El Último Conteo

Originalmente publicado el 17 de diciembre de 2014 en inglés en www.lastcountdown.org

En mi artículo anterior, compartí con ustedes una importante visión de astronomía de Elena G. de White. Esa visión confirma el mensaje de Orión de muchas maneras. Incluso contiene la fórmula misma de Orión. Cuando se multiplican los números de lunas (4, 7, 6) que Elena G. de White vio en su viaje a Orión, el resultado (168) es el número de años de duración desde el principio (1844) hasta el fin (2012) del Juicio de los Muertos. En este artículo voy a mostrar que la Biblia contiene el mismo mensaje.

Antes de comenzar, vamos a evaluar la exactitud de las predicciones del artículo anterior. Somos estudiantes de la Biblia, no profetas, y somos sinceros sobre nuestros éxitos y fracasos de las interpretaciones. En el artículo anterior, consideramos cuidadosamente el tiempo de la visión de astronomía y las circunstancias de vida que la rodeaban. No hemos podido precisar una fecha exacta, pero encontramos que los eventos culminaron en el mes de noviembre. Esperábamos que sucediera una unión, similar a cómo José Bates y Jaime y Elena de White unieron sus esfuerzos. Esperábamos una unión de ese tipo en el noviembre pasado porque fue el 168° aniversario de su unión. El Reloj de Orión completó una vuelta entera desde que se abrió su primer sello en 1846. La verdad del sábado se unió con el Espíritu de Profecía, y como resultado salió un evangelio puro. 168 años más tarde, llegamos a 2014. ¿Se repitió la historia como nosotros esperábamos que sucediera? Vamos a ver.

El mayor evento que estábamos buscando era una unión de dos movimientos religiosos. Deseosamente pensamos que esto implicaría nuestro movimiento y trajera más fuerza a nuestro mensaje. Lastimosamente nos equivocamos en este punto. Pero estuvimos en lo cierto que una gran unión religiosa se llevaría a cabo. En el 30 de noviembre estaba en todos los titulares de la prensa: Termina el papa Francisco viaje a Turquía buscando unidad. La coordinación del tiempo fue perfecta, y, de hecho, sería imposible tener una unión más grande de las religiones de la que realmente ocurrió. Pero eso no es todo.

Esperábamos que esta unión involucrara algo como la verdad del sábado, que corresponde al mensaje del tercer ángel de Apocalipsis 14:9-11. Deseábamos que tuviera algo que ver con nuestras verdades de los “Gran Sábados”, pero no fue así. En cambio, fue algo como lo contrario: ¡las religiones del mundo se unieron bajo el hombre cuya marca de autoridad es la santidad de domingo! Lo que estamos viendo en el mundo religioso es una unión en contra de lo que ocurrió en 1846. Lo que está ocurriendo ahora en el fin del ciclo del reloj en el 2014 no es un re-establecimiento o fortalecimiento de la verdad que se inició en 1846, sino más bien la consolidación y el fortalecimiento de su falsificación. Este evento significa que el tiempo asignado para la iglesia remanente de Dios—la Iglesia Adventista—¡ha llegado a su fin!

En el otro lado de la unión, esperábamos algo como la aceptación del Espíritu de Profecía. Una vez más, lo que vimos fue la falsificación, ósea el espiritismo. El espiritismo está bien representado por las denominaciones protestantes, así como las religiones orientales que mostraron su unidad con el Papa Francisco en ese día. El espiritismo es un elemento importante en las grandes denominaciones—especialmente en los movimientos de las mega-iglesias—que están fuertemente involucradas con cosas como la formación espiritual. Dice uno de los más famosos pastores de las mega-iglesias, Rick Warren: “Francisco es el papa de todos los cristianos del mundo”. Esta es una sorprendente consumación de la unidad que Tony Palmer quiso construir. Este debería ser la más solemne y sorprendente advertencia para los adventistas.

Unidos en blancoNo puedo terminar el tema de la unidad, sin mencionar los mensajes visuales de los medios de comunicación. Importantes figuras religiosas han empezado a aparecer vestidos de blanco con el papa. Parece que el mensaje ecuménico es, que ya no hay diferencia entre el este y el oeste, protestante y católico, o pagano y cristiano. Ahora, todos ellos están unidos de blanco. ¡En otros tiempos, sólo las reinas de los estados católicos se les permitían reunirse con el papa vestidas de ropa blanca! El mensaje parece ser que estos representantes vestidos de blanco son aceptados y en total armonía como “reinas” fieles (o hijas prostitutas) de la Gran Ramera de Babilonia.

