El Último Conteo

Publicado originalmente el 11 de enero de 2013 en alemán en www.letztercountdown.org

El 9 de enero de 2013, recibí un mensaje de un hermano que me dio la oportunidad de finalmente sentarme a mi escritorio y cumplir mis deberes de dar una sesión de tutoría a aquellos que todavía no pueden clasificar correctamente las declaraciones contra el "fijar fechas" de Elena de White. En realidad, cualquiera que haya considerado cuidadosamente el Reloj de Orión y el Buque del Tiempo debe pensar acerca de las citas de Elena de White respecto a la fijación de fechas aún más profundamente, para no emplearlas a ciegas. En primer lugar, citaré la carta de este hermano, y después la respuesta que le envié ayer. Puesto que él es el editor de una revista adventista conservadora, le pedí permiso para dar su nombre, y él lo aceptó. Le damos las gracias por el coraje.

E-mail de Erich Schultze a John Scotram, 9 de enero de 2013
Asunto: Un aviso fraternal

Querido hermano Scotram:

Hoy, el editor de la "Voz del Remanente", su hermano en la fe Erich Schultze, le escribe una vez más con el fin de darle un consejo fraternal.

Dios te ha dado buenas habilidades, tal como se expresa, por ejemplo, en su ensayo muy valioso acerca de los sábados lunares y cálculos astronómicos, así como la confirmación de las enseñanzas adventistas básicas. También me he identificado con tu estilo animado y humorístico de escritura.

 Sin embargo, ya veía a primera vista que tú estabas en el camino equivocado en la cuestión de Orión y de la fijación de fechas. Elena de White advirtió contra el fijar fechas en varias ocasiones; una selección de ellas se puede encontrar al final en el archivo adjunto. Probablemente dirás que ya sabes todo eso, y como siempre sucede, por desgracia, dirás que no se debe entender de esa manera, etc. etc.

Por ello, y porque yo ya había leído respuestas similares en tu sitio web, yo estaba seguro de que las citas de Elena de White apenas te impresionarían. Si tan sólo leo el título de Mensajes Selectos, tomo 1, capítulo 23, página 217 (edición española) [inglés, página 185] "Cuidaos de Fijar Fechas", por lo menos para mí, el caso es muy claro y pienso que, por desgracia, estás en el camino equivocado. Bueno - una luz roja puede ser pasada por alto en el calor del momento y si ya estás muy involucrado en el asunto.

Puesto que habías determinado por ti mismo, que en el 2012 algo especial iba a suceder en el mundo - se hablaba de bolas de fuego - quise esperar hasta 2012 para estar seguro de que esta predicción no se haría realidad. Ahora estamos en el año 2013. Visitando tu sitio web, esperaba una explicación de por qué el evento no ha ocurrido, con la esperanza de que ahora admitirías tu error, pero el tiempo se extendió hasta el año 2013. Ahora bien, esta es la segunda luz roja, lo que obviamente estás pasando por alto.

Y entonces luego tu propio mismo reportaje acerca el del supuesto profeta Ernie Knoll, que no te da reconocería reconocimiento a ti y de lo del cual habrías has descubierto muchas deficiencias. Esta es la tercera luz roja.

Querido hermano Scotram, te lo ruego, despierta por fin. Desafortunadamente, no has seguido las claras declaraciones del Espíritu de Profecía, no has tomado tus consecuencias de tu predicción equivocada y todavía tratas de agarrarte de lo que sea incluso de los sueños de Ernie Knoll, aunque es más que obvio que él no tiene nada que ver con un profeta de Dios.

Tantas veces me encontré con hermanos que hablaban acerca de sus sueños, impresiones y sentimientos, supuestamente de Dios, con peculiares puntos de vista en conflicto con la Biblia. Satanás quiere distraernos del verdadero trabajo para Dios y de la proclamación de los mensajes de los tres ángeles, y nos da sensaciones excitantes y embriagadoras ideas falsas. No sólo nosotros mismos, sino también otros se sienten atraídos y afectados y, finalmente, llega el colapso. ¿De verdad quieres que pase el año 2013 también y luego esperar todavía todo el año 2014 y luego qué? Sería una pena verte a ti y a los que han tomado el mismo camino equivocado irse a la perdición. El único que se frota las manos, es él que prometió a Eva el conocimiento divino. La pregunta para ti y para mí es: ¿podemos ver que sólo somos unos pobres pecadores delante de Dios, y estamos destituidos de la gloria que debemos tener con Dios - como el publicano en oración delante de Dios? ¿Y Le damos nuestro corazón a diario, para que el Espíritu Santo nos cambie más y más a la imagen de Jesús?

Ambos podríamos trabajar juntos para la gloria de Dios al dar el mensaje de los tres ángeles sonando el Fuerte Clamor con gran alegría y celo santo, pero ¿cuánto tiempo tengo que esperar por ti?

Espero que no te molestes por mis palabras sinceras, pero me duele el alma que siempre sigues corriendo hacia tu propia desdicha. Que Dios esté cerca de ti y te dará reconocimiento y un nuevo comienzo.

Con mis mejores deseos

Tu hermano en el Señor

Erich Schultze

[Nota del autor: El archivo adjunto al correo incluyó las citas contra la fijación de fechas, que ahora son todas re-publicadas en mi respuesta. Por lo tanto, no están citadas aquí de nuevo.]

Respuesta de John Scotram a Erich Schultze en el 10 de enero de 2013

Querido hermano Erich Schultze:

En primer lugar, gracias con toda sinceridad por tu correo con el asunto "Un aviso bien intencionado". Como pude deducir de tus líneas con respeto y cariño, realmente te preocupas por mi/nuestra salvación y no desprecias nueva luz desde el principio. Esto es un acto honorable, ya que no es la norma en estos días. Quiero expresarte mi agradecimiento, en particular, por el hecho de que a través de tu escritura cortés me das la oportunidad de responder finalmente a los recurrentes argumentos contra la fijación de fechas de mis/nuestros oponentes, que suelen ser entregados en forma muy grosera. Quisiera abordarlos ahora de una manera fraternal y analítica, si me lo permites.

En la diapositiva 120 del estudio Orión, escribí sobre el carácter de Laodicea: "Son aquellos, que utilizan textos que ni siquiera comprenden completamente contra este estudio por el hecho de que incluye fechas. Son pobres, ciegos, y desnudos y no buscan la verdad, porque creen que ya han captado todo por su propio entendimiento."

Ahora me gustaría mostrarte, a qué iglesia del Apocalipsis (por desgracia todavía) perteneces...

Me enviaste algunas citas de Elena de White en relación con la "fijación de fechas" usándolas en contra de mis estudios sin comprender el tiempo en que vivimos y lo que la verdadera tarea de Elena de White era. También te lo mostraré a ti y muchos otros, que sólo son comparsas adventistas en el teatro celestial del "Conflicto de los Siglos", aunque deben ser de nuevo verdaderos actores adventistas con el papel principal.

Tomaste tu primera cita de "Mensajes Selectos, Tomo 1":

El Señor me mostró que el mensaje debe avanzar, y que no debe depender del tiempo, pues éste no será nunca más una prueba. Vi que algunos estaban siendo objeto de una falsa excitación provocada por predicar fechas, que el mensaje del tercer ángel puede permanecer sobre su propio fundamento y que no necesita de fechas para fortalecerse, y que proseguirá con gran poder y efectuará su obra y será abreviado en justicia. {1MS 220,221}

Para entender ésta y muchas otras citas, hay que seguir leyendo en lugar de sacarla fuera de contexto. Cuando hacemos eso, nos enteramos de que esta cita proviene de una visión que Elena de White recibió en 1851. Aquí está el resto de lo que ella escribió:

Vi que algunos estaban haciendo que todo se encaminara a este próximo otoño. Esto es, hacían sus cálculos y disponían de sus propiedades tomando ese tiempo como punto de referencia. Vi que eso estaba equivocado por esta razón: En vez de ir cada día a Dios y desear fervientemente conocer sus deberes actuales, miraban hacia adelante y hacían sus cálculos como si supieran que la obra iba a terminar este otoño, sin preguntar diariamente a Dios cuál es su deber. ­ E. G. de White. "Copiado en Milton, el 29 de junio de 1851. A. A. G." {1MS 221}

Ahora tenemos que colocar esta cita en su propio marco de tiempo entendiendo que todo el período del mensaje del tercer ángel se divide en dos secciones principales:

  1. El tiempo antes de 1888-1890, cuando la iglesia todavía tenía la oportunidad de irse directamente al cielo, y
  2. El período después de 1890, después de que la iglesia había perdido su oportunidad y tuvo que vagar nuevamente en el desierto.

