El Último Conteo

Y una vez más, "se acerca la Navidad". No les enviaremos saludos navideños como Ted Wilson, quien en su video de Navidad puso en escena todas las religiones del mundo en forma simbólica, desde la mujer tocando el sitar de la india con el punto rojo del sol del hinduismo en su frente, hasta el flautista del dios Pan adorando al Dalai Lama, para mostrar que el "reavivamiento y reforma" de la Iglesia Adventista no es sólo acerca de unirse al movimiento ecuménico, sino incluso de casarse con las cinco grandes religiones mundiales. No les serviremos un gran espectáculo con coros conducidos por el padre [William Costa Jr.] de la roquera cristiana "Sonete" de Brasil y no les sustituiremos el árbol de Navidad con un órgano gigante, que constituye la gran "M" de la masonería.

Pero les daremos un "regalo de Navidad", que ya hemos recibido en octubre pasado directamente de Jesús: el conocimiento de la fecha exacta y verdadera de Su nacimiento, y, además, el conocimiento de nuestra propia verdadera fecha de nacimiento.

Ningún cristiano serio podría ignorar el hecho que el 25 de diciembre no es el cumpleaños del hombre Jesús. Por supuesto, no se trata aquí del cumpleaños del Dios Jesús, que existía desde el principio con el Padre, y por lo tanto no tuvo principio. Pero se trata de Su fecha de nacimiento en la Encarnación, que es erróneamente celebrada por todos los cristianos en el día del dios sol Nimrod con todos los símbolos paganos asociados como el árbol de Navidad. Pero ese no es el tema de este artículo; hay un montón de material en Internet para todos los que quieran conocer más detalles al respecto.

En el 27 de octubre de 2012, la Iglesia Adventista, obedeciendo a una invitación proporcionada por el Papa Benedicto XVI, transgredió el primer y el cuarto mandamientos y deshonró el sábado y Dios declarando este Gran Sábado un "Sábado de la Creación", cuando en realidad cada sábado es un sábado de la creación. Mi artículo correspondiente obtuvo poca atención, mis argumentos fueron llamados descabellados. En el momento de la publicación del artículo El fin de la Iglesia Adventista en el 12 de octubre de 2012, no sabíamos que Jesús nos enviara un mensaje en forma de un sueño que pondría de relieve la importancia de este día aún más y de una manera tan increíble que incluso a nosotros nos dejó atónitos en referencia. Es por eso que recién ahora escribimos sobre este tema, porque vemos que ahora ha llegado el momento que los lectores de estas páginas deben ser informados de la importancia del pecado de la Iglesia Adventista.

Un sueño alarmante

En la noche del lunes, el 15 de octubre de 2012, tuve un sueño que se repitió de nuevo la noche siguiente:

Jesús creando a Adán

Primero oí la voz de Jesús que dijo lo siguiente: "Ni siquiera ustedes comprenden cuánto mi pueblo me está hiriendo con lo que van a hacer el 27 de octubre." Me quedé pasmado... "¡Ni siquiera ustedes!" Entonces la voz infinitamente triste continuó: "Este día no sólo es mi cumpleaños, pero también lleva al día en que hice lo siguiente..." Y entonces vi a Jesús en el sueño, en el crepúsculo de la tarde, de rodillas en frente del cuerpo de Adán, aún sin vida, inclinándose sobre él y soplándole el aliento de la vida en su nariz.

Un sueño repetido como éste era algo completamente nuevo para mí, así que lo reflexioné haciendo algunas investigaciones sobre su contenido. La voz casi desesperada de Jesús también me había agitado tanto, que yo tenía que saber a ciencia cierta si esto provino de mi subconsciencia o era realmente un mensaje de Jesús que debe ser atendido cuidadosamente.