Además de la unión de los movimientos en 1846, también hubo una unión matrimonial. Elena de White recibió la visión de astronomía poco tiempo después de que ella se había casado con Jaime White. Su matrimonio fue legal y noble. Elena Harmon tenía una salud frágil y poca educación, y Jaime White la tomó bajo su protección. En contraste con su matrimonio legítimo y honorable, otro matrimonio de carácter ilícito e innoble tuvo lugar en el escenario mundial. En noviembre, poco antes de la unión del papa con las otras religiones, hubo un matrimonio entre la Iglesia y el Estado. En este contexto y según la ilustración del matrimonio, la esposa representa a la iglesia como la parte más débil, y el hombre representa el estado poderoso.

El 25 de noviembre el Papa se dirigió al Parlamento Europeo, e instó a Europa a permanecer fiel a sus raíces. Una vez más, una imagen vale más que mil palabras. El papa incluso admitiendo su propia fragilidad, se encuentra en el centro—admirado, custodiado y protegido por los líderes de Europa. Como una solitaria mujer, el papa pide “tiempo para la familia.” ¿No es extraordinario? Al día siguiente, un tribunal alemán falló a favor de la protección del domingo [inglés] en una decisión que tiene implicaciones para todo el país. Irónicamente, eso sucedió en el cumpleaños de la misma profetisa, Elena de White, que profetizó la ley dominical. Si eso no fuera suficiente, la ACK (Alianza de las Iglesias Cristianas en Alemania) recibió con buenos ojos la decisión de la corte. La Iglesia Adventista del Séptimo Día en Alemania es un oficial miembro invitado de esta alianza. Por lo tanto, ¡ella apoya la bienvenida a la decisión en favor de la protección del domingo!

¡Sí, has leído bien! Ella estaría obligada a hacer una declaración oficial en contra de esta decisión, pero no hemos visto nada de eso.

En las relaciones gubernamentales con empresas seculares, cuando un sólo representante de una compañía ha recibido alguna información, el gobierno considera la empresa en su totalidad como poseedora de esa información y por eso siendo responsable por ella. En otras palabras, se requiere que la mano izquierda sepa lo que la mano derecha está haciendo dentro de una empresa. Si estimamos la iglesia de Dios, al menos tan responsable como a una corporación secular, entonces la Conferencia General de los Adventistas del Séptimo Día en su totalidad es responsable por el brazo alemán de la Iglesia Mundial.

¡No pierdas tu tiempo esperándolo! No van a hacer ninguna declaración oficial en contra de la ley dominical. Ya no pueden hacerlo, porque la presión ejercida por el movimiento ecuménico es enorme. Si hablaran en contra de ella, serían expulsados y demonizados, que es exactamente lo que los líderes de la organización han estado tratando de evitar desde la primera vez que fueron acusados de ser una secta.

En resumen, la forma en que el evangelio puro comenzó en 1846 se está repitiendo ahora en el 2014 con un evangelio falsificado. La evidencia es suficiente para que un lector honesto pueda juzgar si o no podíamos aprender algo importante de las “17 lunas y un caballo blanco.” Ahora me gustaría consultar las Sagradas Escrituras, donde veremos que estos eventos tienen un significado aún mayor.

En 1838, un hombre llamado Josías Litch publicó un libro titulado La probabilidad de la Segunda Venida de Cristo Alrededor de 1843 d.C. [inglés]. El escribió y publicó el libro más que todo porque el libro de William Miller era escaso, y porque creía que el tema era de gran importancia. En el prefacio de su libro, Litch escribió entre otras cosas unas palabras muy bonitas para poner su material en la luz apropiada. Él pudo haber escrito esto para nosotros, porque todo es aplicable a nosotros:

Todas las pretensiones de un espíritu de profecía, o de infalibilidad en la interpretación de la profecía, son totalmente negadas. A menudo se ha preguntado: Si el evento no sale como usted cree, ¿qué va a pensar entonces? ¿No destruirá su confianza en la Biblia? A esto se le respondió: No, en absoluto; el autor ha visto en el curso de su investigación sobre este tema tanto que se ha cumplido literalmente como se predijo, que aun si todo lo que ha escrito sobre este tema fuera demostrado como fundado en la ignorancia, no puede poner en duda que las profecías tienen un significado, y que fueron escritas por el Espíritu infalible del Santísimo y serán cumplidas a su debido tiempo. Pero, al mismo tiempo, se le debe permitir expresar su firme convicción, que estos cálculos se basan en la verdad, y superarán la prueba que muy pronto pasarán—la prueba infalible de tiempo. En conclusión, se exige del lector una sincera evaluación del tema, antes de que emita su juicio; entonces él estará en perfecta libertad de aceptar o rechazar, como la fuerza de la evidencia lo dicte. Por la pureza de su motivo al presentar al público lo que sigue, el autor está apelando a ese día, del cual escribe. Él cree que los que incluso no estén de acuerdo con las opiniones peculiares aquí mantenidas, se encontrarán ampliamente compensados por sus esfuerzos en darle al libro una lectura atenta.

El autor ahora se encomienda a Dios y a la palabra de Su gracia, incluyendo su obra y todos los que la leerán; orando para que el espíritu de sabiduría y de una mente sana se nos conceda, para guiarnos a toda la verdad. Tal vez, en esta ocasión es apropiada la exhortación del rey de Judá (2 Cr. 20:20): “Óiganme, Judá y habitantes de Jerusalén, confíen en el Señor su Dios, y estarán seguros. Confíen en Sus profetas y triunfarán.”

J. L. 30 de mayo de 1838 [Traducido]

Tengo que decir de todo el libro de Litch lo mismo que él dijo del libro de Miller—que, aunque sus opiniones no son correctas en cada punto, hay una parte que es irrefutable. La parte de la obra de Litch que es irrefutable, es su cálculo de la fecha de la caída del Imperio Otomano.

Voy a dejar que Litch cuente la historia:

La sexta trompeta sonó; y una voz de entre los cuatro cuernos del altar de oro que estaba delante de Dios, dijo al sexto ángel que tenía la trompeta “Desata a los cuatro ángeles que están atados junto al gran río Éufrates.” Y los cuatro ángeles fueron desatados que estaban preparados para la hora, el día, y el mes y el año, para matar la tercera parte de los hombres. Los cuatro ángeles simbolizan ministros de juicio. Se refieren a las cuatro naciones de los turcos selyúcidas de los cuales el imperio otomano era compuesto, situadas cerca del río Éufrates, en Alepo, Icono, Damasco y Bagdad. De hecho, hasta ese período de 1449 habían atormentado al imperio cristiano, pero no pudieron someterlo. Cuando la sexta trompeta sonó, [en 1449] Dios parece haber intimidado al emperador griego, que le abandonó repentinamente todo poder de independencia. Él, de la manera más extraña e inexplicable, voluntariamente reconoció que él reinó solamente con el permiso del sultán turco. Los turcos muy pronto después de esto se dirigieron a la tarea de reducir Constantinopla. Ellos lo lograron en 1453 d.C., cuatro años después de que el emperador obtuvo permiso de ascender al trono. El último tercio del antiguo imperio romano ahora era reducido por las fuerzas turcas... [Traducido]

Un poco más adelante, él hace su famosa predicción:

Pero ¿cuándo será derrocado este poder [turco]? De acuerdo con los cálculos ya realizados, que los cinco meses [de la quinta trompeta] terminaron en el año 1449, la hora = quince días, el día = un año, el mes = treinta años, y el año = trescientos sesenta años; en total, trescientos noventa y un años y quince días, terminarán en el año 1840 d.C., en algún momento del mes de agosto. La profecía es la más notable y definida, (incluso descendiendo a los días) de cualquiera en la Biblia en relación con estos grandes eventos. Es tan singular como el registro de cuándo el imperio se levantó. Los hechos están delante del lector, y él debe decidir cuál uso él hará de ellos. [Traducido]

Quiasm de año-día

Litch simplemente calculó la cantidad total de tiempo en días proféticos o años literales:

Es significativo que él enfatizó la precisión de esta profecía y el hecho de que “desciende a los días”. Reconoció que esta vez la profecía cruzó la línea de contar en años a contar en días. Supongo que eso fue un fuerte indicio para los Milleritas de que podían saber el día exacto de la venida de Cristo en 1843 (más tarde corregido a 1844). También debe ser una pista para cualquier persona que cree que las profecías no tienen una aplicación de día por día.