En consecuencia, Haskell relató una declaración de Elena G. de White de esta forma:

El Buque de la Iglesia en peligro

“Vi que Jones y Waggoner tuvieron su contrapartida en Josué y Caleb. Como los hijos de Israel apedrearon los espías con piedras literales, ustedes apedrearon a esos hermanos con piedras de sarcasmo y ridículo. Vi que ustedes voluntariamente rechazasteis lo que sabíais ser la verdad. Apenas porque ella era demasiado humillante para vuestra dignidad. Vi algunos de ustedes en vuestras tiendas remedando y haciendo toda suerte de morisquetas de esos dos hermanos. Vi también que, si hubiésemos aceptado el mensaje de ellos, habríamos estado en el reino después de dos años de aquella fecha, pero ahora tenemos que retornar al desierto y permanecer 40 años". E. G. White, Escrito de Melbourne, Australia, 9 de mayo de 1892.

Esta cita es atacada con frecuencia por el IIB, pero proviene de una fuente sincera. Esta es la opinión de un opositor de la fijación de fechas acerca de ella:

En el Registro de la Conferencia de la Unión en 1899, Steven N. Haskell, un viejo amigo y partidario de Elena de White, escribió en un artículo titulado “El Mensaje del Tercer Ángel” lo siguiente: “¿Creen ustedes que estamos en los últimos días? Estamos en los últimos días de la muy última generación. Ya estamos diez años en el fuerte clamor del mensaje del Tercer Ángel. Hay un testimonio en el Boletín, publicado en 1892, que dice: ‘Si el pueblo de Dios habría trabajado, como debería haber trabajado inmediatamente después de la reunión de Minneapolis en 1888, el mundo podría haber sido advertido en dos años, y el Señor hubiera venido.’ Dios planificó a terminar la obra en la misma proporción como Su pueblo sintiera la importancia y el carácter sagrado de la obra y el celo con que trabajaría.”

Muchos estudiosos son rápidos para señalar que Haskell se habría equivocado porque no existe un Boletín de la Conferencia General publicado en 1892. A pesar de que él estaba citando erróneamente su fuente, es difícil creer que alguien tan prominente en la Iglesia como Haskell hubiera inventado una mentira, o atribuido algo a Elena de White, que ella nunca dijo o escribió. Una cosa que sí sabemos de las citas que ya hemos mencionadas, Elena G. de White sin duda creyó en 1896 que el pueblo de Dios ya podría haber estado en la Tierra Prometida si hubieran sido fieles. Por último, en 1901, Elena de White escribió lo siguiente: “Es posible que tengamos que permanecer aquí en este mundo debido a la insubordinación por muchos años más como los hijos de Israel. Pero por amor a Cristo, Su pueblo no debe añadir pecado a pecado acusando a Dios por causa de las consecuencias de sus propias acciones equivocadas. - Carta 184, 1901 {Fragmento del capítulo 8 de “Prophetic Parallels” de Adrián Welsh en www.4hispeople.info}.

Debe ser claro para ti que la Iglesia Adventista ha cumplido con el tipo de los israelitas bajo Moisés durante el Éxodo, que también perdió su primera oportunidad de entrar en Canaán.

 ¿También debemos perder nuestra segunda oportunidad, por causa de las citas de Elena de White erróneamente interpretadas y aplicadas, que fueron dadas por Dios para un tiempo y propósito específicos?

La visión misma, de la que todas las citas de Elena de White contra la fijación de fechas se derivan, es fechada de 1851, una época ANTES de Minneapolis, cuando la Iglesia Adventista debería haber entrado al cielo con el mensaje del tercer ángel sólo, por el don poderoso y conciso de "La Justificación por la Fe" traída por Waggoner y Jones.

Elena de White dijo:

... [el mensaje] proseguirá con gran poder y efectuará su obra y será ABREVIADO en justicia. {1MS 221}

Dios habló claramente acerca de dos mensajes en esta visión de Elena de White: 1. el mensaje de los tres ángeles ([el mensaje]) que debe ser llevado a un final repentino, por 2. el mensaje de Waggoner y Jones (La Justificación por la Fe).

Todos sabemos por la amarga experiencia de la mensajera de Dios misma que esto NO llegó a suceder.

Los críticos de Elena G. de White de las filas de los enemigos de la iglesia adventista cometen el mismo error al no poner la mayoría de las citas de la mensajera de Dios en su contexto temporal y tampoco pueden ver los dos grandes períodos de tiempo antes y después de Minneapolis. Por tanto, no pueden entender que algunas de las profecías del Espíritu de Profecía eran claramente condicionales y relacionadas con el caso de que el pueblo hubiera cumplido sus deberes dados por Dios en la manera correcta y en el momento adecuado (antes de 1890).

Estos son algunos ejemplos bien conocidos de la compilación Eventos de los Últimos Días:

Elena de White esperaba el regreso de Cristo en sus días

Se me mostró el grupo presente en la Conferencia. Dijo el ángel: "Algunos serán alimento para los gusanos, algunos sufrirán las siete últimas plagas, algunos estarán vivos y permanecerán sobre la tierra para ser trasladados en la venida de Jesús."-1T 131-132 (1856). {EUD 37}

Puesto que el tiempo es corto, debiéramos trabajar con diligencia y doblada energía. Nuestros hijos quizás nunca entren en la universidad.-3T 159 (1872).

No es realmente sabio tener hijos ahora. El tiempo es corto, están sobre nosotros los peligros de los últimos días, y los hijos pequeños serán mayormente arrebatados antes de esto.-Carta 48, 1876.

En esta época del mundo, cuando las escenas de la historia terrenal están por clausurarse pronto, y estamos por entrar en el tiempo de angustia como nunca lo hubo, cuantos menos sean los casamientos contraídos, mejor para todos, tanto hombres como mujeres.-2JT 124 (1885).

Vendrá la hora, no está muy lejana, y algunos de nosotros que ahora creemos, estaremos vivos sobre la tierra y veremos el cumplimiento de la predicción, y oiremos la voz del arcángel y la trompeta de Dios que resuena desde la montaña, la llanura y el mar hasta las partes más distantes de la tierra.-RH Julio 31, 1888.

El tiempo de prueba está precisamente delante de nosotros, pues el fuerte pregón del tercer ángel ya ha comenzado en la revelación de la justicia de Cristo, el Redentor que perdona los pecados.-1MS 425 (1892). {EUD 37}

El título de esta sección es "Elena G. de White esperaba el regreso de Cristo en sus días", que sin duda resultó ser una falsa expectativa. Estas profecías no cumplidas son de uso frecuente por los opositores de Elena de White. Para su defensa contra la acusación de ser una falsa profetisa, las razones para estas profecías no cumplidas son dadas en el mismo libro:

Se explica la demora

La larga noche de lobreguez es angustiosa, pero se posterga la mañana por misericordia, porque si el Maestro viniese muchos serían encontrados sin preparación.-2T 194 (1868).

Si los adventistas, después del gran chasco de 1844, se hubieran aferrado a su fe y hubieran ido unidos en pos de la providencia de Dios que abría el camino, y si hubieran recibido el mensaje del tercer ángel y si lo hubieran proclamado al mundo con el poder del Espíritu Santo, habrían visto la salvación de Dios, el Señor hubiera obrado con poder mediante sus esfuerzos, la obra se habría terminado y Cristo habría venido para recibir a su pueblo y darle su recompensa... No era la voluntad de Dios que se demorara así la venida de Cristo...

Durante cuarenta años, la incredulidad, la murmuración y la rebelión impidieron la entrada del antiguo Israel en la tierra de Canaán. Los mismos pecados han demorado la entrada del moderno Israel en la Canaán celestial. En ninguno de los dos casos faltaron las promesas de Dios. La incredulidad, la mundanalidad, la falta de consagración y las contiendas entre el profeso pueblo de Dios nos han mantenido en este mundo de pecado y tristeza tantos años.-Ev 504-505 (1883).

Si la iglesia de Cristo hubiese hecho su obra como el Señor le ordenaba, todo el mundo habría sido ya amonestado, y el Señor Jesús habría venido a nuestra tierra con poder y grande gloria.- DTG 587-588 (1898).

La visión de 1851, en la que se basan TODAS las declaraciones de Elena G. de White contra la fijación de fechas (como ya fue mencionado), claramente vino antes de 1888-1890 y pronosticó un buen resultado y un acortamiento de la obra. La condición misma, que omitiste en tu cita, se dio en la segunda parte de la visión:

"Vi que algunos estaban haciendo que todo se encaminara a este próximo otoño. Esto es, hacían sus cálculos y disponían de sus propiedades tomando ese tiempo como punto de referencia. Vi que eso estaba equivocado por esta razón: En vez de ir cada día a Dios y desear fervientemente conocer sus deberes actuales, miraban hacia adelante y hacían sus cálculos como si supieran que la obra iba a terminar este otoño, sin preguntar diariamente a Dios cuál es su deber. ­ E. G. de White. "Copiado en Milton, el 29 de junio de 1851. A. A. G." {1MS 221}

Aquí se puede ver claramente, que la visión fue dada a causa de la mala conducta de algunos de los adventistas de aquella época. La visión tiene un contexto de tiempo exclusivo para el otoño de 1851. No puede simplemente ser transportada a nuestros días, en parte debido a la gran decepción de 1890, y en parte porque ya estamos en el tiempo de la lluvia tardía después del gran vagar por el desierto del pueblo adventista infiel por 120 años (3 x 40).