Reflexionando sobre este asunto, parece bien lógico que también podríamos saber Su cumpleaños, porque el movimiento del cuarto ángel ya había recibido la fecha exacta de la crucifixión de nuestro Señor, y aún la fecha exacta de Su regreso. ¿No es evidente que de igual manera podemos saber la fecha exacta de Su nacimiento como un ser humano?

El gran reloj del tiempo

Para actualizar mis conocimientos sobre este tema consulté el Comentario Bíblico Adventista:

Fecha tradicional. - La fecha que sin duda con mayor frecuencia se ha designado para el nacimiento de Cristo es el año 4 (ó 5) a. C., aunque algunos le asignan el año 6 o el 8, y aun antes. La popularidad del año 4 a. C. quizá se deba a James Ussher, arzobispo anglicano, quien consideraba que la era cristiana había comenzado cuatro años después de lo que debía haber comenzado. Ussher ubicó la creación en el año 4004 a. C. porque creía que Cristo había nacido en el año 4000 después de la creación del mundo, es decir, en el año 5/4 a. C., computado de otoño a otoño. Por eso situó la fecha de la Natividad cerca del final del año 5 a. C., y ese año apareció en el margen de muchas Biblias inglesas durante unos 250 años. ... Sin embargo, puede considerarse que el año 5 a. C. es aproximadamente correcto, pero la prueba no es tan suficientemente completa como para proporcionar la fecha exacta del nacimiento de Jesús, como se verá a continuación. {5CBA 231.2}

El Comentario Bíblico sigue y nos da también una indicación de que Jesús nació probablemente en otoño del hemisferio norte:

La muerte de Herodes en el año 4 a. C. - ... Se ha explicado en otra parte que si Herodes murió en los primeros días de abril del año 4 a. C., los acontecimientos transcurridos entre el nacimiento de Cristo y la matanza de los niños de Belén, mientras Herodes aún vivía, colocarían el nacimiento de Cristo cuando más en la primera parte del año 4 a. C., y quizá algunos meses antes, a fines ["otoño" en original ingles] del año 5 a. C. ... El nacimiento de Cristo no pudo haber ocurrido ni mucho antes, ni mucho después del año 4 o 5 a. C., pues Jesús "era como de treinta años" cuando comenzó su ministerio "en el año decimoquinto del imperio de Tiberio". {5CBA 232,233}

Como siempre, en la Cristiandad prevalecen dudas sobre muchas cosas debido a la falta de la última revelación de Jesús. Y Jesús dijo... "Ni siquiera ustedes." ¿Qué quiso decir con esto?

Otra pista de Elena de White me dio el enfoque correcto para mi investigación:

Pero, como las estrellas en la vasta órbita de su derrotero señalado, los propósitos de Dios no conocen premura ni demora. Por los símbolos de las densas tinieblas y el horno humeante, Dios había anunciado a Abrahán la servidumbre de Israel en Egipto, y había declarado que el tiempo de su estada allí abarcaría cuatrocientos años. "Después de esto -dijo Dios, - saldrán con grande riqueza." (Gen 15:14) Y contra esta palabra se empeñó en vano todo el poder del orgulloso imperio de los faraones. "En el mismo día" señalado por la promesa divina, "salieron todos los ejércitos de Jehová de la tierra de Egipto." (Éxo 12:41) Así también fue determinada en el concilio celestial la hora en que Cristo había de venir; y cuando el gran reloj del tiempo marcó aquella hora, Jesús nació en Belén. {DTG 23}

¿Qué otra cosa podría ser este "gran reloj del tiempo" que el reloj de Orión? Por otra parte, ¿no es sólo el reloj del juicio, que muestra el ciclo de 168 años desde el comienzo del juicio investigador desde 1844?

Recordemos, sin embargo, que el tiempo del juicio se conoce como "una hora" en la Biblia:

[El primer ángel] diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas. (Apocalipsis 14:7)

Sabemos que la profecía del primer ángel fue cumplida por el movimiento Millerita. Ellos eran los obreros de la undécima hora del cristianismo (que no debe confundirse con los obreros de la undécima hora del día del juicio mismo). La duodécima "hora" tenía que ser el día celestial del juicio mismo, que comenzó el 22 de octubre de 1844. Esta "hora" duró 168 años, como sabemos por el estudio de Orión.