Aquí es donde se empieza a poner interesante. En nuestro artículo titulado El Tiempo de Angustia expliqué que las profecías de día por año de Daniel 12 tienen una aplicación actual de días literales. De forma general, bosquejé esto como un quiasmo con el cumplimiento basado en años ascendiendo por el lado izquierdo desde la primera venida de Cristo a la cima, y las aplicaciones basadas en días descendiendo por el lado derecho hasta la gran segunda venida de Cristo.

El eje de simetría del quiasmo apunta al 27 de octubre de 2012 en la parte superior: el Gran Sábado séptuple. Dimos una de nuestras más fuertes advertencias a la Iglesia Adventista del Séptimo Día para esa fecha. Porque el Juicio de los Muertos terminó en ese día, creíamos que sería también el fin de la Iglesia Adventista. Menciono estas cosas para que estén frescas en su mente para el momento cuando explicaré la nueva aplicación de Apocalipsis 9:15. Lo que Litch dijo en aquel entonces es igualmente cierto hoy en día: la profecía es extraordinaria y definida y “desciende” hasta la era final de la profecía de días literales.

Habíamos reconocido hace algún tiempo al Estado Islámico (ISIS) como el protagonista de la quinta trompeta (cuando las decapitaciones de hombres como James Foley aparecieron en las noticias internacionales), pero no reconocimos el período de cinco meses hasta que se terminó hace poco, justo en medio del viaje del papa a Turquía.

Pues resulta que el Estado Islámico (ISIS) declaró un califato el 29 de junio de 2014 (!).

Esa fecha está codificada en el sello del año de Pablo. ¡Ese fue el cumplimiento específico al cual el sello estaba apuntando! Para aquellos de ustedes que no lo sepan, el islam es una creación de los jesuitas (no creas ciegamente en mis palabras ¡investíguelo!), y a través del sello del año de Pablo, los poderes en el Vaticano comunicaban sus planes secretos de establecer el califato en ese mismo día. La gran pregunta es: ¿Qué es un califato? ¿Es comparable a otras formas de gobierno?

Un “califa” es “un sucesor o vicario; el líder civil y religiosa de un estado musulmán” (según el Diccionario Colaborativo Internacional de Inglés). Tenga en cuenta que un califa tiene tanto autoridad “civil y religiosa”, al igual que las exigencias del papado. Otro diccionario (WordNet) define a un califa de la siguiente manera:

califa

n 1: el líder civil y religioso de un estado musulmán, considerado como un representante de Alá en la tierra; “muchos musulmanes radicales creen, un califa unirá todas las tierras y las personas islámicas y subyugar el resto del mundo.” [Traducido]

Una vez más, ¡tengan en cuenta la similitud de los objetivos con el catolicismo! Un califa es el soberano de no sólo un país o estado, sino de muchos países y estados donde el islam prevalece ¡en búsqueda de conquistar el mundo!

En este sentido, la declaración del califato el 29 de junio de 2014 es comparable con un anuncio del presidente Obama que, a partir de ahora, tiene la intención de ser el presidente del mundo, ¡y no sólo de los Estados Unidos! Tal declaración sería equivalente a una declaración de guerra contra todo el mundo. En el contexto religioso, la declaración del califato es esencialmente justo eso: una declaración de guerra contra todo el mundo no musulmán. La guerra comenzó este año el 29 de junio, que se celebra cada año en la Iglesia Católica como el día de San Pablo. ¿Ves cómo “Saulo el perseguidor” (más tarde el apóstol Pablo) es el hombre perfecto para simbolizar lo que el Vaticano está haciendo a través del islam?