El fracaso de la anterior generación de adventistas fue no "ir cada día a Dios y desear fervientemente conocer sus deberes actuales" y que "miraban hacia adelante" teniendo sólo el futuro en mente. No pidieron a Dios todos los días que les mostrara lo que Él esperaba de ellos y ellos no se dieron cuenta de que la obra podría haber sido terminada sin un adicional mensaje de tiempo, si hubieran predicado fielmente el mensaje del tercer ángel.

Así que, la visión muestra que la obra podría haber sido "abreviada" y que el mensaje del tercer ángel habría tenido éxito sin la predicación de tiempo, SI la iglesia se hubiera mantenida fiel. El mensaje completo del Cuarto Ángel no habría sido necesario.

Nuestra investigación ha demostrado incluso que la tribulación también habría sido abreviada y el AÑO de las plagas no hubiera tenido lugar. Esto puede verse fácilmente en el hecho de que, en 1888, las leyes dominicales ya estaban en efecto, pero no hubo tiempo suficiente de tres años y medio hasta el otoño de 1890. Cristo creó la tierra en seis días, y, por lo tanto, Él puede destruirla también en 6 días.

Por tanto, si nos fijamos en las citas de Elena de White contra el establecimiento de fechas, nunca debemos perder de vista el propósito para el cual la advertencia fue dada y el plazo durante el cual fueron escritos. De lo contrario, cometeremos el mismo error de los opositores de Elena de White y del adventismo, corriendo el riesgo no sólo de hacer de ella una falsa profetisa, sino aun de abusar y malinterpretar sus declaraciones para nuestra propia perdición.

Los que no tienen en cuenta estas circunstancias, sino usan las citas de Elena de White con fanatismo ciego y lleno de prejuicios contra la luz del Cuarto Ángel (del Espíritu Santo en la Lluvia Tardía), que ahora sí es necesario, no prestan atención a la advertencia del apóstol Pedro, y hacen con Elena de White lo mismo que muchos hacen con Pablo atacando el adventismo basándose en sus declaraciones acerca de los sábados (ceremoniales) y la alimentación (supuestamente permitida) de las carnes:

Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito, casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición. (2 Pedro 3:15-16)

Sin embargo, Elena G. de White no recibió sólo una profecía condicional de la entrada del pueblo adventista a la Canaán celestial para 1890, que fracasó, sino ella también vio lo que tendría que suceder, si la luz del Cuarto Ángel tuviera que venir en la lluvia tardía al rescate del mensaje del tercer ángel, si el plan del Señor hubiera fracasado debido a la terquedad de Su pueblo y por eso un largo vagar en el desierto habría acontecido:

Otros ángeles fueron enviados desde el cielo en ayuda del potente ángel, y oí voces que por doquiera resonaban diciendo: "Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte en sus plagas; porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades." Este mensaje parecía ser un complemento del tercer mensaje, pues se le unía como el clamor de media noche se añadió en 1844 al mensaje del segundo ángel. La gloria de Dios reposaba sobre los pacientes y expectantes santos, quienes valerosamente daban la postrera y solemne amonestación, proclamando la caída de Babilonia y exhortando al pueblo de Dios a que de ella saliese para escapar a su terrible condenación. {PE 277,278}

Pronto oímos la voz de Dios, semejante al ruido de muchas aguas, que nos anunció el día y la hora de la venida de Jesús. Los 144,000 santos vivientes reconocieron y entendieron la voz; pero los malvados se figuraron que era fragor de truenos y de terremoto. Cuando Dios señaló el tiempo, derramó sobre nosotros el Espíritu Santo, y nuestros semblantes se iluminaron refulgentemente con la gloria de Dios, como le sucedió a Moisés al bajar del Sinaí. {PE 15}

Los que no recibirán la lluvia tardía no entenderán la voz de Dios y confundirán el anuncio de la hora con "truenos". ¡Esta es una advertencia muy seria a los anti-fijadores-de-fechas, dada por la primera visión de Elena G. de White en diciembre de 1844!

Durante mi estudio muy detallado de las citas pertinentes de Elena de White en los últimos siete años, me di cuenta de que la misma aparente contradicción en las citas de Elena de White sobre la fijación del tiempo, también existe en la Biblia misma en igual forma.

Basta con comparar los siguientes versos:

Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre. (Marcos 13:32)

Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti. (Apocalipsis 3:3)

Cualquier estudiante serio de la Biblia debe darse cuenta de que es necesario armonizar la Biblia con sí misma con el fin de evitar, en última instancia, descartarla por completo. Siempre hay que poner las citas en su propio contexto histórico y lógico, de lo contrario sufriría naufragio hundiéndose en las olas de la confusión.

Todo el Movimiento Adventista es un movimiento que se inició con fijadores de fechas y sus sucesores, entre los cuales se encontraba también Elena Harmon (White). En el primer Clamor de Medianoche experimentaron una decepción, pero resultó en un torrente de luz: la doctrina del santuario. Sólo aquellos que entran en el santuario pueden experimentar la luz del Cuarto Ángel, y después de 1844 sólo aquellos que entrarán en el Lugar Santísimo estarán con Jesús en el Reino. El pueblo adventista tiene que aprender de su historia, y especialmente de su terrible error en 1888-1890. Fue bueno para ellos no saber durante su solitario vagar en el desierto cuando iba a terminar para que nadie repitiera el error de 1888 y mirara sólo al futuro. Sin embargo, iba a llegar un tiempo en que el clamor de media noche debe ser repetido, porque a través de la apostasía, el mensaje del tercer ángel había perdido la fuerza con la que podría haber permanecido sobre su propio fundamento en 1888-1890. Tuvo que venir un reavivamiento y reforma que superaría el clamor de media noche de 1844, y esto sólo sería posible a través de la obra del Espíritu Santo mismo.

En El Conflicto de los Siglos, Elena de White escribió que los Milleritas habían encontrado una explicación lógica y correcta de la aparente contradicción entre las advertencias de Jesús en la Biblia con respecto al tiempo y su anuncio de la hora en el Clamor de Media Noche, que supuestamente incluso el mismo Señor no sabía.

"Nadie sabe el día ni la hora" era el argumento aducido con más frecuencia por los que rechazaban la fe del advenimiento. El pasaje bíblico dice: "Empero del día y hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino mi Padre solo." (S. Mateo 24: 36.) Los que estaban esperando al Señor dieron una explicación clara y armoniosa de esta cita bíblica, y resultó claramente refutada la falsa interpretación que de ella hacían sus adversarios. {CS 420}

Aunque Elena de White dice más adelante en el pasaje que la fecha exacta no se conocía, sino sólo la cercanía de la venida de Jesús, que para su tiempo era la convicción correcta, no debemos olvidar lo que ella está confirmando con su declaración, a saber: que Miller y sus "traviesos" compañeros fijadores de fechas, especialmente Samuel Snow, quien realmente había fijado el día y la hora al 22 de octubre de 1844, habían dado una explicación clara y correcta de esos textos bíblicos. Así, los numerosos argumentos de los anti-fijadores de fechas colapsan, porque Elena G. de White confirma que en realidad existe una interpretación correcta de este pasaje que permite la afirmación que el día y la hora pueden ser conocidos.

La armonización adecuada de esta aparente contradicción en la Biblia se puede alcanzar de la misma manera como todas las otras contradicciones se resuelven: uno sólo tiene que poner los pasajes en su contexto adecuado y en las circunstancias temporales identificando la audiencia de objetivo y el propósito de la declaración, y de esta manera se dispersa la niebla de las aparentes contradicciones lógicas.

Si lo hacemos, podemos ver que fue hace 2000 años cuando Jesús dijo a Sus discípulos que aun Él no sabía el tiempo de Su venida. Parece inconcebible para nosotros que Jesús, quien es Dios mismo, y ahora está delante de Su Padre en el Lugar Santísimo realizando el servicio sacerdotal y sentado a la diestra de Su trono, todavía no hubiera sido informado por Su Padre. ¡Creer esto es ridículo e incluso estúpido!

Por lo tanto, tenemos que asumir que durante Su ministerio como un ser humano, Jesús no sabía la hora, y esto por una buena razón:

Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; (Hechos 1:6-7)

No, no les tocaba a los primeros discípulos saber la hora. Habría sido una experiencia impactante para ellos saber que el Señor no vendría por casi otros 2000 años, y esta información habría puesto su misión en gran peligro.

