El Último Conteo

Originalmente publicado el 5 de mayo de 2010 en inglés en www.lastcountdown.org

Nosotros, que creemos que la clave para el Libro de los Siete Sellos se encuentra en Orión, y que tiene un último mensaje que nos está enviando nuestro paciente y amoroso Dios, somos pocos, pero no estamos solos. A menudo, cuando pensaba que yo debía poner fin a este ministerio porque fui atacado fuertemente por el enemigo y sus agentes, envié oraciones a nuestro Señor por ayuda y refuerzo. Le pedí tantas veces a Él que pudiese recibir más sabiduría para escribir los artículos y los nuevos descubrimientos, de una manera que más gente los entendiera y aceptara. Y le pedí también que me mande ángeles en forma de seres humanos para que me ayuden con este trabajo de traducción, y así yo tendría más tiempo para escribir nuevos artículos, porque todavía hay un montón de aspectos importantes en el reloj que no he informado hasta el momento. ¡Y lo hizo! Él envió a un joven hermano de Atlanta, que está ayudando con la lectura de la prueba de artículos en inglés, y algunos hermanos desde India a Trinidad-Tobago, que me han enviado testimonios maravillosos de cómo habían sido bendecidos por el estudio de Orión y de cómo su vida espiritual y su preparación personal han cambiado con el conocimiento de que nuestro Jesús vendrá pronto en las nubes. Quiero agradecer a todos aquellos que han sentido el llamado del Espíritu Santo y me han enviado ayuda y mensajes de correo animándome, ya que, como usted puede imaginar, es una posición muy difícil con un mensaje tan controvertido. Y por favor no dejen de enviarme sus reflexiones y preguntas. Tengo que saber que realmente existen estos pocos, los que muy pronto formarán los 144,000 que entienden la voz de Dios en el Orión. ¡He podido saber que algunos han comenzado a compartir el mensaje con amigos y familiares en todo el mundo, y le pido para ellos que el enemigo no los ataque demasiado!

El Espíritu de Profecía nos aconseja:

Hay muchos casos donde hombres que han defendido el cristianismo contra los escépticos, han perdido después sus propias almas en los laberintos del escepticismo. Se infectaron de la malaria del pecado, y murieron espiritualmente. Tenían argumentos de peso de la verdad, y las evidencias externas no les faltaron, pero no tuvieron una fe inquebrantable en Cristo. Oh, ¡hay miles y miles de cristianos profesos que no estudian nunca la biblia! El estudio de la palabra con sagrada oración, es para beneficio de tu propia alma. Cuando oyes la palabra del predicador de la vida, si tienes una relación viva con Dios, tú te encontrarás en concordancia con el Espíritu y esa palabra. {RH, 20 de abril de 1897 el par. 13}

Cada uno es responsable por sí mismo a escudriñar a través del estudio de la Palabra de Dios si las cosas son realmente así. En este punto, por desgracia, tengo que informar a todos ustedes que ninguna denominación adventista ha aceptado oficialmente el mensaje del Orión, y que incluso, no hay ningún interés en el estudio del reloj de Dios conmigo o con otros por la Conferencia General. Como muchos saben, la iglesia Adventista del Séptimo Día ha comenzado a prohibir a sus miembros el difundir el mensaje en varios países. Sé personalmente de Alemania y Austria. A partir de abril del 2010, fui visitado por un pastor responsable de la Iglesia Adventista del Séptimo Día Movimiento de la Reforma, que me dijo con franqueza que el mensaje fue rechazado por su Conferencia General y que incluso no están dispuestos a iniciar un diálogo conmigo. Usted puede imaginarse que esto me aísla ahora en mi grupo familiar, porque ahora también mi última esperanza que el estudio del Orión fuese aceptado por una de las Iglesias ASD organizadas se desvaneció. Tenemos que aceptar las decisiones de las Conferencias Generales de no estar abiertas para cualquier diálogo con calma, pero esto está en contra de las reglas cristianas y bíblicas. No quiero hacer hincapié en este tema. Fue claro desde el primer momento que este mensaje iba a ser objeto de controversia, al mostrar los pecados del pueblo de Dios. Ningún mensaje de arrepentimiento y reproche jamás será bienvenido. Usted puede estudiar toda la Biblia y encontrar de Moisés a Jesús muchos ejemplos de que los mensajes o mensajeros de Dios fueron despreciados, silenciados, y, finalmente, asesinados por el supuesto pueblo de Dios. (Por favor, lea también Apéndice E)

¡Y la historia se repite, queridos amigos y hermanos! El Espíritu de la Profecía hablaba una y otra vez acerca de este hecho:

El Antiguo y el Nuevo Testamentos están unidos entre sí por el broche de oro de Dios. Es necesario que se familiaricen con las Escrituras del Antiguo Testamento. La inmutabilidad de Dios se ve claramente, la similitud de sus interacciones con su pueblo en la dispensación pasada y de la presente, debe ser estudiada. Bajo la inspiración del Espíritu de Dios, Salomón escribió: "Lo que ha sido es ahora: y lo que ha de ser, ha sido ya, y Dios restaura lo que ha pasado." Por su misericordia, Dios repite sus interacciones del pasado. Él nos ha dado un registro de sus interacciones del pasado. Esto tenemos que estudiar cuidadosamente, porque la historia se repite a sí misma. Somos más responsables que aquellos cuya experiencia se registra en el Antiguo Testamento, porque sus errores, y los resultados de esos errores, han sido registrados para nuestro beneficio. Las señales del peligro se han levantado para mantenernos lejos de terrenos prohibidos, y deben ser advertencias para no hacer lo que ellos hicieron, no sea que un peor castigo venga sobre nosotros. Las bendiciones dadas a las generaciones pasadas que obedecieron a Dios se registran, para que podamos ser alentados a andar cuidadosamente en la fe y obediencia. Los juicios contra los impíos son delineados para que nosotros podamos temer y temblar delante de Dios. {RH, 20 de abril de 1897 el par. 14} [Traducido]