Sin embargo, como se dice en inglés “se necesitan dos para discutir”. Una guerra tiene dos caras, y debemos preguntarnos si el mundo cristiano también participa formalmente en esta guerra. Aquí es donde los cinco meses entran en juego. Si contamos con meses proféticos hebreos de 30 días cada uno (150 días en total), llegamos al 25 de noviembre (inclusivo), que fue la fecha del ¡discurso del papa al Parlamento! Eso realmente debería decir “¡oh, ah!” a los adventistas, sobre todo porque se utilizó el conteo hebreo y los adventistas son el “Israel espiritual”. Pero ¿qué si contáramos los cinco meses como meses gregorianos en lugar de los 150 días? Meses son una medida rara de tiempo profético, y nos permiten algunas posibilidades de interpretación. Tratamos con una guerra con el papado involucrado en ambos lados, por lo que es razonable interpretar los cinco meses según el calendario papal (gregoriano) que la mayoría del mundo conoce y utiliza. Contando los cinco meses nos lleva desde junio a noviembre, del 29 al 29. ¿Sucedió algo el 29 de noviembre que podría ser la contraparte no musulmana a la declaración del califato cinco meses antes? Estaba en todos los titulares:

29 de noviembre de 2014: El Papa condena “la violencia bárbara” del Estado Islámico

En los artículos de noticias, incluso se mencionan el “autoproclamado califato” en relación con la persecución de los cristianos, incluyendo a adventistas, por cierto al igual que la masacre de autobús en Kenia. Me veo obligado a desviar por un momento para abordar el truco del difunto presidente de la Unión de la IASD llamado Dr. Robert Darnell. Un pequeño conjunto de sus sermones ha estado circulando entre los adventistas, promovido por lobos con piel de oveja tales como Dwight Nelson. El punto relevante aquí es, que él afirma que adventistas estarán protegidos durante la guerra islámica basándolo en pasajes del Corán y Apocalipsis 9:4:

Y se les mandó que no dañasen a la hierba de la tierra, ni a cosa verde alguna, ni a ningún árbol, sino solamente a los hombres que no tuviesen el sello de Dios en sus frentes. (Apocalipsis 9:4)

El hecho de que adventistas están muriendo a manos del Estado Islámico (ISIS) revela que las enseñanzas de Darnell no son ciertas. La ironía es que, según su punto de vista, la realidad obliga a admitir que los adventistas de hecho ¡no tienen el sello!

Volviendo al tema, si calculamos con toda exactitud, el último día del quinto mes fue el 28 de noviembre. Ese fue el día en que el papa habló en realidad. Es un lapso de tiempo perfecto de cinco meses desde el día en que el Estado Islámico (ISIS) “declaró la guerra” al cristianismo al día en que el cristianismo ¡respondió con una “declaración de guerra” al Estado Islámico (ISIS)! Estos fueron los cinco meses durante los cuales el Estado Islámico (ISIS) “atormentó” al mundo sin restricción:

Y les fue dado, no que los matasen, sino que los atormentase cinco meses; y su tormento era como tormento de escorpión cuando hiere al hombre. (Apocalipsis 9:5)

Ahora que el Papa ha levantado la voz, los cinco meses han pasado y hemos entrado en una nueva fase de plena guerra religiosa. Amigos, este es el comienzo de la Tercera Guerra Mundial como Albert Pike lo describió. Dignatarios incluso lo confirman: El rey de Jordania Abdalah: la lucha contra el Estado Islámico es ‘Nuestra Tercera Guerra Mundial’. Todo es parte del plan para traer al falso Cristo. Es el renacimiento del ave fénix.

En el primer día de la guerra total, el 29 de noviembre, el Papa Francisco visitó un lugar muy importante: la Mezquita Azul. Esta mezquita fue construida originalmente como una catedral, pero se convirtió en una mezquita cuando los turcos conquistaron Constantinopla (actual Estambul). Ellos la convirtieron en una mezquita, y hoy en día sirve como museo. Esta mezquita (la antigua catedral) fue el centro de la Iglesia de Oriente, y ¡ahora es el centro del islam! Aquí es donde Oriente y Occidente se unen y donde Europa y Asia se unen. Estambul (la antigua Constantinopla) es también una ciudad de las siete colinas, y en ese sentido sirve como la segunda sede de la primera bestia de Apocalipsis 17. En lo que una vez fue la sede del Papa oriental, ahora representa la sede del islam.

El islam es algo como un mercenario para el papa. En su esencia, la religión islámica es lo mismo que el catolicismo—completo con el culto a los santos, reliquias, etc. El islam fue fundado por los jesuitas porque el papa no podía seguir matando a los observadores del sábado y mantener una buena reputación a la vez; por eso necesitaba a alguien para hacer el trabajo sucio por él.