Pero Jesús respondió con habilidad y al mismo tiempo les dijo lo que era pertinente a ellos, y cuándo llegara el tiempo en que el día y la hora podrían ser conocidos:

… pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. (Hechos 1:8)

Su tarea y la nuestra es dar testimonio al mundo y esto se hará con el poder del Espíritu Santo, pero en un momento dado este Poder nos guiará a toda la verdad y nos PROCLAMARÁ EL TIEMPO a nosotros. Aquí es donde los "adventistas" de hoy día dejan de leer y acortan la cita:

Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. (Juan 16:13)

El Espíritu Santo es Él que muestra el futuro, y ¿cuándo será ese momento? No ha sido durante el derramamiento de la lluvia temprana en Pentecostés en el año 31 d.C., sino durante el derramamiento de la lluvia tardía desde 2010 y en gran manera desde enero de 2013, como veremos en otros estudios en nuestro sitio web.

Ni siquiera nos tocó a nosotros saber la fecha exacta de la Segunda Venida hasta enero de 2013. Tuvimos que hacer el mismo error que los Milleritas cometieron de estar un año demasiado temprano, para que el pueblo pudiera ser advertido aun con más urgencia. No íbamos a calcular una fecha demasiado remota, como se dice en otra declaración de Elena de White que fue citada por ti. Nos hemos equivocado por sólo un año, al igual que lo que ya pasó una vez.

Por todos los argumentos en contra de la fijación de fechas, no te das cuenta de la diferencia de la época en que nosotros vivimos y en la que Elena de White vivió, y de la tarea que ella tenía que cumplir. Es por eso que estás aplicando de manera incorrecta las declaraciones de ella. Ya no estamos frente un vagar por el desierto de 120 años y tampoco podemos cumplir con la tarea de dar el mensaje del tercer ángel sin el poder del Espíritu Santo y sin otro Clamor de Medianoche, porque somos parte de una iglesia adventista devastada y deteriorada que no tiene nada que ver con la iglesia de 1888. Necesitamos las palabras de Él, que nos muestra el futuro para que podamos despertarnos y empezar a dar el Fuerte Pregón con poder. Cualquier persona que pasa esto por alto, no sólo pone en peligro la iglesia, sino también toda la misión que Jesús nos ha dado para cumplir, y esto significa que no sólo el universo, sino que incluso Dios mismo sería sometido por Satanás en esta fase final del Gran Juicio.

¿Quieres correr ese riesgo y seguir considerando mis cálculos astronómicos sólo "hábiles" sin verificar la evidencia bíblica? ¿Vas a seguir reclamando que no pasó nada en el 2012, a pesar de que tú mismo escribiste en tu diario acerca de la persecución que se inició en contra de los siervos fieles del mensaje del tercer ángel como Walter Veith y Hugo Gambetta exactamente en el período mostrado por Orión para el quinto sello?

¿Cuán ciego debe ser uno, para no darse cuenta de que nuestro conocimiento como estudiantes de la luz del Cuarto Ángel sigue creciendo, y que no todo lo que abarca esta luz ya ha sido identificado? Es por eso que cada vez llegamos a ser más precisos en la lectura de los dos relojes grandes de Dios.

Uno de nuestros próximos artículos dejará muy claro que no nos limitamos a "mirar hacia adelante", sino que nuestra misión era y es mostrar la historia del pueblo adventista y su desviación del plan de Dios, e incluso resolver todos los misterios del tiempo de la Biblia con la ayuda del Espíritu Santo. Esta luz comenzó a brillar cuando nos dimos cuenta de que no sólo podemos conocer la fecha de la muerte de Jesús en la cruz, sino incluso Su cumpleaños como un ser humano, y la creación de Adán hasta el día exacto. Este conocimiento abre la Biblia entera, y ahora entendemos por qué sólo intervalos de tiempo son dados en la Biblia sin fechas. Hasta hoy día no era posible fechar el curso cronológico exacto de la historia bíblica, incluso por miles de eruditos. Un día, el Espíritu Santo no sólo iba a hacer saber las cosas venideras con el día de la Segunda Venida de Jesús, sino nos iba a guiar a TODA la verdad en relación al tiempo.

Esta verdad y la solución de los grandes misterios bíblicos por una armonía perfecta de años sabáticos, años de jubileos, y los datos dados por Dios en las Escrituras, fue el regalo de cumpleaños que Jesús quiso dar a Su verdadera iglesia el 27 de octubre de 2012. La Iglesia Adventista del Séptimo Día, sin embargo, rechazó este regalo de cumpleaños y prefirió abrir el paquete engañoso del papa que contenía el "Sábado de la Creación". ¿Vas a copiarlos a pesar de tu gran confianza en la dirección de Dios a través del Espíritu de Profecía? ¿No te gustaría sentarte conmigo y reconsiderar las citas de Elena de White y ponerlas en su contexto adecuado?

Buscando en la Biblia por "libros" que se describen como si no hubieran sido descifrados, encontramos que quedan sólo dos libros: el Libro de los Siete Sellos que Jesús comenzó a abrir en 1846 y el Libro de los Siete Truenos, que entonces ni siquiera había sido escrito. El Libro de los Siete Sellos está ahora casi completamente abierto ante nosotros en Orión, pero sólo recientemente hemos llegado al punto de ser capaces de interpretarlo correctamente. Esto fue planeado por Dios y no era un mero error de los fijadores del tiempo. El Libro de los Siete Truenos, sin embargo, no había sido escrito por Juan el Revelador, porque el sol y la luna primero tenían que seguir sus cursos desde 1841 hasta 2012, para que pudiéramos verlo escrito en frente de nosotros.

Todas estas interpretaciones maravillosas y profundas están completamente pasadas por alto por los anti-fijadores-del-tiempo que son nada más que anti-adventistas. Ellos no ven la gloria de Dios. En realidad, no entran en el Lugar Santísimo, donde Jesús les enseñará por medio de Su Espíritu, y ellos tampoco saben lo que significa cooperar con Dios.

Ellos insisten en su propia ensombrecida comprensión de los escritos de la mensajera de Dios, que fue enviada para preparar a un pueblo que estaba fracasando y que finalmente fracasó para un largo vagar por el desierto, y en última instancia para un castigo terrible (las bolas de fuego). Sólo aquellos que reconocen que Dios no hace nada sin informar a Sus profetas, realmente conocen a Dios y son Sus verdaderos hijos. Ellos reconocen que Él siempre da el tiempo antes que la gran destrucción venga, porque Él no cambia y eso corresponde a Su naturaleza de amor. Dios no cambiará Su carácter en la conclusión de Su obra. Él siempre ha actuado según el principio de la revelación progresiva del tiempo y Él lo sigue haciendo en la actualidad.

Con este conocimiento, vamos a empezar a examinar cada cita que compartiste:

De la visión de 1851 en Mensajes Selectos, Tomo 1

El Señor me mostró que el mensaje debe avanzar, y que no debe depender del tiempo, pues éste no será nunca más una prueba. Vi que algunos estaban siendo objeto de una falsa excitación provocada por predicar fechas, que el mensaje del tercer ángel puede permanecer sobre su propio fundamento y que no necesita de fechas para fortalecerse, y que proseguirá con gran poder y efectuará su obra y será abreviado en justicia. {1MS 220,221}

Sí, el Señor le mostró a Elena de White en 1851 que el mensaje del tercer ángel no dependería de una fecha específica, porque el pueblo estaba destinado a ir al cielo en 1890 sin la plena luz del Cuarto Ángel. La obra debía ser "abreviada" por el mensaje de la "Justificación por la Fe" traída por Waggoner y Jones. Si eso habría ocurrido, el tiempo nunca más hubiera sido una prueba y el mensaje para el pueblo "no habría necesitado fechas para fortalecerse."

Pero no resultó así, por lo que el Clamor de Medianoche tenía que repetirse para dar poder al pueblo como en el primer Clamor de Medianoche.

El resto de la visión:

Vi que algunos estaban haciendo que todo se encaminara a este próximo otoño. Esto es, hacían sus cálculos y disponían de sus propiedades tomando ese tiempo como punto de referencia. Vi que eso estaba equivocado por esta razón: En vez de ir cada día a Dios y desear fervientemente conocer sus deberes actuales, miraban hacia adelante y hacían sus cálculos como si supieran que la obra iba a terminar este otoño, sin preguntar diariamente a Dios cuál es su deber. ­ E. G. de White. "Copiado en Milton, el 29 de junio de 1851. A. A. G." {1MS 221}

Era una visión por causa de una mala conducta de un grupo de adventistas que fijaron incorrectamente el tiempo para el otoño de 1851, y establece las razones que revelan una motivación equivocada de los involucrados. En nuestra comunidad sinceramente le pedimos a Dios todos los días para saber cuál es nuestro deber en cada momento. Ninguno de nosotros, desde su bautismo, descuidó de predicar los mensajes de los tres ángeles en su totalidad. Todos obedecemos al mensaje pro-salud y el código de vestimenta y vivimos en el campo y trabajamos en las "ciudades" como lo aconsejó Elena de White.