Entonces, ¿cuánto tiempo duró el completo día laboral de 12 horas de la era cristiana?

12 * 168 = 2016 años

Y con la última hora entre 1844 a 2012, ¿cuándo comenzó el día de 12 horas?

2012 - 2016 = -4 (que corresponde a 5 a. C. debido a que el año 0 no existe)

Como se menciona en el artículo El fin de la Iglesia Adventista sabemos que el ciclo anual del reloj de Orión corre de un día de expiación al siguiente. El juicio de los muertos se inició en el día de expiación el 22 de octubre de 1844, y termina en el día de expiación en 2012. En consecuencia, "el gran reloj del tiempo" también debe haber apuntado a un día de expiación, cuando el gran ciclo de 12 horas se inició en el año 5 a. C.

Der große Zyklus von 12 Stunden

Ya es sorprendente que el reloj de Orión apunta al año 5 a. C., pero aún quedan muchas preguntas abiertas, tales como "¿Cuándo fue el día de la expiación del año 5 a. C.?" y "¿Llegamos realmente al 27 de octubre en el año del nacimiento de Jesús?" Con nuestro conocimiento sobre el verdadero calendario de Dios, en realidad deberíamos ser capaces de responder estas preguntas.

Un arduo viaje

Cualquiera que piense que todo lo que tenemos que hacer es calcular el día de la expiación para el año 5 a. C. para determinar la fecha de nacimiento de Jesús, no ha pensado lo suficiente. Los padres de Jesús, María y José, eran judíos. Tenían que llegar en Jerusalén a más tardar el día de expiación, y también estar presentes en él, porque de lo contrario habrían sido cortados de su pueblo:

A los diez días de este mes séptimo será el día de expiación; tendréis santa convocación, y afligiréis vuestras almas, y ofreceréis ofrenda encendida a Jehová. Ningún trabajo haréis en este día; porque es día de expiación, para reconciliaros delante de Jehová vuestro Dios. Porque toda persona que no se afligiere en este mismo día, será cortada de su pueblo. (Levítico 23:27-29)

Si Jesús habría nacido en un día de expiación, debe haber nacido en Jerusalén, de lo contrario sus padres hubieran sido transgresores de la ley, que refleja el carácter de Dios. Pero Jesús nació en Belén, y por lo tanto ¡Su nacimiento no podría haber sido en un día de expiación!

Navegando un poco por el internet encontramos nuevas pistas...

En Keith Hunt podemos encontrar algunos detalles interesantes acerca de los acontecimientos que rodearon el nacimiento de Jesús. Aunque ciertamente no todo lo escrito es necesariamente correcto, una declaración en particular resalta:

Lucas ha conservado otras evidencias probatorias del nacimiento de Cristo en otoño. Los impuestos y el decretado censo de César Augusto se llevaron a cabo según el método judío. Era costumbre de los judíos a llevar a cabo dichas tasaciones después de la cosecha de otoño (ver Diccionario de Unger, páginas 199-200). Por otra parte, no había habitaciones disponibles en el mesón cuando José y María llegaron a Belén. Esto demuestra que muchas personas ya se encontraban en el área de Jerusalén para la tributación y para la temporada de los festivales de otoño. Belén era una ciudad de las fiestas debido a su proximidad a Jerusalén.

