El Último Conteo

Originalmente publicado el 18 de febrero de 2010 en alemán en www.letztercountdown.org

Muchos de ustedes probablemente se preguntaron, por qué no he publicado por casi dos semanas ningún otro artículo más. Esto se debió al hecho de que tengo que responder a muchas preguntas de ustedes, y también he recibido mucha confirmación adicional y nueva para el Reloj de Dios. Pero el enemigo no está dormido, ¡por supuesto que no! Un mensaje como el que contiene el Reloj de Dios, para Satanás es una espina en su costado, porque la verdad nos hará libres de él y del pecado.

Yo siempre había esperado, que pronto habría un ataque contra mí, si yo iba a publicar el Reloj de Dios. Pero lo que vino después, fue tan hábilmente hecho, que me ha tomado algún tiempo para distinguir la verdad de la mentira.

Primero recibí algunos e-mails de "hermanos", que al parecer tenían gran interés en estudiar el reloj del Orión. Se elogió el estudio, pero también se dijo que había un pequeño problema. Mi reloj no tenía en cuenta el calendario judío verdadero. Bueno, he examinado estas declaraciones y salió que esto podría ser cierto sólo en una sola fecha y que podría ser en el año 1986. En aquel entonces la iglesia ASD había hecho su solicitud de admisión en la ACK en la primavera de 1986, y esta fecha posiblemente todavía podría haber caído en el año judío antes, respectivamente, en 1985. Pero expliqué, que en realidad había dos eventos particularmente importantes en 1986. El primero fue la solicitud de admisión en la ACK, una asociación que apoya en gran medida el movimiento ecuménico. Y el segundo evento que también puede ser la razón, que Dios marcó este año en el reloj, ocurrió poco después, en el 27 de octubre de 1986. Un (todavía) no oficial representante y embajador de la Iglesia Adventista del Séptimo participó en la Primera Jornada Mundial de la Oración en Asís, que había sido convocada por el Papa Juan Pablo II como la primera y más grande reunión de oración ecuménica, que desde entonces ocurre sobre una base regular. Desde entonces la Iglesia Adventista del Séptimo Día está orando por la paz del mundo junto con los budistas, los magos, los hindúes, brujas, sacerdotes Woodoo, católicos, adoradores de los antepasados muertos y de otras religiones, que son claramente repugnantes para nuestro Dios de la Biblia. Y este 27 de octubre de 1986 ciertamente cae también en el calendario judío en el mismo año 1986. Ya en el año 2002 participó Bert B. Beach como representante oficial de la IASD en la Tercera Jornada Mundial de la Oración.

Así, pensé que el problema se habría resuelto con estos hermanos, que habían estudiado cuidadosamente el calendario bíblico, y estaba feliz de poder seguir estudiando con ellos. Lo que aconteció después me sorprendió. Explicaron que el reloj no podía ser correcto y debe ser ajustado debido a que Cristo vendría otra vez en la Fiesta de los Tabernáculos. Espera un minuto, ¿dónde encontramos ahora esto en la Biblia? ¡Y yo ni siquiera había mencionado en mi estudio del reloj directamente la segunda venida de Cristo! Les pregunté, que tiene que ver. Pero ellos no podían explicar, sin embargo, sostuvieron enérgicamente que sería como es. Hasta hoy ni siquiera explicaron, qué es exactamente lo que debe cambiar en el reloj. Sólo que necesariamente tendría que cambiar. ¡Y, de todos modos, añadieron, yo guardaría el falso sábado! El verdadero día de reposo de la Biblia se calcularía de acuerdo a la luna y todos estábamos guardando un sábado falso desde hace 166 años, porque nuestro día de reposo no estaba ajustado a la luna como lo hacían los judíos.