El islam es sólo una herramienta para poner en práctica la dialéctica hegeliana: tesis—antítesis—síntesis. Intentan de reconocer cómo se utiliza la dialéctica hegeliana en el plan de Pike para la Tercera Guerra Mundial. En última instancia quieren que el cristianismo y el islam se destruyan mutuamente (junto con todos los demás “ismos”), dejando un vacío que puede ser llenado rápidamente por el falso Cristo como la solución a los problemas del mundo: una sola Religión Mundial sacada del caos.

Para decirlo de otra manera: hoy existe el catolicismo, pero es “imperfecto” porque no todo el mundo es católico. Por lo tanto, necesitan al Estado Islámico (ISIS) para agravar el problema hasta que todos estén artos y cansados y dispuestos a aceptar la solución llamada la Religión Mundial con Lucifer (el falso Cristo) al timón.

Irónicamente, el Estado Islámico (ISIS) incluso atacó por primera vez en escala internacional — involucrando nadie menos que Turquía — justo el mismo día que el ¡papa rezó en la Mezquita Azul! Vaya, qué titular: El Papa reza en la “Mezquita Azul” en Turquía e ISIS ataca desde Turquía [inglés].

En los estudios de Josías Litch, lo que siguió después de los cinco meses fue el período de “la hora, día, mes y año” dando la duración de tiempo hasta la caída del Imperio Otomano. Esa predicción se publicó por todas partes, y obtuvo una gran atención por parte de los escépticos y creyentes por igual. Cuando se cumplió, se dio un gran impulso al movimiento Millerita.

Hemos interpretado los cinco meses para nuestro tiempo, y ahora estamos listos para interpretar la “hora, día, mes y año.” Sin embargo, lo que significa para nuestro tiempo debe ser diferente de lo que significó para los Milleritas. Vivimos en la época de los “movimientos finales rápidos.” ¡No tenemos 391 años o ni siquiera 391 días después del fin de nuestros cinco meses! Tenemos que entender el texto un poco diferente. Aquí es donde la observación de Litch entra en juego, sobre la transición de una precisión de año a una precisión de días en el tiempo profético bíblico.

Ya vimos que algún tipo de transición sucedió, lo que hizo que el Gran Sábado séptuple del 27 de octubre de 2012 se convirtiera en una línea de separación entre las profecías de años y profecías de días. Si se mide el número de días desde el 27 de octubre de 2012 hasta el fin de noviembre de 2014 (el fin de los cinco meses), se obtiene un número significativo: ¡764 días! De nuestro estudio de las 17 lunas en el artículo anterior, se puede reconocer que este número también codifica la duración del juicio, por 7 × 6 × 4 = 168 años. Eso ya era un indicio de que algo importante debía de ocurrir a finales de noviembre, que resultó a ser la visita del Papa a Turquía como vimos.

Pero, ¿qué tiene eso que ver con la profecía de “la hora, día, mes y año”? Sabemos que tuvimos profecías de “años” antes del 27 de octubre de 2012 y que algo nos permitió tener profecías de “días” después de eso, pero ¿qué es lo que ahora nos permite interpretar las profecías en días literales?

Recuerdan el juramento en el Apocalipsis con una mano alzada:

Y juró por el que vive por los siglos de los siglos, que creó el cielo y las cosas que están en él, y la tierra y las cosas que están en ella, y el mar y las cosas que están en él, que el tiempo no sería más. (Apocalipsis 10:6).

Esta escena se explica en detalle en el artículo titulado El Poder del Padre. Dice que “Jesús no jura al grupo que representa el Juicio de los Vivos de tres años y medio, ‘que el tiempo no será más’. Esto significa implícitamente, que la proclamación del tiempo está permitida de nuevo.” En un sentido primario, esto significa que el tiempo profético de nuevo entra en vigor. En un segundo sentido significa, que ha llegado el momento en que las profecías tengan un cumplimiento en días literales. Por causa que el juramento se dirigió al representante de aquellos bajo el Juicio del Muertos, la profecía literal de días puede ser reanudada recién después de que el Juicio de los Muertos haya terminado.

La transición a la profecía de días literales al fin del juramento tiene algo que ver con la “hora, día, mes y año” de la sexta trompeta como señaló Litch, ya que la profecía “desciende a los días.”