Lucas nos relata que José era de Belén y como el hombre de la casa tenía que ir allí para este censo después de los días festivos:

Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado. Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria. E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad. Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David; para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta. (Lucas 2:1-5)

Palestina en tiempos de JesúsVamos a caminar en los zapatos de José y María por un momento. Sin lugar a dudas viajaron primero desde Nazaret a Jerusalén para llegar por lo menos a tiempo para el día de expiación. Este fue un arduo viaje de más de 100 km (~ 50 millas) para una mujer embarazada, como lo estaba María en esos días. Por lo tanto, ellos ciertamente habían decidido quedarse hasta el final de la temporada de las fiestas y viajar recién después del Sheminí Atzeret (el sábado después de la Fiesta de los Tabernáculos) los 10 km (~ 5 millas) adicionales a Belén para el censo. Y luego Jesús nació allí.

Ahora tenemos que utilizar lo que hemos aprendido en el estudio de Getsemaní para calcular los días de fiesta con el método astronómico para el año 5 a. C. Al comprobar esto, por favor tengan en cuenta que el programa Accurate Times requiere la entrada de -4 para ese año, ya que cuenta con el año 0, a pesar de que no existe. Otra nota: Accurate Times calcula automáticamente según el calendario juliano, que es absolutamente correcto si queremos encontrar una fecha de nacimiento para ser recordada, porque en aquel entonces era vigente el calendario juliano. Por lo tanto, aceptamos sin necesidad de corrección los resultados de Accurate Times.

El comienzo del séptimo mes, o sea de la Fiesta de las Trompetas, fue el martes/miércoles, 3/4 de octubre de 5 a. C. por lo que el día de expiación cayó el jueves/viernes el 12/13 de octubre. El sábado ceremonial después de la fiesta de los tabernáculos se celebró el martes/miércoles el 24/25 de octubre. No era permitido viajar hasta la puesta del sol del 25 de octubre cuando el sábado ceremonial (Sheminí Atzeret) había terminado. Entonces María y José podrían haber salido a Belén. Pero a nadie en ese tiempo le hubiera gustado viajar de noche, y menos con una esposa en la última etapa del embarazo.

En la madrugada del 26 de octubre, en el fresco del comienzo del día, algo comenzó que hoy llamaríamos "tráfico de vacaciones". Incluso los residentes de Jerusalén que nacieron en otros lugares salieron para ir a su lugar de nacimiento para el censo. Pero el pequeño paseo de unos 10 km (~ 5 millas) a Belén probablemente había tomado más tiempo para la santa pareja a causa del embarazo de María, así que ellos habrán llegado más tarde que muchos otros a Belén cerca del mediodía. Los que querían permanecer en Belén para continuar su viaje más tarde ya habían ocupado todos los lugares disponibles.

Así comenzó para la pareja una búsqueda angustiosa de un alojamiento, especialmente teniendo en cuenta las circunstancias del embarazo de María. ¿Y si el niño iba a nacer ahora y ni siquiera se encontraría una habitación en una posada? Es un hecho médicamente reconocido que el estrés puede desencadenar el parto, y así fue que nació Jesús en la noche del jueves el 26 al viernes el 27 de octubre. Por lo tanto, nuestro humano Salvador vio Su primera luz del día el 27 de octubre de 5 a. C. Ahora entendemos los siguientes versículos de la Biblia con mayor profundidad:

Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento. Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón. Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor. (Lucas 2:6-11)

Los pastores estaban trabajando esa noche, lo cual es otra indicación de que no pudo haber sido la noche de un sábado ceremonial (día de expiación, el primer día de cabañas, Sheminí Atzeret) o un día del sábado del séptimo día. La siguiente línea de tiempo se ajusta perfectamente con el nacimiento de Jesús durante la noche del jueves al viernes después de las fiestas de otoño.

Línea de tiempo del nacimiento de Jesús

La confirmación profética

Todo encaja a la perfección... excepto por una cosa que tenemos que clarificar. ¿Por qué dice Elena de White?:

Cuando el gran reloj del tiempo marcó aquella hora, Jesús nació en Belén. {DTG 23}

Sabemos que el reloj de Orión apunta a días de expiación, pero ella dice que marcó "aquella hora". Si Elena de White como profeta habla aquí en el tiempo profético, entonces la cuestión se disuelve con una confirmación maravillosa de la fecha de nacimiento de Jesús...