Guardar el sábado correctamente "según la Biblia" funcionaría en la siguiente manera: En la luna nueva es el primer sábado. Entonces, siete días después el segundo, que fuera día número 8. Después, los otros sábados serían en el día 15 del mes judío, y en el 22 y 29. Siempre en un ritmo de siete días. Pero el problema es, que la luna tiene un ciclo orbital de aproximadamente 29,5 días y el ritmo del sábado del séptimo día no puede ser atado a la luna. Esto sólo sería posible si el ciclo orbital de la luna fuera exactamente de 28 días. Así, estas personas recurren a un truco. Dicen que el ciclo de cada mes lunar comienza en luna nueva. En la luna nueva guardan en la mayoría de los meses DOS días de un sábado especial. Así, el día de reposo se desplaza casi cada mes a un día diferente de la semana. Para mí, esto parecía a primera vista muy ambiguo. Pero ellos enviaron mucho material para el estudio. Algunos eran muy amables, con una comprensión que me tomara el tiempo necesario para estudiar y que se orara por mí, otros, se comportaron como maestros de la teología y me presionaron y dijeron, que, si no me arrepentía de inmediato y cambiara "mi" reloj, yo sería responsable de la muerte eterna de mi alma y de la de mi esposa.

En el pasado las respuestas de muchos hermanos ASD han sido muy similares con respecto a "mi" reloj. ¡Estoy acostumbrado! Pero el sábado lunar me sorprendió después de todo. Cometí el error, y hago hincapié que claramente fue un error, de leer algunos de sus estudios. Y lo que resultó, sólo puedo decir que fue una "abismal confusión". Muchos de estos "hermanos" son muy hábiles con las palabras y entienden a la perfección cómo tornar simplicidad bíblica en complejidad lunar. Quien no está firme en la Palabra de Dios puede tropezar fácilmente allí. Muchos argumentos parecen tan obvios, que a veces no podía ver más el bosque por los árboles. Me torné más confundido diariamente. Si hacía una pregunta, nuevos estudios me eran enviados de todas partes. Una y otra vez recibía 20 o 30 páginas de material nuevo, ¡a veces tres o cuatro veces al día!

Entré en la oración. ¡Algo era sospechoso sobre el asunto! ¿Había realmente encontrado algunos amigos y hermanos interesados en el Reloj de Dios, o algo más estaba ocurriendo aquí? Les pregunté, por qué ninguno de ellos había mencionado hasta entonces, lo que el reloj revelaría realmente. Estamos hablando aquí, no tanto acerca de la segunda venida de Cristo. ¡Todos sabemos que esto será muy pronto! Aún menos se trata de un calendario judío o un sábado lunar. ¡Este Reloj tiene mucho que ver con el mensaje de "Salid de Babilonia mi pueblo" y quién y qué era y dónde está Babilonia! Pero sobre eso los "hermanos y hermanas" no querían saber nada. Otra vez me mandaron sólo grandes cantidades de nuevos documentos sobre el sábado lunar.

Después de casi dos semanas, durante las cuales había pedido a Dios para que Él aclarara el asunto por mí, una idea entró en mi mente. Me preguntaba, ¿cuál sería el significado y propósito de estos estudios si es que estas personas que me los enviaron no eran verdaderos hermanos que al parecer trataban de guardar el sábado bíblico en forma correcta, pero que en realidad sean enemigos, trabajando para el maligno? Y entonces quedó claro ante mis ojos, y tengo que admitir que estoy un poco avergonzado por no pensar en esto antes, la siguiente idea: "¡Comprueba si hay una religión, en la cual se guarda un sábado o días de descanso dependientes a la luna!"

Y entonces hice lo que suelo hacer siempre, comencé a investigar en el Internet. Y aun la primera búsqueda lo llevó a la luz.

En http://doormann.tripod.com/asssky.htm - y esto es sólo uno de muchos ejemplos - se puede leer, que estos días son los días del culto de la adoración a la luna de la antigua Babilonia y Sumeria:

Estos textos nos dicen, que los pronosticadores de Babilonia evaluaron la adecuación entre lo que el calendario previó y lo que realmente aconteció en el cielo. Divergencias de la orden esperada eran vistos con preocupación. En Mesopotamia eran probablemente los Sumerios, la gente que eran la civilización predominante de la región, que establecieron un calendario oficial por primera vez. El calendario sumerio fue lunar, y el mes comenzaba cuando la primara luna creciente era vista en el occidente. Un pasaje en los mitos babilónicos de la creación, en las instrucciones de Marduk a la luna, muestra una preocupación por el ciclo lunar:

Ordenó a salir a la luna, confió la noche (a ella) y la asignó como el adorno de la noche para medir el tiempo, y cada mes, infaliblemente, la marcó por una corona. "Cuando la luna nueva está sobre la tierra brillarás tú con cuernos, tienes seis días para medir; en el séptimo día, (tu) media corona (aparezca). Y (luego) deja, que periodos de quince días sean contrapartes de las dos mitades de cada mes. Como, entonces, el sol está creciendo en ti en las fundaciones del cielo, ¡disminuirás paso a paso, a la vuelta de tu crecimiento! " La "corona" es la luna con el disco completamente iluminado, y los cuernos se refieren, por supuesto, a la luna creciente. En el séptimo día una "media corona" describe la luna media iluminada en el primer cuarto, y el resto del texto narra la forma en que la luna debe seguir para medir los meses.