La pregunta diaria sobre la voluntad de Dios resultó que Dios preparó a un grupo de personas desde hace mucho tiempo para convertirse en Su portavoz. A algunos de nosotros se nos mostraron los estudios o nuestra granja en forma simbólica a través de sueños, mucho tiempo antes de que ellos nos conocieran personalmente. Cuando vieron los estudios, ya sabían que provenían de Dios. Luego se comunican con nosotros y nosotros les examinamos con la Biblia. Algunos recibieron sueños y visiones de Dios, como Elena G. de White lo hizo, cada vez que llegamos a un punto en nuestros estudios en el que no podemos avanzar por nosotros mismos. Algunos de ellos fueron instruidos por Dios para venir a nosotros a Paraguay y los hemos recibido con todo corazón.

No sólo nuestros estudios habían sido dados por el Espíritu Santo, sino también nuestros últimos artículos y los artículos que explican los 1335, 1290 y 1260 días fueron confirmados por Él. También recibimos la confirmación de que hemos recibido el candelero, cuando pasábamos en el día 20 de nuestro viaje simbólico desde el atrio del Santuario Celestial al Lugar Santísimo.

A través del Espíritu Santo nos enteramos de la fecha en que la Lluvia Tardía comenzó a ser derramada sobre los demás en mayor medida. Poco tiempo después, en la víspera del sábado 5 de enero de 2013, a todo el grupo se le dio la luz que nuestros cálculos todavía contenían un error de exactamente un año. Como Elena de White ya lo había visto en visión, el Señor había mantenido deliberadamente Su mano sobre este error para que pudiéramos advertir a la Iglesia Adventista del Séptimo Día antes de que su período de gracia terminara, lo que hicimos en la primavera de 2012 de acuerdo con la guía del Espíritu Santo.

En nuestros cálculos no habíamos considerado que el año de las plagas es independiente del Juicio de los Vivos, por lo que habíamos pasado por alto el hecho de que hay una superposición de dos períodos de tiempo para el Juicio de los Vivos y el Tiempo de Angustia, que ambos se extienden sobre tres años y medio. El tiempo de angustia consiste en el pequeño tiempo de angustia y el gran tiempo de angustia, y sólo el gran tiempo de angustia incluye las plagas. Todo esto se muestra exactamente en Orión y el Buque del Tiempo, sólo habíamos cometido un error de lectura, y eso por voluntad divina.

Debido a que cada día buscamos la voluntad de Dios y estábamos dispuestos a dejar la comodidad de nuestros hogares, y muchos de nosotros incluso a sus familias, para servir a la causa de Dios, recibimos toda la luz sobre el mensaje de tiempo el 5 de enero de 2013 y comenzamos a modificar los artículos y estudios pertinentes de acuerdo con las instrucciones de Dios.

Nos preguntamos si esto tendría algo que ver con el sellamiento (ver PE 72), porque, obviamente, hasta ahora no habíamos conocido el día y la hora, a pesar de que lo creíamos. ¡Ninguno de nosotros, sin embargo, había afirmado previamente ser sellado! Eso es algo que ninguno de nosotros se atrevería sin confirmación divina.

Anoche, el 9 de enero de 2013, encontramos que todo esto era un cumplimiento de una profecía de Elena G. de White, que muchos ni siquiera reconocen como una profecía...

Al principiar el santo sábado 5 de enero de 1849, nos dedicamos a la oración con la familia del Hno. Belden en Rocky Hill, Connecticut, y el Espíritu Santo descendió sobre nosotros. Fui arrebatada en visión al lugar santísimo, donde vi a Jesús intercediendo todavía por Israel. En la parte inferior de su ropaje, llevaba una campanilla y una granada. Entonces vi que Jesús no dejaría el lugar santísimo antes que estuviesen decididos todos los casos, ya para salvación, ya para destrucción, y que la ira de Dios no podía manifestarse mientras Jesús no hubiese concluido su obra en el lugar santísimo y dejado sus vestiduras sacerdotales, para revestirse de ropaje de venganza. Entonces Jesús saldrá de entre el Padre y los hombres, y Dios ya no callará, sino que derramará su ira sobre los que rechazaron su verdad. Vi que la cólera de las naciones, la ira de Dios y el tiempo de juzgar a los muertos, eran cosas separadas y distintas, que se seguían, una a otra. También vi que Miguel no se había levantado aún, y que el tiempo de angustia, cual no lo hubo nunca, no había comenzado todavía. Las naciones se están airando ahora, pero cuando nuestro Sumo Sacerdote termine su obra en el santuario, se levantará, se pondrá las vestiduras de venganza, y entonces se derramarán las siete postreras plagas. {PE 37}

A pesar que todos conocíamos esta visión, habíamos incluido las plagas en el período de los tres años y medio del Juicio de los Vivos, y sólo podemos explicar esto por el hecho de que Dios había realmente mantenido Su mano sobre este asunto.

Tengan en cuenta la fecha de la visión: era el 5 de enero de 1849, hace exactamente 164 años antes del 5 de enero de 2013, cuando nos fue dada la luz sobre este aspecto de tiempo, y así pudimos finalmente determinar el día exacto de la Segunda Venida de Jesús. La diferencia de tiempo entre la visión de Elena de White y la venida de Jesús en el otoño de 2016 es exactamente 168 años en la manera judía de contar, y corresponde a los 168 años que se encuentran en la visión de Daniel 12, que es lo que proveía la clave para descifrar el Reloj de Orión.

El último párrafo de esta visión de Elena G. de White dice:

Pregunté a mi ángel acompañante qué significaba lo que oía y qué iban a hacer los cuatro ángeles. Me respondió que Dios era quien refrenaba las potestades y que encargaba a sus ángeles de todo lo relativo a la tierra; que los cuatro ángeles tenían poder de Dios para retener los cuatro vientos, y que estaban ya a punto de soltarlos, pero mientras aflojaban las manos y cuando los cuatro vientos iban a soplar, los misericordiosos ojos de Jesús vieron al remanente todavía sin sellar, y alzando las manos hacia su Padre intercedió con él, recordándole que había derramado su sangre por ellos. En consecuencia se le mandó a otro ángel que fuera velozmente a decir a los cuatro que retuvieran los vientos hasta que los siervos de Dios fuesen sellados en la frente con el sello de Dios. {PE 38} [Anotación: El texto original inglés dice "al remanente todavía sin sellar" y no "al pueblo remanente todavía sin sellar" como en la traducción oficial. Esto fue corregido por el autor.]

Aquí es mencionado un "remanente todavía sin sellar." En consecuencia, el 5 de enero de 2013 cuando se cumplió esta visión profética de Elena G. de White, tuvo que haber existido un grupo de personas que ya estaban sellados ese día. Por lo tanto, nuestra pregunta fue respondida en cuanto a si ahora sabíamos la fecha correcta. También se respondió finalmente, si habíamos sido aceptados como los "jurados en el tribunal de Dios", porque Elena G. de White incluso llamó a esta visión famosa "El Sellamiento".

¿Quiénes iban a tener semblantes refulgentes, si no aquellos quienes tienen estas experiencias con Dios?

Pronto oímos la voz de Dios, semejante al ruido de muchas aguas, que nos anunció el día y la hora de la venida de Jesús. Los 144.000 santos vivientes reconocieron y entendieron la voz; pero los malvados se figuraron que era estruendo de truenos y de un terremoto. Cuando Dios señaló el tiempo, derramó sobre nosotros el Espíritu Santo, y nuestros semblantes se iluminaron refulgentemente con la gloria de Dios, como le sucedió a Moisés al bajar del Sinaí.

Los 144.000 estaban todos sellados y perfectamente unidos. En su frente llevaban escritas estas palabras: "Dios, Nueva Jerusalén", y además una gloriosa estrella con el nuevo nombre de Jesús. {PE 72}

En nuestras frentes está escrito:

  1. "Dios", nuestro Padre, por quien nos hemos comprometido a dar testimonio, y para quien hemos renunciado a todo.
  2. "Nueva Jerusalén" en el espacio abierto en Orión, donde está nuestro hogar, y adonde pronto viajaremos con Jesús.
  3. Y conocemos la "gloriosa estrella con el nuevo nombre de Jesús", Alnitak.