Es un tiempo bien empleado el escudriñar las Escrituras, "porque en ellas creéis que tenéis vida eterna." Y Jesús declara: "Son las que dan testimonio de mí." Por la obra del Espíritu Santo la verdad se clava en la mente e imprime en el corazón de los diligentes estudiantes, temerosos de Dios. Y no sólo el estudiante es bendecido por este tipo de labor; las almas a las que él comunica la verdad, y por quien un día él debe dar cuenta, son también muy bendecidas. Los que hacen de Dios su consejero segarán la más preciosa cosecha reuniendo los granos de oro de la verdad desde su palabra, porque el instructor celestial está cerca a su lado. Él que obtiene su calificación para el ministerio de esta manera, tendrá derecho a la bendición prometida de volver a muchos a la justicia. {RH, 20 de abril de 1897 el par. 15} [Traducido]

Esto fue escrito en 1897 por Elena G. de White. En 1898, un año más tarde, ella escribió:

En los días de Cristo los líderes y maestros de Israel fueron incapaces de resistir la obra de Satanás. Ellos fueron dejando de lado el único medio por el cual podrían haber resistido los malos espíritus. Fue por la palabra de Dios que Cristo venció al maligno. Los dirigentes de Israel profesaban ser los expositores de la Palabra de Dios, pero la habían estudiado sólo para mantener sus tradiciones, y hacer valer sus celebraciones humanas. Por su interpretación expresaron sentimientos que Dios nunca había dado. Sus interpretaciones místicas hicieron confuso lo que Él había hecho claro. Discutieron sobre insignificantes detalles técnicos, y prácticamente negaron las verdades más esenciales. Así se sembró y difundió la incredulidad. La palabra de Dios fue despojada de su poder, y los malos espíritus trabajaron a su voluntad.

La historia se repite. Con la Biblia abierta delante de sí y profesando reverenciar sus enseñanzas, muchos de los dirigentes religiosos de nuestro tiempo están destruyendo la fe en ella como Palabra de Dios. Se ocupan en disecarla y dan más autoridad a sus propias opiniones que a las frases más claras de esa Palabra de Dios, que pierde en sus manos su poder regenerador. Esta es la razón por la cual la incredulidad se desborda y la iniquidad abunda. {El Deseado de toda la gente, 222-223}

Me dijo el pastor Adventista del Séptimo Día del Movimiento de la Reforma que la Conferencia General "decidió" que los sellos e iglesias no se repiten desde 1844, y por lo tanto mis estudios resultarían sin fundamento. Cuando le pregunté si habían estudiado con oración Josué 5 y 6, respondió que habían estudiado con oración, pero no respondió a mi pregunta de si habían entendido el modelo que viene dado por la conquista de Jericó. Por lo tanto, tengo que suponer que nunca estudiaron en realidad la base bíblica, para todos estos estudios de la repetición de los sellos y las iglesias. ¡Hemos de orar mucho antes de que abramos la Biblia! Pero si sólo oramos y no abrimos la Biblia, no podemos esperar que Dios nos dé luz a través de ella.

En este artículo, quiero mostrar por el modelo de Jericó que, efectivamente, los sellos y las iglesias se están repitiendo desde 1844. Es interesante observar que Elena G. de White no escribió mucho acerca de los sellos y las trompetas. Si desea inspeccionar sus escritos, se verá que ella nunca interpretó los sellos, las iglesias o las trompetas, pero los utilizó en su mayoría homiléticamente. Ella nos dejó la interpretación de muchas partes del Apocalipsis a nosotros, y nos dijo en repetidas ocasiones que debemos estudiar juntos Daniel y Apocalipsis profundamente. ¿Quién realmente siguió sus instrucciones observando esto?

Me sorprendió sinceramente que la IASD Movimiento de Reforma no aceptase la repetición de los sellos e iglesias, porque los años 1914 y 1936 (y otro año que se mostrará en un próximo artículo) apuntan directamente a sus más históricos eventos. Pero la mayoría de los hechos sorprendentes para mí fue que ellos mismos están utilizando fuertemente las citas de Elena de White en sus enseñanzas que se repite la historia, y al respecto, especialmente la historia de la nación judía como se repite en la apostasía de la IASD. Probablemente desde el principio se habían dado cuenta, de que el Orión muestra que la "Gran" Iglesia Adventista del Séptimo Día, continúa después de 1914 y 1936 y esto no lo quieren aceptar, porque creen (erróneamente) que ellos son la única y exclusiva iglesia de Dios.

En las últimas décadas ellos publicaron varios libros y folletos sobre el tema. Uno que tengo en su formulario original en el idioma español se llama: "El Israel Antiguo y El Israel Moderno". Se trata de las similitudes y diferencias entre Israel en los tiempos bíblicos y el Israel espiritual que está formado por la iglesia de Dios de nuestros días. Es principalmente una compilación de textos de los testimonios de Elena G. de White.

Sin traducir todo el folleto de alrededor de 64 páginas, sólo quiero mostrar el concepto básico de lo que la IASD Movimiento de Reforma indica allí, porque se trata de un estudio profundo, del hecho de que Elena G. de White estuvo muy bien en decir que la historia se repite. Vamos a seguir la historia de ambos Israel por las declaraciones del Espíritu de Profecía:

1. Ambos han sido elegidos por Dios.

ISRAEL ANTIGUO:

EL SEÑOR llamó a su pueblo Israel, y lo separó del mundo, a fin de confiarle un cometido sagrado. Lo hizo depositario de su ley, y quiso por su medio conservar entre los hombres el conocimiento de sí mismo. Por este pueblo, la luz del cielo había de resplandecer en los lugares obscuros de la tierra, y, había de oírse una voz llamando a todos los pueblos a apartarse de su idolatría para servir al Dios viviente y verdadero. Si los hebreos hubiesen sido fieles a su cometido, habrían sido una potencia en el mundo. Dios habría sido su defensa y los habría ensalzado sobre todas las demás naciones. Su luz y su verdad habrían sido reveladas por su medio, y se habrían destacado bajo su sabia y santa dirección como ejemplo de la superioridad de su gobierno sobre toda forma de idolatría.
Pero ellos no cumplieron su pacto con Dios. Siguieron las prácticas idólatras de otras naciones, y en vez de dar al nombre de su Creador alabanza en la tierra, su conducta lo expuso al desprecio de los paganos. Sin embargo, el propósito de Dios debe lograrse. El conocimiento de su voluntad debe difundirse en la tierra. {Joyas II, 155}

ISRAEL MODERNO:

Dios ha llamado a su iglesia en este tiempo, como llamó al antiguo Israel, para que se destaque como luz en la tierra. Por la poderosa hacha de la verdad los mensajes de los ángeles primero, segundo y tercero, - la ha separado de las iglesias y del mundo para colocarla en sagrada proximidad a sí mismo. La ha hecho depositaria de su ley, y le ha confiado las grandes verdades de la profecía para este tiempo. Como los santos oráculos confiados al antiguo Israel, son un sagrado cometido que ha de ser comunicado al mundo. Los tres ángeles de Apocalipsis 14 representan a aquellos que aceptan la luz de los mensajes de Dios, y salen como agentes suyos para pregonar las amonestaciones por toda la anchura y longitud de la tierra. {Joyas II, 156}

2. Una demora interviene a ambos.

ISRAEL ANTIGUO E ISRAEL MODERNO:

No era voluntad de Dios que Israel peregrinase durante cuarenta años en el desierto; lo que él quería era conducirlo a la tierra de Canaán y establecerlo allí como pueblo santo y feliz. Pero "no pudieron entrar a causa de incredulidad." (Hebreos 3: 19.) Perecieron en el desierto a causa de su apostasía, y otros fueron suscitados para entrar en la tierra prometida. Asimismo, no era la voluntad de Dios que la venida de Cristo se dilatara tanto, y que su pueblo permaneciese por tantos años en este mundo de pecado e infortunio. Pero la incredulidad lo separó de Dios. Como se negara a hacer la obra que le había señalado, otros fueron los llamados para proclamar el mensaje. Por misericordia para con el mundo, Jesús difiere su venida para que los pecadores tengan oportunidad de oír el aviso y de encontrar amparo en él antes que se desate la ira de Dios. {Conflicto de los Siglos, 511}

3. Ambos están murmurando.

ISRAEL ANTIGUO E ISRAEL MODERNO:

Vi que muchos de los que se jactaban de creer la verdad referente a los últimos días, encontraban extraño que los hijos de Israel murmurasen en su camino, y después de lo maravillosamente, que Dios les había tratado, fuesen tan ingratos que olvidaran cuanto Dios hiciera por ellos. El ángel dijo: "Peor que ellos habéis hecho vosotros." {T.S. I, 156}

4. Ambos quieren volver a Egipto.

ISRAEL ANTIGUO:

Núm. 14:4 Y decían el uno al otro: Designemos un capitán, y volvamos a Egipto.
Hechos 7:39 al cual (Moisés) nuestros padres no quisieron obedecer, sino que le desecharon, y en sus corazones se volvieron a Egipto.

ISRAEL MODERNO:

Me lleno de tristeza cuando pienso en nuestra condición como pueblo. El Señor no nos ha cerrado el cielo, pero nuestro propio comportamiento extraviado nos ha separado de Dios. El orgullo, la codicia y el amor del mundo han vivido en el corazón, sin temor a ser descartados o condenados. Pecados graves y presuntuosos han encontrado cabida entre nosotros; y, sin embargo, la opinión general es que la iglesia está floreciente y rodeada de paz y prosperidad espiritual por todos sus contornos.
La iglesia ha dejado de seguir a Cristo, su Guía, y con paso firme sigue su retiro hacia Egipto. Sin embargo, son pocos los que se alarman y asombran por su falta de poder espiritual. La duda, y aun el descreimiento de los testimonios del Espíritu de Dios, leudan la iglesia por todos lados. Así lo prefiere Satanás. Los ministros que predican el yo en lugar de Cristo lo prefieren así. Los testimonios no se leen, ni se aprecian. Dios os ha hablado. De su Palabra y de los testimonios, la luz ha brillado, y ambos han sido menospreciados (202) y desatendidos. El resultado se ve claro en la falta entre nosotros de pureza, dedicación y fe fervorosa. {T. V, 201}

En 38 capítulos, como hemos visto anteriormente, el folleto sigue y sigue comparando los escritos de Elena de White en los cuales declaró claramente que el Israel moderno (IASD) comete los mismos errores que el antiguo Israel.

El plan de Dios para el antiguo Israel era liberar a los Israelitas del yugo y de la esclavitud de Egipto y directamente traerlos a la tierra prometida. Este es el tipo bíblico de nuestro camino al cielo desde 1844 como Elena de White nos explicó. Por lo tanto, creó durante mucho tiempo de su ministerio que Jesús vendría en su tiempo. Por favor, lea atentamente sus declaraciones con respecto a su expectativa de una muy pronta venida de Jesús en el libro "Eventos de los Últimos Días":

Elena G. de White esperaba el regreso de Cristo en sus días:

Se me mostró el grupo presente en la Conferencia. Dijo el ángel: "Algunos serán alimento para los gusanos, algunos sufrirán las siete últimas plagas, algunos estarán vivos y permanecerán sobre la tierra para ser trasladados en la venida de Jesús".-1T 131-132 (1856). {Eventos, 36-37}
Puesto que el tiempo es corto, debiéramos trabajar con diligencia y doblada energía. Nuestros hijos quizás nunca entren en la universidad.-3T 159 (1872). {Eventos, 37}
No es realmente sabio tener hijos ahora. El tiempo es corto, están sobre nosotros los peligros de los últimos días, y los hijos pequeños serán mayormente arrebatados antes de esto.-Carta 48, (1876). {Eventos, 37}
En esta época del mundo, cuando las escenas de la historia terrenal están por clausurarse pronto, y estamos por entrar en el tiempo de angustia como nunca lo hubo, cuantos menos sean los casamientos contraídos, mejor para todos, tanto hombres como mujeres.-2JT 124 (1885). {Eventos, 37}
Vendrá la hora, no está muy lejana, y algunos de nosotros que ahora creemos, estaremos vivos sobre la tierra y veremos el cumplimiento de la predicción, y oiremos la voz del arcángel y la trompeta de Dios que resuena desde la montaña, la llanura y el mar hasta las partes más distantes de la tierra.-RH Julio 31, 1888. {Eventos, 37}
El tiempo de prueba está precisamente delante de nosotros, pues el fuerte pregón del tercer ángel ya ha comenzado en la revelación de la justicia de Cristo, el Redentor que perdona los pecados.-1MS 425 (1892). {Eventos, 37}

Tenemos que preguntarnos claramente, ¿qué tuvo que ocurrir para que estas predicciones de Elena de White no llegaran a pasar? En la década de 1880 a 1890 las Leyes Dominicales (Leyes Azules) se extendían en todo EE.UU... En muchos estados, las compras en domingo ya eran prohibidas, y era obvio que las visiones, que Elena de White había tenido sobre esto, estaban listas para ser cumplidas. Sin embargo, algo impedía que los cuatro vientos realmente fuesen soltados. Y leíamos antes, lo que fue:

Asimismo, no era la voluntad de Dios que la venida de Cristo se dilatara tanto, y que su pueblo permaneciese por tantos años en este mundo de pecado e infortunio. Pero la incredulidad lo separó de Dios. Como se negara a hacer la obra que le había señalado, otros fueron los llamados para proclamar el mensaje. Por misericordia para con el mundo, Jesús difiere su venida para que los pecadores tengan oportunidad de oír el aviso y de encontrar amparo en él antes que se desate la ira de Dios. {C.S. 511}

Ella escribió esto en el famoso año 1888. La Conferencia General reunida había causado una disputa en la iglesia. Dos pastores Waggoner y Jones, trajeron un mensaje a este Consejo de Administración que separó la Iglesia en dos grupos: El mensaje de "la justificación por la fe". Pero ¿cuál fue el problema con este mensaje? Todas las iglesias cristianas creían en "la justificación por la fe", desde Martín Lutero en el siglo 16. El problema es que esto es sólo la mitad del mensaje. La otra parte rara vez se menciona: "... y la obediencia por fe a todos los preceptos y mandamientos de Cristo". El mensaje de 1888 incluyó la obediencia estricta a todo lo que sale de la boca de Dios y sus profetas, no para ser salvo, sino porque somos salvos. Y esto incluye la obediencia a los mensajes que Elena G. de White había recibido de Dios para su pueblo, la reforma pro salud y la de todos sus testimonios. Y allí estaba el problema. Ya en ese aquel entonces los liberales habían entrado en altos cargos en la iglesia sin querer cumplir con la segunda parte incómoda del Mensaje de 1888 de Waggoner y Jones. Este mensaje fue un aguijón en su carne. Así que el mensaje tenía que desaparecer.

El corazón del último mensaje de Dios

En su gran misericordia el Señor envió un preciosísimo mensaje a su pueblo por medio de los pastores [E. J.] Waggoner y [A.T.] Jones. Este mensaje tenía que presentar en forma más destacada ante el mundo al sublime Salvador, el sacrificio por los pecados del mundo entero. Presentaba la justificación por la fe en el Garante; invitaba a la gente a recibir la justicia de Cristo, que se manifiesta en la obediencia a todos los mandamientos de Dios. {Eventos, 204}
Muchos habían perdido de vista a Jesús. Necesitaban dirigir sus ojos a su divina persona, a sus méritos, a su amor inalterable por la familia humana. Todo el poder es colocado en sus manos, y él puede dispensar ricos dones a los hombres, impartiendo el inapreciable don de su propia justicia al desvalido agente humano. Este es el mensaje que Dios ordenó que fuera dado al mundo. Es el mensaje del tercer ángel, que ha de ser proclamado en alta voz y acompañado por el abundante derramamiento de su Espíritu.--TM 91, 92 (1895). {Eventos, 204}
El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que termina la obra del tercer ángel.-2JT 374 (1900). {Eventos, 204}
El último mensaje de clemencia que ha de darse al mundo, es una revelación de su carácter de amor. Los hijos de Dios han de manifestar su gloria. En su vida y carácter han de revelar lo que la gracia de Dios ha hecho por ellos.-PVGM 342 (1900). {Eventos, 204}

Fue el mensaje del cuarto ángel que iluminará toda la tierra con su gloria:

El tiempo de prueba está precisamente delante de nosotros, pues el fuerte pregón del tercer ángel ya ha comenzado en la revelación de la justicia de Cristo, el Redentor que perdona los pecados. Este es el comienzo de la luz del ángel cuya gloria llenará toda la tierra. Esto es así, porque la obra de cada uno a quien ha llegado el mensaje de amonestación es la de exaltar a Jesús, presentarlo al mundo tal como está revelado en figuras y bosquejado en símbolos, tal como es manifestado en la revelación de los profetas, tal como es revelado en las lecciones dadas a sus discípulos y en los milagros maravillosos efectuados para los hijos de los hombres. Escudriñad las Escrituras, pues ellas son las que dan testimonio de Cristo. (The Review and Herald, 22 de noviembre de 1892). {MS1, 425}

Pero el mensaje de 1888 fue rechazado por la Conferencia General, y esta fue la razón por la que Jesús no pudo venir. Y Elena G. de White usa de nuevo el ejemplo del antiguo Israel que representa lo que ha sucedido:

Personas a quienes se les han confiado pesadas responsabilidades, pero que no tienen una relación viva con Dios, han estado y están manifestando despecho hacia su Santo Espíritu. Están condescendiendo con el mismo espíritu que tenían Coré, Datán y Abiram y los judíos en los días de Cristo. (Véase Mat. 12: 22-29, 31-37.) Han llegado amonestaciones de Dios una y otra vez para estos hombres, pero ellos las han hecho a un lado y han continuado con su misma conducta. {TM, 75-76}

Los peligros de los últimos días están sobre nosotros. Satanás gobierna toda mente que no se halla en forma decidida bajo el control del Espíritu de Dios. Algunos han estado cultivando odio contra los hombres a quienes Dios ha comisionado para presentar un mensaje especial al mundo. Comenzaron esta obra satánica en Minneápolis. Más tarde, cuando vieron y sintieron la demostración del Espíritu Santo que testificaba que el mensaje era de Dios, lo odiaron más, porque era un testimonio contra ellos. No quisieron humillar sus corazones para arrepentirse, para dar a Dios la gloria y vindicar la justicia. Continuaron con su mismo espíritu, lleno de envidia, de celo, y de malas sospechas, al igual que los judíos. Abrieron sus corazones al enemigo de Dios y del hombre. Sin embargo, estos hombres han estado ocupando puestos de confianza y han estado modelando la obra a su propia semejanza, hasta el punto en que les fue posible... {TM 77}

"La historia se repite". El espíritu de profecía nos advierte de nuevo y otra vez para aprender de los acontecimientos de la antigüedad para nuestro tiempo presente, pero muchos líderes no quieren aprender porque sólo están sirviendo sus propios intereses. Elena de White compara a los líderes que se negaron al Mensaje de 1888 con la rebelión de Coré, Datán, y Abiram. Y su fin fue por la mano del Todopoderoso. ¿Sera que esta historia también se repetirá muy pronto?

Cinco años antes, Elena G. de White ya había advertido que el objetivo está a punto de fallar:

Si después del gran chasco de 1844 los adventistas se hubiesen mantenido firmes en su fe, y unidos en la providencia de Dios que abría el camino, hubieran proseguido recibiendo el mensaje del tercer ángel y proclamándolo al mundo con el poder del Espíritu Santo, acompañando sus esfuerzos, se habría completado la obra y Cristo habría venido antes de esto para recibir a su pueblo y darle su recompensa. . . . No era la voluntad de Dios que se demorara así la venida de Cristo. . . . {Eventos, 77-78}
Durante cuarenta años, la incredulidad, la murmuración y la rebelión impidieron la entrada del antiguo Israel en la tierra de Canaán. Los mismos pecados han demorado la entrada del moderno Israel en la Canaán celestial. En ninguno de los dos casos faltaron las promesas de Dios. La incredulidad, la mundanalidad, la falta de consagración y las contiendas entre el profeso pueblo de Dios nos han mantenido en este mundo de pecado y tristeza tantos años.--Ev 504-505 (1883).

Ahora que sabemos cuáles son las razones por las que el moderno Israel, la iglesia adventista del séptimo día, no pudo entrar en Canaán (cielo) en el tiempo de Elena G. de White, entendemos su decepción acerca del pueblo para que ella fue llamada por Dios a ser un mensajero para preparar los caminos para la segunda venida del Señor como Juan el Bautista fue llamado a preparar el primer advenimiento.

Moisés, y el antiguo Israel dirigido por él, fallaron al entrar en Canaán, al igual que la iglesia adventista del séptimo día de 1888, dirigido por Elena G. de White falló en entrar en el cielo, como fue planeado por Dios, debido a su propia mundanalidad.

¿No sería apropiado estudiar más en detalle la forma en que el siguiente líder del antiguo Israel finalmente logró entrar en Canaán? Y después de todos los paralelismos entre el antiguo y moderno Israel que el Espíritu de Profecía nos mostró, ¿no sería muy probable que, también, esta historia "se repita"?

¿Quién era el líder de Israel, que logró entrar en efecto en Canaán? ¡Josué! Su historia está escrita en el libro con el mismo nombre que el líder exitoso del antiguo Israel. Después de 40 años de vagar en el desierto, casi todos los que habían sido testigos de la rebelión en contra de Dios en el primer intento de entrar en Canaán habían muerto. Sólo Caleb y Josué habían quedado. Moisés había puesto sus manos sobre Josué y confirmó, por el Espíritu de Dios, que se convirtiera en su sucesor y el próximo líder del pueblo de Dios.

Pocos han leído con atención el prólogo de la primera visión de Elena de White, y cómo ella conecta Josué y Caleb y su informe de Canaán a su visión del cielo:

Como Dios me ha mostrado el camino que el pueblo adventista ha de recorrer en viaje a la santa ciudad, así como la rica recompensa que se dará a quienes aguarden a su Señor cuando regrese del festín de bodas, tengo quizás el deber de daros un breve esbozo de lo que Dios me ha revelado. Los santos amados tendrán que pasar por muchas pruebas. Pero nuestras ligeras aflicciones, que sólo duran un momento, obrarán para nosotros un excelso y eterno peso de gloria con tal que no miremos las cosas que se ven, porque éstas son pasajeras, pero las que no se ven son eternas. He procurado traer un buen informe y algunos racimos de Canaán, por lo cual muchos quisieran apedrearme, como la congregación amenazó hacer con Caleb y Josué por su informe. (Núm. 14:10.) Pero os declaro, hermanos y hermanas en el Señor, que es una buena tierra, y bien podemos subir y tomar posesión de ella. {PE 13,14}

Hay pruebas claras de que tenemos que tener una muy estrecha mirada a lo que sucedió en la conquista de Canaán real y con Josué. Y Elena de White aconseja que lo hagamos:

"Yo estaré contigo: no te dejare, ni te desamparare… (Josué 1:5)"
Estudiad cuidadosamente la experiencia de Israel en sus viajes a Canaán. Necesitamos mantener el corazón y la mente disciplinados, refrescando la memoria con las lecciones que el Señor enseñó a su antiguo pueblo. Entonces las enseñanzas de su Palabra serán para nosotros interesantes e imponentes, como él concibió que lo serían para ellos (SDA Bible Commentary, tomo 2, pág. 994).
Cuando Josué salió por la mañana antes de la toma de Jericó, apareció delante de él un guerrero plenamente equipado para la batalla. Y Josué le preguntó: "¿Eres de los nuestros, o de nuestros enemigos?", y él contestó: "Como Príncipe del ejército de Jehová he venido ahora". Si Josué hubiera tenido los ojos abiertos como los tenía el siervo de Eliseo en Dotán, y pudiera haber soportado lo que contemplaba, habría visto a los ángeles del Señor acampados en torno a los hijos de Israel, pues el disciplinado ejército del cielo había venido para luchar por el pueblo de Dios y el Capitán de la hueste del Señor estaba allí para dirigir. Cuando cayó Jericó ninguna mano humana tocó los muros de la ciudad, pues los ángeles del Señor derribaron las fortificaciones y entraron en la fortaleza del enemigo. No fue Israel, sino el Capitán de la hueste del Señor el que tomó Jericó. Pero Israel tuvo que realizar su parte para mostrar su fe en el Capitán de su salvación.
Hay batallas que deben pelearse cada día. Prosigue una gran guerra en cada alma entre el príncipe de las tinieblas y el Príncipe de la vida. Hay una gran batalla que reñir: que los habitantes del mundo puedan ser advertidos del gran día del Señor, que se pueda entrar en los baluartes del enemigo, y que todos los que aman al Señor puedan reunirse bajo el estandarte teñido en sangre del Príncipe Emanuel; pero no debéis realizar lo principal de la lucha aquí. Como instrumentos de Dios, debéis rendiros a él para que pueda planear, dirigir y reñir la batalla por vosotros, pero con vuestra cooperación. El Príncipe de la vida está a la cabeza de su obra. Él debe estar con vosotros en vuestra batalla diaria con el yo: para que seáis fieles a los principios, para que las pasiones -cuando luchéis por el dominio- puedan ser subyugadas por la gracia de Cristo, para que podáis salir más que vencedores por medio de Aquel que os ha amado. Jesús ya recorrió este camino. Conoce el poder de cada tentación. Sabe exactamente cómo hacer frente a cada emergencia y cómo guiaros a través de cada senda de peligro. Entonces, ¿por qué no confiar en él? (RH 19-7-1892)

Ahora vamos a leer todo el informe de la conquista de Jericó, como el Espíritu de la Profecía lo relata en completa armonía con la Biblia. En primer lugar, llegamos a conocer que Josué conoció a un "hombre muy especial":

Cuando Josué salió en la mañana antes de la toma de Jericó, se apareció ante él un guerrero de elevada estatura totalmente equipado para la batalla, con la espada desenvainada en la mano. Y Josué no lo reconoció como uno de los ejércitos de Israel, y sin embargo no tenía apariencia de ser un enemigo, le preguntó: "¿Eres de los nuestros o de nuestros enemigos?" El respondió: "No, mas como príncipe del ejercito de Jehová he venido ahora." Y Josué se postró sobre su rostro en tierra, y le adoro, y le dijo: "¿Qué dice mi señor a su siervo?" Y el capitán del ejército de Jehová dijo a Josué: "Quita tus zapatos de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es". Y Josué así lo hizo.
Este no fue un ángel común. Fue el Señor Jesucristo, el que había conducido los hebreos por el desierto, envuelto en la columna de fuego en la noche, y una columna de nube durante el día. El lugar se hizo sagrado por su presencia, por lo tanto, Josué recibió la orden de sacarse sus zapatos. {1SP 347,348} [Traducido]

El ángel era Jesús y Josué recibió la orden de sacarse sus zapatos. ¿Qué significa esto exactamente? El texto continúa:

La zarza ardiente vista por Moisés era también un símbolo de la Presencia divina, y como él se acercó para contemplar la maravillosa vista, la misma voz que habla aquí con Josué dijo a Moisés: "No te acerques. Quita tus zapatos de tus pies, porque el lugar donde estás, tierra santa es."
La gloria de Dios santificaba el santuario, y por esta razón es que los sacerdotes nunca entraron en el lugar santificado por la presencia de Dios con los zapatos en sus pies. Las partículas de polvo pueden adherirse a los zapatos, que profanan el santuario; por lo que los sacerdotes estaban obligados a dejar sus zapatos en el atrio, antes de entrar al santuario. En el patio, junto a la puerta del tabernáculo, se levantaba la fuente de bronce, en donde los sacerdotes debían lavarse las manos y los pies antes de entrar al tabernáculo, donde todas las impurezas puedan ser eliminadas, "para que no mueran". Todos los que ofician en el santuario son requeridos por Dios para hacer una preparación especial antes de entrar en la gloria de Dios manifestada. {1SP 348} [Traducido]

Moisés y Josué son las únicas personas en la Biblia que se les ordenó quitarse los zapatos porque estaban entrando en forma simbólica en el santuario celestial en la presencia de Jesucristo. ¡Tenga en cuenta que los zapatos se quedaron en el atrio! Todo esto significa que lo que Jesús ahora le iba a decir a Josué se llevaría a cabo simbólicamente en el santuario.

