuadernado en cuero y lo ponemos sobre la mesa del director y comenzamos a buscar la entrada del sábado siete días atrás. Necesitamos mucho tiempo para hojear las páginas grandes y pesadas. Cada página está escrita en dos columnas. Finalmente encontramos el principio de la nota en la página derecha en la columna derecha, comenzando aproximadamente en el tercio inferior...

Se lee "Conferencia de la Iglesia del año 18XX" en grandes letras negras. (No pude ver el año exacto, porque las letras eran un poco borrosas. Esto intenté de indicar por el XX en el año.)

Bajo este título se presenta una lista de los nombres de los presentes, los cuales he olvidado todos. A lado de cada nombre está la profesión del participante. Otra vez noto cuán antiguas las palabras para las profesiones son... hay un abogado, un pastor, un carpintero y una ama de casa. Más no veo o simplemente lo olvidé.

La lista de asistentes termina justo al final de la página derecha en la segunda columna, donde dice: "En este día los siguientes eventos de gran importancia ocurrieron en esta casa... "

Rápidamente tornamos la página. Y entonces nos damos cuenta de que una pieza rectangular ha sido arrancada de la página siguiente. Toda la columna izquierda está desaparecida donde fueron registrados los eventos y la nueva luz que todos habían recibido. Todos nos asustamos como de muerte. De repente la mujer dice... "Dios mío, he visto un trozo de papel de esta forma esta mañana en la puerta de la oficina del director fijado con un clavo. ¡A lo mejor todavía está ahí!" Todos volvemos a la puerta y examinamos ambos lados. El documento ya no está allí. Donde estaba el clavo, se ve sólo un pequeño agujero en la parte exterior de la puerta de la oficina del director.

Una vez más, me torno a todos los demás. Veo que sus rostros ya no resplandecen. La mujer llora amargamente de nuevo. Sé que la golpeó tan fuerte lo que pasó hoy que nunca lo olvidará en toda su vida.

Entonces me miro y de repente mi ropa empieza a cambiar. Veo todo como en cámara lenta, cuando mis pantalones bombachos cambian de vuelta a mis pantalones azules regulares y el rascado de las medias de lana termina. Mis zapatos vuelven a mis zapatos de trabajo en la granja y ahora visto una camisa ligera de verano. De repente, oigo desde la parte superior derecha detrás de mí una gran voz. Inmediatamente me doy cuenta de que esta era la dirección en que había visto la cruz gigante de madera en el auditorio. La gran voz que es alta pero no desagradable proclama solemnemente..."¡Y ahora es tu turno!"

< Anterior                       Siguiente >