¿Cuánto tiempo dura una hora profética? Dado que un día profético equivale a 360 días literales, se obtiene la duración de la hora profética en días literales a través del siguiente cálculo:

360 días / 24 = 15 días literales

Ahora vean en el siguiente diagrama el hecho asombroso de que transcurrió exactamente una hora profética de 15 días literales en cómputo inclusivo judío del día de expiación, que fue marcado en el reloj de Orión, hasta que Jesús nació en Belén:

La hora del nacimiento de Jesús

Finalmente hemos encontrado el verdadero cumpleaños de Jesús. Era el 27 de octubre de 5 a. C. Por lo tanto, la verdadera Noche Buena no es el 24 de diciembre sino el 26 de octubre y el verdadero día de Navidad no tiene lugar en el 25 de diciembre sino en el 27 de octubre. Las evidencias bíblicas, históricas, astronómicas y logísticas muestran que no podría haber caído en una fecha anterior, y el Espíritu de Profecía en conexión con el reloj de Orión nos ha demostrado que no puede haber sido posterior.

El pináculo de la creación

Ahora que hemos aprendido una función adicional del gran reloj del tiempo en Orión, hay que seguir la pista sobre la creación del hombre en mi sueño corto. Es bien sabido que Adán fue creado en el sexto día, o sea en un viernes. Podemos pasar por alto el cálculo de los días de fiestas, etc., porque todo, incluyendo los cálculos de la luna, la prueba de cebada, etc. se introdujeron mucho más tarde alrededor del año 1500 a. C. Sólo queda la necesidad de comprobar, si el cumpleaños de Adán fue un viernes. En el año de creación, el 27 de octubre tendría que caer en un viernes.

Elena de White confirma para nosotros que la creación fue alrededor de 4000 años antes de Cristo:

La gran controversia entre Cristo y Satanás, sostenida desde hace cerca de seis mil años, está por terminar; y Satanás redobla sus esfuerzos para hacer fracasar la obra de Cristo en beneficio del hombre y para sujetar las almas en sus lazos. Su objeto consiste en tener sumido al pueblo en las tinieblas y en la impenitencia hasta que termine la obra mediadora del Salvador y no haya más sacrificio por el pecado. {CS 572}

Para encontrar el año de la creación, todo lo que tenemos que hacer es seguir la lógica del reloj y retroceder dos "grandes ciclos" de 2016 años:

5 a. C. - 4032 = 4037 a. C.

Y ahora se pone interesante... Sólo tenemos una sola "oportunidad". No hay prueba de cebada, no hay días festivos de cualquier tipo, que podríamos elegir, nada... En el sueño se da sólo una fecha... el 27 de octubre de 4037 a. C. y ni siquiera hay diferentes sistemas de calendario, porque tenemos que utilizar el mismo que se utilizó para el nacimiento y la muerte de Jesús: el calendario juliano, con cual todos los programas astronómicos automáticamente calculan cuando se llega a estos rangos de tiempo.

Sin embargo, pocos programas son adecuados para comprobar un día de la semana unos 6000 años atrás. Nosotros utilizamos los siguientes:

  1. La calculadora de fechas n° 4 en NabKal (Para "Kalenderstil" usen "julianisch", para la fecha entran en "Tag": 27, "Monat:" 10 y "Jahr": -4036. Hagan clic en "Neu berechnen" y leen el resultado en "Wochentag". Debería decir "Freitag" para viernes.)
  2. La calculadora "Julian-Gregorian-Dee Date Calculator" de Hermetic Systems (véase el resultado abajo, ingles "Friday" = viernes)
Calculadora de fechas de Hermetic Systems

Y como se esperaba y, sin embargo, sorprendente e impresionante: El 27 de octubre, el aniversario del nacimiento de Adán comunicado por el sueño, en realidad fue un viernes. Así, el primer día consciente de Adán, cuando caminaba con el Señor... fue un día sábado, porque justo antes de la puesta del sol del viernes, él había recibido el soplo de vida de su Creador personalmente. Esto se vio claramente por las condiciones de la iluminación en el sueño.