El punto de referencia es claramente el Gran Sábado séptuple del 27 de octubre de 2012, en el que tenemos años por un lado y días por el otro. Sin embargo, hay un problema con la asignación de esa fecha como fecha de transición. En aquel entonces, todavía no teníamos una clara revelación de cualquier profecía de tiempo que se cumplió según el principio día-por-día. Sólo teníamos el reloj de Orión (que apunta a años) y la LGS (que apunta también a años). Teníamos algunas fechas aisladas que podíamos deducir de los días festivos del calendario hebreo, y podíamos determinar las líneas de tiempo de Daniel a base de eso, pero hasta ahora no habíamos tenido un principio fuerte y conclusivo de interpretación como el que Litch usó para predecir el 11 de agosto de 1840 como la fecha de la caída del Imperio Otomano.

Ya sospechamos que hay una relación entre el 27 de octubre de 2012 y el fin de los cinco meses de la quinta trompeta, porque vimos que ese lapso de tiempo consiste de exactamente 764 días. Sin embargo, todavía necesitamos un argumento bíblico para respaldar esa relación. Con la pista de la observación de los 764 días, podríamos empezar a contar la hora, día, mes y año a partir del 27 de octubre de 2012, para ver a dónde llegamos. La evidencia de nuestros estudios de 2012 señalaba claramente a la destrucción de la Iglesia Adventista del Séptimo día en el 27 de octubre de ese año, pero fue frenada por los cuatro “Retened” y el clamor cuádruple de “¡Mi sangre!” Por lo tanto, es perfectamente lógico que la hora, día, mes y año del tiempo de espera comenzara en ese día.

Ya que estamos tratando con una transición de profecía de día-por-año a día-por-día, comenzamos asumiendo que en el 27 de octubre de 2012 aún estábamos bajo el principio de interpretación de día-por-año. Así que, la primera unidad de tiempo—una hora—se traduce a 15 días como lo fue para Josías Litch. Eso nos lleva del 27 de octubre de 2012 al 10 de noviembre de 2012 (inclusivo) como el último de los 15 días. La próxima unidad para añadir—un día—se traduce a un año o 360 días. Eso nos lleva al 5 de noviembre de 2013 (inclusivo) como el último de los 360 días. Después tenemos un mes, ¡pero un mes serian 30 años o 10800 días usando el principio día-por-año! Obviamente, ¡ya no nos queda tanto tiempo!

Ahora tenemos que plantar una pregunta: ¿Es este el punto de tiempo donde debemos hacer la transición hacia el principio de interpretación de día-por-día? Consideran las circunstancias. ¡Una cosa notable sucedió en ese día; la publicación del artículo Avanzando Juntos [inglés]! En nuestras líneas de tiempo de la reubicación de la corte (véase el artículo Cambio de Sede) esto fue durante el traslado figurativo del Padre de Jerusalén a Paraguay. Él ya había descendido del hemisferio norte hacia el hemisferio sur, y ahora Él estaba mudándose a través de las zonas horarias desde el hemisferio oriental hacia el hemisferio occidental.

El movimiento a través de las zonas de tiempo insinúa el hecho que estamos tratando con un cambio en cómo el tiempo debe ser contado. Esto fue también la última etapa de la reubicación, después de la cual el juicio reanudara la sesión en Paraguay. ¿Cuál fue la primera acción de la Corte Celestial en Paraguay? Durante la primera semana después de la reubicación, recibimos la gran luz de los ciclos de las trompetas y las plagas del Reloj de Orión - ¡las cuales son profecías con una resolución diaria! Ese fue el tema del sermón de John el viernes por la noche del 31 de enero de 2014. Ese día fue la víspera del 1° de febrero de 2014, el cual coincidió con el sonido de la primera trompeta del recientemente descubierto ciclo de trompetas del reloj de Orión. En efecto nosotros recibimos la autoridad de “profetizar” los eventos próximos de acuerdo con el principio de día-por-día. El juramento dado con una mano había terminado.