Algunos de los nombres de los meses sumerios han sobrevivido en los textos cuneiformes y, como los nombres de Egipto, se refieren a las principales festividades del mes: "El Mes de la Fiesta de Shulgi" y "el Mes de la ingestión de cebada de Ningursu". Fiestas fueron programadas por las fases de la luna, con las celebraciones regulares en el primer creciente, el primer cuarto del mes (el séptimo día), la luna llena (decimoquinto día), y el último día.

Si se lee este texto y lo compara con los estudios de los "hermanos", entonces nos damos cuenta, que este es uno y el mismo idioma y se trata del mismo asunto. Se trata de los festivales mensuales de la luna de la religión de la antigua Babilonia.

La Mentira del Sábado LunarHablé con los guardadores del sábado lunar al respecto. Y de inmediato la respuesta fue que estos "malos" días de Babilonia no coincidían con los días de reposo lunares de los judíos. Abajo puedes leer un mensaje corto de una "hermana", que ya estaba muy enojada conmigo:

Querido John,
Sólo para los registros: los días malos de Babilonia, como se les llamaba, estaban en el 1, 7, 14, 21, 28. No en el 8, 15, 22, 29 como los de la Biblia. Así, tu argumento no tiene ninguna base.
Con su amor,
O.

¡Léalo con cuidado! Se admite aquí, que sí existen "días malos de Babilonia" y "milagrosamente" ellos siempre están a un sólo día antes de la fecha de los supuestos sábados lunares judíos. Definitivamente raro, ¿verdad? ¿Cómo puede ser esto? La respuesta es muy fácil, si estudias cuidadosamente la Biblia y también tienes alguna información básica. Todos deberíamos saber, que los judíos hacen un cómputo inclusivo. Para ellos, el primer día del inicio de un período siempre se incluye en el total. Así que: Primer Día + siete = Octavo día. El método del cálculo de Babilonia es exclusivo. El primer día no se cuenta. Así que: Primer Día + siete = Séptimo día. (Por cierto, esto también resuelve un problema con los tiempos del gobierno de Nabucodonosor en el Libro de Daniel. Una vez más, tenemos diferentes cálculos del tiempo de Babilonia y de los judíos.)

Concluimos: Para las dos culturas el día de la luna nueva (que duró uno o dos días) fue el primer día. El séptimo día babilonio es el octavo de los judíos. El día decimocuarto de Babilonia es el decimoquinto judío. Entonces el 21 = 22 y el 28 = 29. ¡Resulta, que todas las fechas en este e-mail arriba son exactamente los mismos días en dos diferentes sistemas de cálculo! ¡Son los días malos de Babilonia!

Ahora, por supuesto, surge la cuestión, ¿quién era la diosa que se adoraba allí? Es muy sencillo: ¡Ishtar! ¡Lean mis artículos sobre el Escudo Papal, y sobre todo El Oso de San Corbiniano y Un Regalo del Cielo! Y de nuevo tenemos el cuadro completo: La Diosa es la Ishtar babilónica, la Isis egipcia, la Astarté fenicia, la Deméter griega, la Diana romana, y ¡María - la Madre de todas las Naciones y Reina del Cielo que tiene la luna bajo sus pies - la diosa católica!

Así, se trata una vez más sobre el culto de la diosa babilónica antigua de la luna, que está representado hoy en el mundo católico por medio de María. ¡Paganismo puro y anatema para el verdadero Dios Creador! Por lo tanto, el ritmo de siete días fue elegido por Dios para distinguir de una vez y para siempre el verdadero día de descanso basado en la semana de la creación, que no depende del ciclo lunar, para garantizar una clara separación de todas las religiones no-bíblicas, que adoran a los cuerpos celestiales en lugar de su Creador. En la serie Sombras del Futuro, destaco el verdadero significado de los Sábados Lunares a base bíblica y demuestro que la "Mentira del Sábado Lunar" fue diseñada para contrarrestar un mensaje maravilloso de Dios para Su pueblo.