Con el fin de transmitir a la mente de Josué, que él no era otro sino Cristo, el Señor excelso, le dice, "suelta el calzado de tu pie." Entonces el Señor instruyó a Josué qué curso [inglés "course"] seguir para tomar Jericó. Todos los hombres de guerra deben ser ordenados para rodear la ciudad una vez cada día durante seis días y el séptimo día deben ir alrededor de Jericó siete veces. {1SP 348.4} [Traducido]

Jesús mismo explica ahora a Josué cómo Jericó tiene que ser conquistado. Jericó es el símbolo de los muros que nos separan de la Ciudad Celestial, la Nueva Jerusalén. Si este muro de pecado cayera tendríamos libre acceso al cielo. Este será el caso en la segunda venida de Jesús. Pero antes Jesús explicó a Josué como Jericó tiene que ser rodeado, y esto es hoy de la más alta importancia simbólica para nosotros.

Y Josué hijo de Nun, llamó a los sacerdotes, y dijo a ellos: "Tomad el arca del pacto, y siete sacerdotes llevarán siete bocinas de cuerno de carnero delante del arca del Señor". Y dijo al pueblo: Pasad, y rodead la ciudad, y los que están armados pasarán delante del arca del Señor. Y sucedió que, cuando Josué había hablado al pueblo, los siete sacerdotes, llevando las siete bocinas de cuerno de carnero, pasaron delante del Señor, y tocaron las bocinas, y el arca del pacto de Jehová los seguía. Y los hombres armados iban delante de los sacerdotes que tocaban las bocinas, y la retaguardia iba detrás del arca, mientras las bocinas tocaban continuamente. Y Josué mandó el pueblo, diciendo: Vosotros no gritareis, ni se oirá vuestra voz, ni saldrá palabra de vuestra boca, hasta que yo os diga: Gritad; entonces gritareis. Así que él hizo que el arca del Señor diera una vuelta alrededor de la ciudad, y volvieron luego al campamento, y allí pasaron la noche. {1SP 349.1} [Traducido]

Elena G. de White conecta estas marchas alrededor de Jericó, al sonido de las bocinas llevando el arca del pacto directamente con nosotros como los Adventistas del Séptimo Día, en "Testimonios para los Ministros y Obreros Evangélicos":

Satanás ha tomado todas las medidas posibles para que no venga nada entre nosotros como pueblo para reprendernos o reprocharnos, y exhortarnos a dejar a un lado nuestros errores. Pero hay un pueblo que llevará el arca de Dios. Algunos que no querrán seguir llevando el arca saldrán de entre nosotros. Pero éstos no podrán levantar vallas para obstruir la verdad; porque ésta irá hacia adelante y hacia arriba hasta el fin. En lo pasado Dios ha suscitado a hombres, y él todavía tiene hombres de oportunidad que esperan, listos para ejecutar sus órdenes: hombres que pasarán por restricciones que son sólo como muros embadurnados con una mezcla que ha perdido su fuerza. Cuando Dios pone su Espíritu en los hombres, éstos obran. Proclamarán la Palabra del Señor; elevarán su voz como trompeta. La verdad no será disminuida ni perderá su poder en sus manos. Mostrarán al pueblo sus transgresiones, y a la casa de Jacob sus pecados. {TM 417,418}

La historia de la conquista de Jericó sigue:

Las huestes hebreas marcharon en perfecto orden. Primero fue un cuerpo selecto de hombres armados, vestidos con sus trajes guerreros, entonces no para ejercer sus competencias de lucha, sino para creer y obedecer las instrucciones que se les habían dado. A continuación, siguieron siete sacerdotes con sus bocinas. Luego llegó el arca de Dios, adornada de oro, y un halo de gloria se cernía sobre él, llevada de sacerdotes con sus vestidos ricos y peculiares que denotaban su sagrado oficio. El gran ejército de Israel seguía en perfecto orden, cada tribu bajo su estandarte respectivo. Así que rodearon la ciudad con el arca de Dios. Ningún sonido se oía más que el andar de un poderoso ejército, y la voz solemne de las bocinas, se hizo eco por las colinas, y contundentemente a través de la ciudad de Jericó. Con asombro y alarma de los vigilantes de esa ciudad condenada seguían cada movimiento, e informaban a sus autoridades. Ellos no podían interpretar todo lo que esta figura significaba. Algunos ridiculizaban la idea de que la ciudad se pudiese tomar de esta manera, mientras que otros estaban asombrados, al contemplar el esplendor del arca, y la solemne y digna apariencia de los sacerdotes, y el ejército de Israel que los seguía, con Josué a la cabeza. Recordaban que el Mar Rojo, cuarenta años antes, se separó delante de ellos, y que un pasaje se acababa de abrir para ellos a través del río Jordán. Estaban demasiado aterrorizados con el espectáculo. Ellos fueron estrictos para mantener las puertas de la ciudad estrechamente cerradas, y poderosos guerreros hacían guardia en cada puerta. Durante seis días, los ejércitos de Israel realizaron su circuito por la ciudad. En el séptimo día, rodearon Jericó siete veces. La gente estaba ordenada, y como siempre, estaban en silencio. Solo se oía el sonido de las bocinas. El pueblo debía observar, y cuando las bocinas dieran un largo sonido mayor de lo normal, entonces todos debían gritar con una voz más alta, para que Dios les diese la ciudad. "Y sucedió que, al pasar el séptimo día, se levantaron al despuntar el alba, y rodearon la ciudad de la misma manera siete veces; solamente este día dieron vuelta alrededor siete veces. Y cuando los sacerdotes tocaron las bocinas la séptima vez, Josué dijo al pueblo: ¡Gritad!, porque el Señor os ha entregado la ciudad." "Entonces el pueblo gritó y los sacerdotes tocaron las bocinas. Y sucedió que, cuando el pueblo hubo oído el sonido de las bocinas, gritó con un gran vocerío y el muro se derrumbó. El pueblo subió luego a la ciudad, cada uno derecho hacia adelante, y la tomaron." {1SP 349.2} [Traducido]
Dios intentó mostrar a los israelitas que la conquista de Canaán no era atribuible a ellos. El capitán de las huestes del Señor venció en Jericó. Él y sus ángeles fueron implicados en la conquista. Cristo ordenó a los ejércitos de Cielo derribar los muros de Jericó, y preparó una entrada para Josué y los ejércitos de Israel. Dios, en este milagro maravilloso, no sólo fortaleció la fe de su pueblo en su poder para someter a sus enemigos, sino que reprendió su incredulidad anterior. {1SP 351.1} [Traducido]
Jericó, había desafiado a los ejércitos de Israel y el Dios del Cielo. Y al contemplar la multitud de Israel, marchando alrededor de su ciudad una vez al día, se alarmaron, pero confiaban en sus fuertes defensas, sus firmes y altas murallas, y estaban seguros de que podrían resistir cualquier ataque. Pero cuando sus firmes murallas de repente se tambalearon y cayeron, con un choque espectacular, como el estruendo de los más estrepitosos truenos, quedaron paralizados por el terror, y no pudieron ofrecer resistencia. {1SP 351.2} [Traducido]