Ahora, ¿vamos a proclamar el sábado aún más plenamente? ¿Demostró este sueño una vez más, que éste Ministerio es guiado por el Espíritu Santo?

Y al empezar el tiempo de angustia, fuimos henchidos del Espíritu Santo, cuando salimos a proclamar más plenamente el sábado. {PE 33}

¿Y no es este maravilloso sueño con todas sus implicaciones razón suficiente para que el resto de la profecía de Elena de White también se haga realidad?

Esto enfureció las otras iglesias y a los adventistas nominales, pues no podían refutar la verdad sabática, y entonces todos los escogidos de Dios, comprendiendo claramente que poseíamos la verdad salieron y sufrieron la persecución con nosotros. Vi guerra, hambre, pestilencia y grandísima confusión en la tierra. Los impíos pensaron que nosotros habíamos acarreado el castigo sobre ellos, y se reunieron en consejo para raernos de la tierra, creyendo que así cesarían los males. {PE 33,34}

Y una vez más: los "Tres"

Por lo tanto, el primero y el segundo Adán tienen la misma fecha de nacimiento, que tiene un significado profundo y maravilloso:

Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante. (1 Corintios 15:45)
Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. (1 Corintios 15:21-22)

Para el gran disgusto de los anti-trinitarios, el gran reloj de Dios en Orión muestra una vez más que el Consejo Divino, quien desarrolló este maravilloso plan de salvación, en realidad consiste de tres Personas. Esta vez se indica por los tres grandes ciclos de 12 días celestiales (cada uno compuesto de 168 años terrestres), así que a cada persona del Consejo Divino es dedicado un distinto ciclo.

El último ciclo de 5 a. C. a 2012 d. C. es claramente atribuible a Jesús como un ser humano, mientras que los dos primeros ciclos se relacionan con el Padre y el Espíritu Santo (Célula del Hijo, véase Nuestra Alta Vocación, Apéndice C).

Por otro lado, la historia humana no termina con estos tres grandes ciclos. Aún quedan tres importantes años restantes que están reservados para aquellos que darán testimonio de Dios y para que se llevara a cabo ésta parte del plan de salvación que Dios no podía cumplir. Caídos seres creados deben demostrar la justicia de Dios a todo el universo contra el Acusador.

Así, el 27 de octubre no es sólo el día del nacimiento de Jesús, sino también el cumpleaños de la raza humana, que fue diseñado para reemplazar a los ángeles caídos del cielo:

Andando como Cristo anduvo. - Los que andan como Cristo anduvo, los que son pacientes, amables, bondadosos, mansos y humildes de corazón, los que llevan el yugo con Cristo y las cargas de él, los que suspiran por las almas como él suspiró por ellas, éstos entrarán en el gozo de su Señor. Verán con Cristo el trabajo del alma del Redentor, y serán satisfechos. Triunfará el cielo, pues los puestos vacantes dejados en el cielo por la caída de Satanás y sus ángeles, serán llenados por los redimidos del Señor (RH 29-5-1900). {7BCA 960}

A partir de ahora y por siempre vamos a conmemorar este día especial porque nos recuerda a nuestra alta vocación y la responsabilidad de completar la obra que Jesús nuestro Precursor empezó.

Jerusalén, Jerusalén

Nos preguntaron una vez, para qué necesitaríamos todos estos conocimientos de los días exactos, y nosotros dimos la siguiente respuesta:

Habíamos publicado el artículo El Fin de la Iglesia Adventista en alemán el 12 de octubre de 2012. El sueño lo recibí en el 15 y 16 de octubre, y sabíamos que, aunque las traducciones al español e inglés de este artículo no estaban todavía listas, ya no era la voluntad de Dios de revelar a Su antigua organización el profundo y verdadero significado del 27 de octubre.