La reacción de los "hermanos lunares" fue muy interesante, cuando envié mis conclusiones a ellos. Yo fui advertido a no condenar sus " valiosos nuevos descubrimientos" negligentemente y arrojarlos al fuego. ¡Dios me castigaría eternamente por esto! Bueno, ¿no te parece esta forma de pensar vagamente familiar a ti? ¡A mí, sí! Mi convicción es, que toda esta idea de un sábado lunar fue desarrollada por los Jesuitas. ¡No creas, que es tan fácil de refutar todo esto con la Biblia y el Espíritu de la Profecía! ¡Hay mentes inteligentes detrás de estos estudios con el fin de engañar aun a los escogidos si fuera posible! Ya existe un estudio de los años 1937/38 con más de 3000 páginas, que fue discutido por la Iglesia Adventista del Séptimo y hasta el día de hoy, no todos los argumentos son completamente aclarados. Esto se llama la colección de Amadon Grace. Si usted desea perder mucho tiempo como yo, entonces usted puede entrar en el Internet y buscarlo. Pero para mí hoy es claro, que, si alguien quiere hacerme guardar estos sábados irregulares alineados con las lunas nuevas y éstas están cayendo "por casualidad" exactamente en los días del culto de la diosa lunar de Babilonia y la Reina del Cielo, luego por lo menos entiendo, de donde el viento sopla. ¿Ustedes también, queridos hermanos y hermanas?

Para mí el resultado de esta penosa experiencia fue que perdí casi dos semanas en este estudio, y el verdadero mensaje que tengo para ustedes ha recibido un retraso temporal. Pero ahora quiero arreglar esto con este corto artículo de advertencia y explicación.

Entonces, ¡por favor no te dejes engañar por esta tontería y fraude! No te dejes confundir por los estudios aparentemente bíblicos y que los Milleritas llegaron a la fecha de 22 de octubre de 1844 por los cálculos de la luna. Miller y el "Movimiento del Séptimo Mes" (el Segundo Ángel) utilizaron este tipo de cálculo para calcular el comienzo del Día de la Expiación y del Juicio Investigador, de conformidad con el calendario caraíta y nunca para calcular el sábado. Incluso los judíos caraítas, que toman la Biblia muy en serio y calculan sus días de fiesta como en www.karaite-korner.com (que recomiendo a ti para el estudio), no guardan un sábado basado en la luna, sino nuestro normal sábado del séptimo día, el sábado del Creador.

Estos "hermanos lunares", sin embargo, mezclan todo para volver a una religión lunar. Cuando les había sugerido a algunos de ellos, que yo creía que ellos mismos podrían ser jesuitas, y que iba a publicar algunas de mis experiencias con ellos en mi sitio web, nunca he recibido ni una sola línea de estos "Santos de la Luna" hasta que… ustedes lo adivinaron… hasta que publiqué la serie de las sombras. ¡Reconocieron que estaba a punto de revelar el verdadero propósito de las festividades judías basadas en las lunas y toda su doctrina reventaría como una burbuja, porque la verdad nos hace libres!

Por lo tanto, todavía queda una última pregunta, ¿por qué me atacaron tan fuertemente? Era casi como un esfuerzo concertado, porque casi al mismo tiempo recibí e-mails de Canadá y de los Estados Unidos y otros países. ¿Por qué es de interés para los Jesuitas, que cambiara "mi" reloj? Amigos, si mis estudios del Reloj de Orión fueran un error, como algunos pretenden, ¿por qué entonces Satanás quiere atacarme a mí con un falso día de reposo? ¡Sin duda Satanás estaría feliz y satisfecho ya, si es que el reloj fuera una herejía! Pero eso no es cierto, y en realidad el reloj es el último mensaje de Dios para Su pueblo, porque Él quiere, que salgamos de Babilonia y vayamos a donde el remanente de Su pueblo está. Dios no deja nada al azar y siempre está con nosotros y nos guía cuidadosamente en este último tiempo de la historia.

¡Gracias a Dios por el sábado, que no depende de la luna, sino se puede fácilmente calcular usando siete dedos! ¡Shabat, Shalom!

< Anterior                       Siguiente >