Son estas las personas de las cuales Elena de White dice en su cita contra la fijación de fechas en el junio de 1851:

En vez de ir cada día a Dios y desear fervientemente conocer sus deberes actuales, miraban hacia adelante y hacían sus cálculos como si supieran que la obra iba a terminar este otoño, sin preguntar diariamente a Dios cuál es su deber. {1MS 221}

No debemos cometer el error de sacar citas fuera de su contexto temporal para aplicarlos a grupos de personas que no eran de ninguna manera la audiencia de objetivo del texto. Pronto escribiremos más en la sección El Don de Profecía acerca de la restauración del Espíritu de Profecía en nuestro medio a través de los hijos e hijas y siervos y siervas (Hechos 2:17). Te equivocas al decir que Ernie Knoll era un falso profeta desde el principio. Debido a su orgullo y codicia no cumplía su misión y se ha colocado por encima de Dios, como Satanás lo hizo. Ernie Knoll cumple el tipo bíblico de Balaam, que quiso maldecir al pueblo, pero sólo pudo pronunciar bendiciones. Así, Ernie Knoll había trabajado mucho tiempo para Dios, pero cuando él se enorgulleció, sus sueños se mezclaron con mensajes de Satanás. Se debe ejercer discernimiento. En un día específico en el año 2010 llegó el último sueño de Ernie Knoll que era completamente de Dios, a pesar de que hasta hoy día sus sueños contienen de vez en cuando una cierta bendición para nosotros. Luego se entregó cada vez más a su nuevo amo. Por lo tanto, un grupo de gente fue llamado al servicio de Dios por el Espíritu Santo, exactamente en este tiempo después de que él había recibido su último sueño que no contenía errores. Nada sucede por casualidad en el plan de Dios, y todo sucede de acuerdo con el gran santo Reloj del Tiempo, que tenemos el privilegio de leer.

La cuestión del fin del tiempo de la gracia

Me han llegado cartas preguntándome si tengo alguna luz especial acerca del tiempo cuando terminará el tiempo de gracia; y yo respondo que sólo tengo un mensaje que dar: que ahora es tiempo de obrar mientras el día dura, porque viene la noche cuando nadie puede trabajar. Ahora, precisamente en este momento, es tiempo de que nosotros estemos velando, trabajando y esperando. ... Pero no se le ordena a nadie que escudriñe las Escrituras para afirmar, si fuera posible, cuándo terminará el tiempo de gracia. Dios no tiene un mensaje tal para labios mortales de ninguna clase. No quiere que una lengua mortal declare lo que él ha ocultado en sus concilios secretos (RH 9-10-1894). {7CBA 1000,1001; 1SM 191.2}

Tu segunda cita cae por las mismas razones, con algunas consideraciones más. Esta vez nos encontramos en el período después de 1890 después de que la gran decepción de Minneapolis ya había tenido lugar. La Iglesia Adventista era culpable de haber fallada en alcanzar el estándar en lo que se refiere al Reino. Elena G. de White fue incluso "desterrada" a Australia y tuvo que soportar la hostilidad de los hermanos. Muchos de los que aún estaban de su lado, se acordaron de sus profecías de un fin "abreviado" y rápido y quisieron saber lo que estaba pasando, así que le preguntaron sobre el fin del tiempo de la gracia. Elena G. de White fue objeto de una creciente presión debido a que, en 1894, ella ya se había dado cuenta de que la iglesia probablemente no entraría en la Canaán celestial por un tiempo largo e indefinido. Este conocimiento pesaba sobre ella. Ya no podía consolar al pueblo, pero tenía que predicar lo que Dios había dicho: "Sólo tengo un mensaje que dar"... "No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su poder".

Y sin embargo... el Señor le dio a ella palabras de consuelo para aquellos que saben interpretar las declaraciones proféticas en la forma correcta.

Ella dijo que ahora era el "día" en que se debe trabajar, en otras palabras, el día celestial de los 168 años para el Juicio de los Muertos. La "noche, cuando nadie puede trabajar" se refiere al gran tiempo de angustia. Y en el medio está el pequeño tiempo de angustia que se solapa con el Juicio de los Vivos, durante el cual los que son sellados, por definición, ya no serán "mortales". En realidad, ninguna "lengua mortal" jamás ha proclamado el momento correcto de la Segunda Venida de Jesús, que Dios el Padre sólo revela a Sus jurados, manteniéndolo en secreto para todos los demás, que sólo escucharán truenos. También nosotros todavía éramos "mortales" hasta el 5 de enero de 2013, ya que no habíamos proclamado el tiempo correcto debido al hecho de que nuestro estudio incluyó un pequeño error de exactamente un año. Si podemos creer que formamos parte de los 144.000, entonces, por definición, ya no somos mortales, ya que este grupo de personas no verá la muerte antes de que Jesús venga y los lleve a la Santa Ciudad:

Moisés representaba a los que resucitarán de entre los muertos al producirse el segundo advenimiento de Jesús. Y Elías, que fue trasladado sin conocer la muerte, representaba a los que, cuando vuelva Cristo, serán transformados en inmortales y trasladados al cielo sin ver la muerte. Los discípulos contemplaban con temeroso asombro la excelsa majestad de Jesús y la nube que los cobijaba, y oían la voz de Dios diciendo con terrible majestad: "Este es mi Hijo amado,... a él oíd." {PE 164}

¿Es presuntuoso asumir que nosotros ahora formamos parte de los 144.000? En general, ¿puede una persona saber que ella es una de los 144.000?

Elena G. de White responde la pregunta en forma decisiva:

No es su voluntad que entren en controversias por cuestiones que no los ayudarán espiritualmente, tales como: ¿Quiénes han de componer los 144.000? Fuera de duda, esto lo sabrán dentro de poco los que sean elegidos de Dios.-1MS 205 (1901). {EUD 274}

Como hemos aprendido, el sellamiento tiene que ver con el conocimiento del tiempo, y el sello mismo es "Dios, Nueva Jerusalén y la estrella que contiene el nuevo nombre de Jesús." Los que conocen el nuevo nombre de Jesús y lo invocan (teniéndolo en la frente) son sellados.

Satanás tiene una contra-doctrina opuesta a toda nueva luz de Dios para oscurecer la nueva luz y que no pueda penetrar en los corazones de los hombres.

Satanás ha provocado los vientos de doctrina contra la Persona del Espíritu Santo en los últimos años y se ha producido un resurgimiento del anti-trinitarismo en nuestras filas como nunca antes. El mensaje del Cuarto Ángel es precisamente el mensaje de Cristo, entregado por la Persona del Espíritu Santo. Orión y el Buque del Tiempo ambos muestran el triple trono de Dios. Orión lo hace a través de las tres estrellas del cinturón y el Buque del Tiempo a través de los tripletes de años. Cualquiera que niegue la Persona del Espíritu Santo no puede aceptar estos estudios.

La enseñanza de los guardianes de las fiestas entre nosotros, que sostienen que hay que guardar las fiestas judías de nuevo para ser sellado, oscurece la luz que el cumplimiento de los días festivos es la más noble forma de observar los días santos. Jesús cumplió las fiestas de primavera a través de Su muerte en la Cruz, eliminando así toda celebración de las fiestas, y la reemplazó con la Santa Cena. Él está por encima de los días de fiesta que Él mismo instituyó, por haber cumplido parte de ellos. Él fue el Precursor de Hebreos 6:20 y Le seguimos como adventistas que cumplen el Día de la Expiación celestial desde 1844. Sin embargo, se deja para la última generación cumplir el resto de las fiestas de otoño. Esto se muestra especialmente en el Buque del Tiempo donde Dios mostró que la Fiesta de las Trompetas fue cumplida por el Clamor de Medianoche del movimiento Millerita y que el Día de la Expiación fue cumplido por el largo camino de la Iglesia Adventista hasta 2010. Ahora sólo el cumplimiento de la Fiesta de los Tabernáculos queda por ser cumplida a través de nuestra resistencia en el gran tiempo de angustia sin Intercesor, y Jesús mismo cumplirá el Último Gran Día (Sheminí Atzeret) cuando venga para llevar a Su pueblo a Su hogar. Hasta el momento ningún guardián de las fiestas ha aceptado los estudios porque Satanás les ha seducido al puro legalismo que cierra los ojos a las verdades grandes y más nobles.

El sábado lunar fue inventado por Satanás para ocultar la enseñanza de los Gran Sábados modelados según Juan 19:31. Elena de White dijo que íbamos a "proclamar el sábado más plenamente" al comienzo del tiempo de angustia. Tenga en cuenta que ella dijo que sería poco antes del pequeño tiempo de angustia que comenzará muy pronto y antes de las plagas. El Buque del Tiempo no es otra cosa más que una lista de todos los Gran Sábados posibles en toda la historia de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, que nos dan una gran cantidad de información acerca de las siete etapas de la purificación del pueblo de Dios. Ningún guardián del sábado lunar puede entender o aceptar la Lista de los Gran Sábados, también conocida como el Libro de los Siete Truenos, porque para ellos todo sábado ceremonial es automáticamente un gran sábado. Sabemos, sin embargo, que un Gran Sábado sólo se produce cuando un sábado ceremonial cae sobre un sábado del séptimo día. La verdad es oscurecida por esta campaña a gran escala de Satanás.