Vamos ahora a recapitular lo que hemos aprendido:

Jesús se presenta a Josué como el capitán de la hueste celestial con una espada y le dice a Josué primero que se quite los zapatos:

Y sucedió que, estando Josué cerca de Jericó, que alzó sus ojos y vio un varón que estaba delante de él con una espada desenvainada en su mano. Y Josué, yendo hacia él, le dijo: ¿Eres de los nuestros, o de nuestros enemigos? Y él dijo: No, más como Príncipe del ejército de Jehová he venido ahora. Entonces Josué cayó sobre su rostro en tierra, le adoró y le dijo: ¿Qué dice mi señor a su siervo? Y el Príncipe de la hueste del Señor dijo: Quita el calzado de tus pies, porque el lugar donde estas es santo. Y Josué así lo hizo. (Josué 5:13-15)

Para entender a cuál tiempo escatológico apunta esto, tenemos que examinar exactamente todo el simbolismo que se da aquí. Entendemos que es Jesús mismo quien está hablando allí con Josué. Pero también marca un momento muy especial en la historia. Antes de que esta escena ocurriera, los Israelitas habían pasado el Jordán (Josué 5:1), fueron nuevamente circuncidados (Josué 5:3-8), prepararon la Pascua, y habían cambiado la dieta de Maná por el maíz y las frutas de la tierra de Canaán. Estos son todos los símbolos de la aceptación del sacrificio de Jesucristo: su muerte en la cruz por nosotros. El texto no nos dice cuántos días pasaron después que los Israelitas habían celebrado la Pascua, hasta que Josué ve a Jesús de pie ante Jericó con la espada en su mano, pero se puede entender que después del tipo de la Pascua, que simbolizaba la muerte de Jesús y su resurrección, pasaron 40 días hasta que Jesús se fue al cielo. Cuando Jesús llegó al cielo, comenzó su primer ministerio en el santuario celestial. Y todos los adventistas sabemos que esto fue en el año 31 d. C. en el Santo Lugar de su santuario celestial. Su primer ministerio como Sumo Sacerdote.

Cuando le dijo a Josué que él tendría que quitarse los zapatos, Jesús nos quiere decir exactamente dónde estamos en el flujo de la historia cristiana. Los sacerdotes tenían que despojarse los zapatos al entrar en el Lugar Santo y dejarlos en el atrio como hemos visto antes. Esto sólo puede significar que lo que Jesús se ocupará a explicar a partir de este punto, comenzará exactamente en el momento en que Jesús entrará en el Lugar Santo en el año 31. Este es el momento que se explica en un verso por el Apóstol Pablo en la carta a los hebreos:

Ni por la sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su [Jesús] propia sangre, entró una vez en el santuario, habiendo obtenido la redención eterna para nosotros. (Hebreos 9:12)

¿Y qué es ahora, lo que explica Jesús a Josué y nosotros que él /nosotros tenemos que hacer para conquistar Jericó/Babilonia y entrar en Canaán/el Cielo?

Y Jehová dijo a Josué: Mira, yo he entregado en tu mano a Jericó y a su rey, con sus hombres fuertes y valientes. Rodeareis pues la ciudad, todos los hombres de guerra, yendo alrededor de la ciudad una vez, y esto haréis durante seis días. Y siete sacerdotes llevarán siete bocinas de cuerno de carnero delante del arca; y el séptimo día daréis siete vueltas a la ciudad, y los sacerdotes tocaran las bocinas. Y cuando toquen prolongadamente los cuernos de carneros, así que oigáis el sonido de la bocina, todo el pueblo gritará a gran voz, y el muro de la ciudad caerá; entonces subirá y el pueblo cada uno derecho hacia adelante. (Josué 6:2-5)

Jesús está describiendo aquí toda la historia de su pueblo desde el momento en que Él entró en el santuario del cielo, en el Lugar Santo en el año 31, hasta la verdadera conquista de los cielos. Tuvieron que ser seis marchas en los primeros seis días y siete marchas en el séptimo día. Esta es la base para toda la comprensión de la repetición de los sellos, las iglesias, y como veremos en un próximo artículo, aun de las trompetas. En la clásica interpretación adventista, ¡hemos ni siguiera llegado hasta el fin del sexto día!

Pero nosotros tenemos la doctrina del santuario y entendemos hoy, que Jesús pasó del Lugar Santo al Lugar Santísimo en 1844. En aquel entonces comenzó su segundo servicio y ministerio en el Lugar Santísimo: la purificación del santuario celestial. Este es el último día de la historia terrenal: El Día del Juicio Investigador en el cielo, el día número siete en la conquista de Jericó. Y Jesús explica que las marchas anteriores alrededor de Jericó tienen que repetirse una vez más en aquel día: y el séptimo día rodeareis la ciudad siete veces.

Por favor, siga leyendo en la Parte II de La historia se repite para una comparación detallada entre la clásica y la moderna interpretación de los sellos a la luz de Jericó, una interpretación moderna de las siete iglesias y por qué el Mensaje de Orión no es "Astrología"...

< Anterior                       Siguiente >