El 5 de noviembre de 2013 no fue un día pleno de acontecimientos, pero fue la segunda posibilidad de la Fiesta de las Trompetas. Eso tiene significado, porque el movimiento Millerita fue el cumplimiento del Día de Trompetas en el pensamiento tradicional adventista. Así que, es apropiado que el segundo posible Día de Trompetas marcaría el punto de la transición hacia nuestro entendimiento de día-por-día de las profecías del tiempo del fin del fin.

Continuando desde nuestra posición del 5 de noviembre de 2013 dentro la calculación de la hora, día, mes y año, la próxima unidad que tenemos que añadir es el mes, pero ahora lo añadiremos de acuerdo con la regla del día literal resultando en 30 días. Eso nos trae al 5 de diciembre (inclusivo) como el último de los 30 días. Por último, añadiendo el año (360 días) de acuerdo con el principio del día literal nos lleva al 30 de noviembre de 2014 (!) como el último día de la secuencia completa. En resumen:

¡Noten el total! Tenemos 765 días - sólo uno más que el número de Orión 764 - ¡hasta alcanzar el fin de la histórica visita del papa a Turquía!

Lo que tenemos es:

28 de noviembre – Este es el último día de los cinco meses y el fin de la quinta trompeta del ciclo del juicio. Marca el principio de la visita papal, y es el día exacto del discurso del papa en contra del Estado Islámico (ISIS).

29 de noviembre – El día 764 marca el primer día de la “Tercera Guerra Mundial” religiosa.

30 de noviembre – El día 765 marca la unión de las religiones mundiales y el comienzo de la sexta trompeta del ciclo del juicio.

En vista del adventismo, el asunto de la ordenación de mujeres parece pasar por esta línea de tiempo como un hilo escarlata, al igual como la línea roja de tiempo en la Figura 3 en Cambio de Sede. El asunto recientemente comenzó a escalar en el 2012 como expliqué en el artículo, y alcanzó un punto crítico exactamente un año después en el mismo día. Eso se relaciona con el principio de nuestra línea de tiempo “hora, día, mes y año”. Después vimos que Avanzando Juntos [inglés] fue publicado el 5 de noviembre de 2013, exactamente en la transición de años a días. Finalmente, justamente antes del fin de la línea de tiempo el 29 de noviembre de 2014, fue publicado un nuevo libro con el título ¡Preguntas y Respuestas Sobre La Ordenación de Mujeres [inglés]! que suena bastante como el infame libro titulado “Preguntas acerca de Doctrina” (título en inglés “Questions on Doctrine”). Claramente, esta línea de tiempo tiene el propósito de dar una advertencia a la iglesia, como lo fue la predicción de Litch en su día.

Es significante que el papa escogió Estambul (anteriormente Constantinopla) como el lugar de su reunión con los patriarcas de la Iglesia Oriental, la cual tenía su sede en esa ciudad en el tiempo pasado. Los reportes de noticias hablaron de varias reuniones “ecuménicas” durante el viaje. Así como la ciudad fue el fulcro de cambio en 1840, también lo es ahora.

Cuando creyentes y escépticos al igual se enteraron que el Imperio Otomano en efecto perdió su poder el 11 de agosto de 1840, fueron despertados para prestar atención al mensaje Millerita. Era su último llamado para prepararse para el inminente fin del mundo. Josías Litch insto:

Lector, ¿está Usted preparado para ese evento? ¿Está Usted vestido con el vestido de bodas? ¿Tiene Usted su lámpara alistada y tiene Usted aceite en su vasija? O, se sabio ahora, porque pronto el maestro habrá cerrado la puerta. [Traducido]

Lo que fue la caída del Imperio Otomano para los Milleritas, la unión de las religiones mundiales es para los adventistas. Nosotros no “fijamos” fechas, sino sólo las leemos. El “último llamamiento” para hacer los “últimos pedidos” fue hecho para los adventistas los cuales se han estado intoxicando con las doctrinas de los ebrios de Efraín, y los instamos una vez más a que ordenen agua pura del Espíritu Santo con nuestras series Advertencia del Otoño y La Cadena de Satanás. Elena de White hace dolorosamente claro que la unión triple es la última señal antes de la Ley Dominical (véase Maranata, p. 191), y cada adventista debe saber que su tiempo de gracia se habrá terminado en el momento cuando se vea la Ley Dominical.

Espero que tú hayas sido sabio y te hayas preparado, porque el próximo artículo podría causarte un pasmo.

< Anterior                       Siguiente >