Su obra maestra, sin embargo, es una enseñanza que ha surgido recientemente. Muchos adventistas están utilizando ahora los "nombres sagrados". Se les llama "Movimiento del Nombre Sagrado". Ellos enseñan que sólo los nombres originales y correctamente pronunciados de Jesús (Yeshua) y del Padre (Yahveh) tienen el poder de llegar a los oídos de Dios. También están derivados en un falso legalismo y usan definitivamente el viejo nombre en lugar del nombre nuevo profetizado para el Rey de reyes y Señor de señores. El Padre mismo, sin embargo, ha revelado en Orión, el Libro de los Siete Sellos, el nuevo nombre de Jesús, que ahora debe ser conocido por todos los que pertenecen a los 144.000, porque la profecía de Elena G. de White dice que tendrán este nombre escrito en sus frentes.

En Paraguay, hay siete personas que han sido elegidos por Dios como líderes de la iglesia de los 144.000. Son las siete estrellas que Elena de White vio como la cabeza de la iglesia adventista purificada. Cuando pronto haya quedado claro para los adventistas sordos y ciegos, que las profecías se han hecho realidad, este pequeño puñado de personas aumentará rápidamente en número, a pesar de que hay hoy en día muy pocos de los que han aceptado estas verdades. Sin embargo, los del pueblo que había recibido tanta luz a través de Elena de White y ya habían sido bautizados en la verdad como adventistas y tuvieron la oportunidad de entender lo que el mensaje del Cuarto Ángel implica antes que cualquier otra persona, serán amargamente decepcionados porque el único camino que les queda para expiar su culpa de rechazar la nueva luz será el camino al martirio. El resto de los obreros de la hora undécima, como Elena de White lo ha profetizado, provendrán de aquellos llamados a salir de Babilonia. ¡Qué vergüenza para el pueblo que ha fallado dos veces en frente de tanto favor y luz del Señor a través de la obra de Su mensajera Elena G. de White!

Su pueblo nunca ha desenterrado los tesoros de las 100.000 páginas de sus escritos, y sólo hemos arañado la superficie de las declaraciones incomprendidas contra la fijación de fechas. Eran demasiado perezosos para ensuciarse las manos con la excavación diligente tomando una posición en contra del Movimiento Ecuménico, que también está en contra de la fijación de fechas. El servicio secreto de Satanás, los jesuitas, saben que un día el tiempo será bien conocido por el pueblo de Dios, porque el mismo Satanás también conoce el tiempo, porque él sabe que su tiempo es corto. Sin embargo, Jesús mismo, quien es el Señor del tiempo ¿no conoce el tiempo? ¡Qué ridículo es todo esto pensándolo más profundamente! Los jesuitas, que los adventistas han aprobados en sus filas, han convertido a la gran mayoría de ellos en anti-adventistas en los años del vagar por el desierto. Hoy en día, no saben quiénes son los verdaderos fanáticos.

La doctrina de no-fijación de fechas, es el arma más poderosa de Satanás contra el verdadero pueblo de Dios, los 144.000, que deben ser SELLADOS por el conocimiento del tiempo. Los falsos profetas como Harold Camping, etc. o profecías ficticias como el calendario maya o los círculos en las cosechas son publicados por todas partes para repudiar toda fijación de fechas como ridículo. ¿Cuándo la humanidad se ha sentido alguna vez tan segura como hoy, pocas semanas después de décadas de provocada histeria acerca de 2012, pensando que ahora "la paz y la seguridad" reinará por tiempo indefinido porque la amenaza había desaparecido?

¿Y qué dice la Biblia acerca de este tiempo justo después de la campaña más grande de Satanás contra la fijación de tiempo de todas las edades?

que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán. (1 Tesalonicenses 5:3)

Y Dios señala en el siguiente versículo que precisamente en ese momento habrá personas que conocen el tiempo:

Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón. (1 Tesalonicenses 5:4)

¿Necesitan ustedes realmente que se les saque la alfombra debajo de sus pies y el tiempo de la gracia se cierre, antes de entender que han construido sobre la arena por sus equivocadas interpretaciones de las declaraciones de Elena G. de White que nunca han intentado de armonizar?

Para aquellos que caen en las trampas establecidas de Satanás y se pierden en largos años de discusiones sobre la naturaleza de Jesús, la naturaleza del Espíritu Santo, el sábado dependiente de la luna, la pronunciación correcta del nombre hebreo de Dios, el calendario maya, los círculos en las cosechas y reflexionan durante semanas acerca de si se puede alimentar a los pájaros en el alféizar de la ventana con las migajas sobrantes de la limpieza pre-pascual de la casa que todavía contienen alguna levadura, la mensajera de Dios tiene dos citas más, que también fueron mal aplicadas por ti a nosotros:

Satanás siempre está preparado para llenar la mente con teorías y cálculos que desvíen a los hombres de la verdad presente y los incapacite para dar al mundo el mensaje del tercer ángel.- Review and Herald, 22 de marzo de 1892. {Recibiréis Poder, 322}

Corremos continuamente el peligro de sobrepasar la sencillez del Evangelio. Muchos tienen un intenso deseo de asombrar al mundo con algo original que eleve al pueblo a un estado de éxtasis espiritual, y de cambiar su actual experiencia religiosa. (The Review and Herald, 22 de marzo de 1892). {2MS 25,26}

Por el contrario, en Orión vemos a Jesús mismo. Él ES el Reloj y Él ES el Evangelio. Sus heridas que nos sanaron están pidiendo por nosotros en Orión. Elena G. de White lo vio en visión:

Vi cuatro ángeles que habían de hacer una labor en la tierra y andaban en vías de realizarla. Jesús vestía ropas sacerdotales. Miró compasivamente al pueblo remanente, y alzando las manos exclamó con voz de profunda compasión: "¡Mi sangre, Padre, mi sangre, mi sangre, mi sangre!" Entonces vi que de Dios, sentado en el gran trono blanco, salía una luz en extremo refulgente que derramaba sus rayos en derredor de Jesús. Después vi un ángel comisionado por Jesús para ir rápidamente a los cuatro ángeles que tenían determinada labor que cumplir en la tierra, y agitando de arriba abajo algo que llevaba en la mano, clamó en alta voz: "¡Retened! ¡Retened! ¡Retened! ¡Retened¡ hasta que los siervos de Dios estéis sellados en la frente." {PE 37,38}

Si la historia de la Iglesia Adventista, como se nos presenta en Orión y el Buque del Tiempo no es el mensaje del tercer ángel, sino algo nuevo que nos mueve a través del éxtasis espiritual, entonces no hemos entendido cuál es el mensaje del tercer ángel en realidad. Elena de White dijo que la luz del Cuarto Ángel sería "luz antigua levantada y colocada en un nuevo escenario {1888 341.3, traducido del inglés}". Para cualquier estudioso de la historia de la Iglesia Adventista, que se registra en los dos libros de Dios en Orión y el Buque del Tiempo, es obvio que no se trata de algo nuevo y fantástico, sino de algo antiguo y maravilloso que nunca antes hemos visto desde la perspectiva de Dios.

¿Un mensaje de tiempo nunca más?

Echemos un vistazo al resto de tus citas contra la fijación del tiempo del maravilloso Espíritu de Profecía, cuyo verdadero significado es todavía completamente oculto para muchos.

Vez tras vez se me ha amonestado acerca de fijar fechas. Nunca más habrá un mensaje para el pueblo de Dios que se base en el tiempo. No hemos de saber el tiempo definido, ya sea del derramamiento del Espíritu Santo o de la venida de Cristo. {1MS 220}

Este es el comienzo de la visión de Elena de White, el origen de todas las demás citas. El marco de contexto y la época en que se creó esta profecía condicional, ya han sido descritos en detalle. No, el pueblo adventista no cumplía la condición para entrar en la Nueva Jerusalén en 1890, cuando habría sido posible para el sin que se repita el Clamor de Medianoche. En la Conferencia General de Minneapolis de 1888, el Espíritu Santo fue derramado y el pueblo adventista no se dio cuenta, al igual como lo hizo en el año 2010 y en el 5 de enero de 2013. La profecía de Elena de White no se cumplió debido a la terquedad del pueblo de Dios.

El Señor me ha mostrado que el mensaje del tercer ángel debe progresar y ser proclamado a los hijos dispersos de Dios, pero no debe depender de una fecha. {PE 75}

Este es también uno de los derivados repetidos hasta la saciedad de la corta visión original de Elena G. de White de 1851, que aparece en las compilaciones incontables de citas, y no nos ayuda. No se alarga por sí misma, no se torna más verdadera, y jamás se cumplirá, porque era condicional y el pueblo mismo impidió su realización para siempre.