La respuesta al artículo fue impactante para nosotros, sobre todo cuan despreocupantes los hermanos tomaron la violación del sentido del sábado y como no querían aceptar el hecho de que habían seguido las órdenes de un papa católico, en lugar de ver lo que Jesús había puesto realmente en éste día. No fue suficiente para ellos que se trataba de un Gran Sábado, un Día de Expiación, además, en que - como vimos anteriormente - cada alma que no se humillase será cortada de su pueblo.

Por lo tanto, no habría hecho sentido de explicarles que era también el cumpleaños de Jesús, así como de la raza humana. Hubieran echado a un lado esta información aseverativa y sagrada.

Jesús lloró con tristeza y desesperación cuando Él me dio el sueño. Él me dio el sueño en un lunes, el mismo día de la semana que lloró sobre Jerusalén. Fue el día después de Su entrada triunfal en Jerusalén, y en éste día los líderes de Su pueblo Le habían condenado a muerte. Así, Su pueblo ya no sólo había decidido Su muerte en la cruz, sino también su propia destrucción, porque Su sangre no tardaría en caer sobre ellos y sus hijos.

¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina a sus polluelos debajo de sus alas, y no quisiste! He aquí, vuestra casa os es dejada desierta; y os digo que no me veréis, hasta que llegue el tiempo en que digáis: Bendito el que viene en nombre del Señor. (Lucas 13:34-35)

La Iglesia Adventista hizo lo mismo, lanzando al viento todas las advertencias y enseñanzas que Jesús dio en los últimos años desde 2010, y ahora han empezado a perseguir fuertemente a aquellos dentro de la iglesia que aceptan estas enseñanzas. Faltan las palabras para describir lo que ha ocurrido en las semanas transcurridas desde octubre 2012 y por lo tanto consideramos que es mejor guardar silencio al respecto, como también lo hizo nuestro Salvador.

6 días después de Sus últimas lágrimas sobre Jerusalén, Jesús descansó en la tumba, así como nosotros descansábamos 6 días después del sueño a causa de nuestra tristeza por la Iglesia Adventista y nuestros hermanos y hermanas perdidos. Pero en el 27 de octubre no estábamos sin esperanza y consuelo: Sabíamos que era el cumpleaños de Jesús y lo celebramos con una Santa Cena al atardecer del 26 de octubre en forma debida, y sabíamos que era el día del nacimiento de la raza humana y nos preparábamos una vez más con oración y ayuno para cumplir con nuestra alta vocación. Y, sobre todo, sabíamos que aún había un cumpleaños más para celebrar... el cumpleaños de los 144.000, porque en ese día, el 27 de octubre de 2012, la Iglesia Adventista había muerto y así terminó el juicio de los muertos, pero la verdadera iglesia adventista resucitó el mismo día como Filadelfia.

Esto fue otra vez uno de esos momentos que los semblantes de nuestra pequeña comunidad probada brillaban con la señal de la aprobación de Dios, y será inolvidable para nosotros como un paso más en rumbo a Canaán:

El 20 de noviembre de 1857 me fue mostrado el pueblo de Dios, y lo vi poderosamente sacudido. Algunos, con robusta fe y clamores de agonía intercedían ante Dios. Estaban pálidos y sus rostros demostraban la profunda ansiedad resultante de su lucha interior. Gruesas gotas de sudor bañaban su frente; pero con todo, su aspecto manifestaba firmeza y fervor. De cuando en cuando brillaba en sus semblantes la señal de la aprobación de Dios, y nuevamente volvían a quedar en solemne, fervorosa y anhelante actitud. {1JT 60}

Quiero terminar este artículo con una pregunta simple: ¿Tienen ahora el verdadero "espíritu de la Navidad"?

< Anterior                       Siguiente >