El fin del tiempo profético

Este tiempo, el que el ángel declara con un solemne juramento, no es el fin de la historia del mundo ni del tiempo de gracia, sino del tiempo profético que precederá al advenimiento de nuestro Señor; es decir, la gente no tendrá otro mensaje acerca de un tiempo definido. Después de este lapso, que ahora abarca desde 1842 a 1844, no puede haber ningún cómputo definido de tiempo profético. (MS 59, 1900). {7CBA 982}

Muchos incurrieron en el error de fijar por repetidas veces una fecha precisa para la venida de Cristo. La luz que brillaba entonces respecto del asunto del santuario les habría enseñado que ningún período profético se extiende hasta el segundo advenimiento; que el tiempo exacto de este acontecimiento no está predicho. Pero, habiéndose apartado de la luz, se empeñaron en fijar fecha tras fecha para la venida del Señor, y cada vez fueron chasqueados. {CS 509}

En el artículo El Poder del Padre destaco detalladamente la diferencia entre el período profético que Elena de White menciona aquí, y el tiempo, como se muestra en el juramento del hombre sobre el río en Daniel 12. "Tiempo profético" es un término para un número de días especificados por un profeta que se cumplen en un contexto apropiado con un principio específico. En el juramento de Daniel 12, ni un solo número es dado. Al profeta se presenta una representación gráfica, que primero tiene que ser reinterpretada a través del simbolismo bíblico dando una fórmula que luego conduce a un número que el profeta ni siquiera vio, que a continuación, puede ser convertida de acuerdo con el principio día por año. Pero esta conversión no servirá para nada, si no tienes el Libro de los Siete Sellos en Orión para poner el número en el contexto de la jornada celestial con las marcas de horas de 7 años terrestres por hora celestial.

En otra parte, Elena de White aun dijo que no hay una sola imagen o parábola en la Biblia que sea suficiente para conocer el día de la venida de Jesús. Y tenía razón otra vez. Sin la astronomía y las siete estrellas de Orión, la imagen de Daniel 12 no se puede poner en el contexto adecuado y sin el Buque del Tiempo, que fue escrito por el sol y la luna, de acuerdo con las reglas dadas por Dios en los días santos judíos, no seriamos capaces de encontrar el día de la venida de Jesús. La Biblia nos da la evidencia de los otros dos libros que fueron sellados hasta hace poco, pero los libros en sí no se encuentran en la Biblia. Se encuentran en otros lugares, como lo dijo Elena de White. Están escritas donde la Biblia misma y el Evangelio de Juan comienzan. Fueron escritos por la Palabra de Dios en el firmamento de la creación, y esto sólo puede ser comprendido por los "entendidos [que] resplandecerán como el resplandor del firmamento." (Daniel 12:3).

El primer cofre de Guillermo Miller era la Biblia. Esto está simbolizado por las dimensiones estándar de una Biblia al comienzo del sueño de Miller. Elena de White ordenó que este sueño fuera impreso en Primeros Escritos y lo clasificó como proveniente de Dios.

Soñé que Dios, por una mano invisible, me mandó un cofre de curiosa hechura, que tendría unas diez pulgadas de largo por seis de ancho. Estaba hecho de ébano y de perlas curiosamente engastadas. Junto al cofre estaba atada una llave. Tomé inmediatamente esa llave y abrí el cofre, al que, para mi asombro y sorpresa, encontré lleno de joyas: diamantes, piedras preciosas y monedas de oro y plata, de todo tamaño, valor y clase, hermosamente ordenados en sus lugares dentro del cofre; y así colocados reflejaban una gloria y una luz que sólo podían compararse con la del sol. {PE 82}

En el sueño, las joyas de Guillermo Miller, sus descubrimientos bíblicos, son ensuciadas y desechadas. Esto se cumplió en exceso en la historia de la Iglesia Adventista. Cuando Miller se desesperó, un hombre aparece que ordena y limpia todo de vuelta. Debe ser un hombre que continua los estudios de Guillermo Miller y los hace brillar con una nueva luz.

¿Quién podría ser este segundo hombre, quien continuó el desciframiento de Miller del año de la muerte de Jesús a través de la profecía de las setenta semanas de Daniel 9:24, incluso hasta determinar la fecha exacta del día de Su muerte?

¿Quién podría ser este segundo hombre, quien vio no sólo la confirmación de la profecía del comienzo del Juicio de Daniel 8:14, sino también descifró Daniel 12 y por lo tanto encontró aun el final del Juicio y la duración de las dos fases del Juicio de los Vivos y de los Muertos?

¿Quién podría ser este segundo hombre, quien sonará el verdadero Clamor de Medianoche, que esta vez no iba a terminar en una gran decepción?

¿Quién podría ser este segundo hombre, quien pudo comprobar que tanto la Doctrina del Santuario como el primer Clamor de Medianoche se registran en dos libros celestiales, en los cuales Guillermo Miller tiene una mención muy especial?

Este segundo hombre, quien tiene un "cofre" muy diferente, se describe al fin del sueño de Miller como sigue:

El hombre puso entonces sobre la mesa un cofre mucho mayor y más hermoso que el primero, y reuniendo a puñados las joyas, las monedas y los diamantes, los puso en el cofre, hasta que ni uno solo quedó afuera, a pesar de que algunos de los diamantes no eran mayores que la punta de un alfiler. Llamándome entonces, me dijo: "Ven y ve."

Mire en el cofre, pero el espectáculo me deslumbraba. Las joyas brillaban diez veces más que antes. Pensé que habían sido limpiadas en la arena por los pies de aquellos impíos que las habían desparramado y pisoteado en el polvo. Estaban dispuestas en hermoso orden dentro del cofre, cada una en su lugar, sin que el hombre que las había puesto allí se hubiese tomado un trabajo especial. Grité de gozo, y ese grito me despertó. {PE 84}

¿Qué libro (cofre) podría ser "mucho mayor y más hermoso" que la Biblia donde Miller encontró sus "joyas que fue mencionada en el primer párrafo de su sueño? ¿Existe un libro tal aquí en la tierra? ¿Crees que podría ser el Corán o el Libro de Mormón, o incluso el Mein Kampf de Hitler? No, sólo hay un libro que es mayor que la Biblia misma. Es el libro que enmarca el Trono de Dios, donde Jesús está ante el Padre, e intercede ahí con Sus heridas... Orión, el Libro de los Siete Sellos.

Oponerse a estas verdades maravillosas de la luz antigua levantada y colocada en un nuevo escenario, con citas de Elena de White mal aplicadas, tales como la siguiente, llega a la obstinación y ceguera espiritual:

Cuanto más a menudo se fije fecha para el segundo advenimiento, y cuanto mayor sea la difusión recibida por una enseñanza tal, tanto mejor responde a los propósitos de Satanás. Una vez transcurrida la fecha, él cubre de ridículo y desprecio a quienes la anunciaron y echa oprobio contra el gran movimiento adventista de 1843 y 1844. Los que persisten en este error llegarán al fin a fijar una fecha demasiado remota para la venida de Cristo. Ello los arrullará en una falsa seguridad, y muchos sólo se desengañarán cuando sea tarde. {CS 512}

El segundo Miller no "echa ningún oprobio", sino "un brillo diez veces más que antes", sobre "el gran movimiento adventista de 1843 y 1844", como se representa en el Buque del Tiempo en el primer triplete de años.

Y ahora, con amor fraternal, quiero hacerte una última pregunta: ¿De verdad crees que estamos "fijando una fecha demasiado remota para la venida de Cristo" y que Jesús vendrá incluso antes del otoño de 2016?

Dios te bendiga y te de la Lluvia Tardía en abundancia para que luego sepas también si eres uno de los elegidos entre los 144.000.

John Scotram, tu hermano en el Señor Jesucristo, quien tiene el nuevo nombre "Alnitak", que significa "Él que fue herido".

< Anterior                       Siguiente >

Somos la GranjaNubeBlanca en YouTube!

Canal GranjaNubeBlanca

Desde noviembre de 2016 estamos publicando nuevos estudios en GranjaNubeBlanca. Con la certificación del Notario celestial, nuestro plazo para publicar artículos ha terminado, ¡pero no es el fin de nuestra obra! Las profecías se están cumpliendo a toda velocidad, y con el comienzo del primer ay el 5 de diciembre de 2017, hay mucho que compartir que se presta para ser comunicado por un medio diferente: videos.

Te invitamos a suscribirte, compartir y visitar a menudo para que puedas seguir informado sobre los últimos desarrollos proféticos y obtener un mejor entendimiento del último mensaje de advertencia enviado a un mundo moribundo. En Su misericordia, Dios ha dado un marco profético en el cual los eventos actuales (de los últimos días) pueden ser entendidos apropiadamente, de modo que a través de este mensaje, ¡te damos las noticias de hoy ayer!